Análisis: TorchLight

Los estudios independientes Runic Games, bajo la distribución de JoWood, nos presenta uno de los juegos que sin hacer apenas ruido se ha colado en muchas de nuestras casas y se ha hecho un nombre dentro del sector. Un acción rpg clásico al más puro estilo Diablo, decir cabe que gran parte del equipo fue parte de Blizzard, que da muy buenas sensaciones.

Historia

El pueblo minero de Torchlight, ha sido fundado tras el descubrimiento de unas vetas de un mineral misterioso llamado Ember. Este mineral posee el poder de corromper o encantar todo aquello que entra en contacto con él.

Este material está causando diferentes efectos sobre los pobladores de la zona y unas plagas de diferentes seres de las profundidades están haciendo estragos en los habitantes de la zona.

Por lo cual, tu como buen aventurero que eres y encontrándote cerca a la zona donde está sucediendo los diferentes hechos, te impondrás la misión de descubrir que está sucediendo con el ember e introducirnos hasta lo más profundo de las minas para así descubrir que mal es el que vive dentro de ella.

Jugabilidad

Nos encontramos ante un Action RPG, al más puro estilo Diablo, en el que no se aporta ninguna novedad especialmente reseñable, pero realiza de una manera perfecta todo lo que queremos ver de un Action RPG.

Comenzaremos eligiendo entre tres clases disponibles:

  • Destructor, especialista en el combate cuerpo a cuerpo, pudiendo utilizar para su ataque espadas, hachas, mazos, etc y para su defensa toda clase de escudos y armaduras.
  • Conquistadora, especialista en el combate a distancia, pudiendo utilizar arcos, pistolas, escopetas, etc, y defensivamente siendo mas débil en el combate cuerpo a cuerpo que el guerrero.
  • Alquimista, especialista en las artes mágicas, siendo un mago con artes guerreras, pudiendo utilizar tanto baritas a distancia como bastones mágicos a corta y media distancia, sin olvidar su gran capacidad de poder conjurar tanto hechizos defensivos como ofensivos.

A parte de nuestro héroe, también llevaremos siempre con nosotros a una mascota, pudiendo elegir entre un gato y un perro, la cual nos ayudará a realizar las misiones y a acabar con los enemigos, pudiendo ser ataviada con diferentes mejoras.

Tras la elección de personaje, y de dificultad, comenzaremos el juego donde podremos ver nuestros atributos, que dependiendo de la clase que seamos deberemos dirigirnos más hacia la mejora de algunos en especifico.  Estos atributos son: Fuerza, Destreza, Magia, Defensa y Resistencias a elementos, los cuales se podrán subir a medida que vayamos subiendo de nivel, como ya es clásico en este tipo de juegos.

Otra de los elementos que podremos mejorar será nuestro árbol de habilidades, el cual nos dará una serie de mejorar y poderes, lo cuales se irán desbloqueando cada vez que le vayamos implementado puntos.

Y para terminar nuestro clásico inventario, en el cual podremos intercambiar desde cascos, guantes, armaduras, etc hasta las diferentes armas, pasando por hechizos y gemas. La cantidad de objetos es prácticamente infinita y la posibilidad de engarzarles gemas que potencien sus cualidades, aumenta aun más la cantidad.

Conociendo todas las posibilidades del juego nos adentraremos en un modo típico de juego, en el que realizaremos todo tipo de misiones, las cuales nos darán mejoras u objetos y nos ayudará a aclarar lo que está pasando en estas minas. Una fórmula que aunque se repite hace que te tenga engancha durante horas sencillamente para ser un poco mejor o para conseguir un objeto que haga más daño… los humanos somos así.

Un apartado jugable sencillo pero que puede llegar a la profundidad que uno le quiera dar, que agradará tanto a los noveles en la materia como a los ya curtidos en mil batallas, a los cuales le traerá muy gratos recuerdos. Y todo con una duración de entono a las 20 horas, y más de 30 niveles de mazmorras, las cuales curiosamente cada vez que crees una partida nueva serán totalmente distintas ya que el juego las genera para que existan dos partidas iguales. Esto aumenta la rejugabiliad del juego.

Una de las manchas más oscuras que pueda tener Torchlight es la falta de apartado online, el cual daría muchos puntos a su jugabilidad.

Apartado Técnico

Nada más ver las primeras imágenes de Torchlight no se nos vienen otra comparación que Warcraft o Wow. Ese modelado de los personajes colorido, con estética y caracterización muy personal, siempre sin grandes alardes técnicos. Ya que parece ser, los chicos de Runic Games han buscado que su juego rinda perfectamente en cualquier equipo sea de la gama que sea por lo cual han tenido que sacrificar un poco el apartado visual.

No quiero que se lleve a error estas palabras, su apartado no es malo, su dibujado es maravilloso, el apartado artístico muy especial y su diseño de personaje muy logrado. Además cabe destacar los efectos de luces, explosiones, rayos, sombras, etc y un logrado efecto de partículas, lo cual da más belleza aún al juego.

Había comentado el rendimiento tan correcto que tiene el juego y el sacrificio poligonal, pero ese sacrificio a dado la posibilidad de la inclusión de decenas de enemigos en pantalla sin apenas sufrir bajadas de framerate. Un punto más a favor de Torchlight.

En cuanto al sonido, no se puede destacar nada en especial. Una música que acompaña correctamente en todo momento y que sin llegar a grandes melodías no desentona lo más mínimo y se hacen agradables de escuchar. Como curiosidad han sido creadas por el mismo que las creo para Diablo 2, Matt Uelmen.

En cuanto a sus efectos de sonido, típicos golpes, explosiones, y sonidos varios, que hacen correctamente su función sin destacar especialmente.

En cuanto a su doblaje, nos encontramos con voces en ingles, con subtítulos en castellano, que debido a su escasa cantidad de texto se nos hace sobrada su inclusión. Aunque como siempre no estaría de mal las voces en castellano, pero hay que reconocer que no se hace imprescindible.

Conclusión

Torchlight es unos de esos juegos que llegan sin hacer ruido, que es conocido por el boca a boca, pero que todo el que lo prueba queda absorbido por su siempre adictivo modo de juego. Sin ningún alarde ni técnico ni jugables, pero que el que lo juega recibe todo lo que busca en un juego de este tipo. Sin lugar a duda un juego muy recomendable para los amantes de action rpg en el que encontrará un gran número de horas de diversión, e igual de recomendable para los que se quieran iniciar en este mundillo rolero.

Lo podemos encontrar para la plataforma de PC, a un precio de 19,95€ en formato físico, y en Steam en formato digital a 15€, precios que hace de él un juego muy apetecible.

 


 


“Disponible en: PC” “Analizada la versión: PC”

Facebooktwitter
One comment to “Análisis: TorchLight”
  1. Pingback: Torchlight llega a Xbox 360 | Generacion Pixel

Deja un comentario