Análisis: Pro Evolution Soccer 2011

Hasta que llegue su hora

Como este análisis no podía faltar y menos de esta saga clásico, Generación Pixel va a valorar que es lo que nos ofrece la última edición de Pro Evolution Soccer 2011. Sin duda una de las más esperadas ya que muchos usuarios tenían puestas sus esperanzas en el resurgir de la saga con esta edición.

Teniendo en cuenta los precedentes, hay que preguntarse si se habrá conseguido ese salto jugable que se pedía en esta generación de consolas, si asistiremos a una evolución palpable del motor gráfico o si en cambio seguirá esa línea continuista que no sabe qué dirección tomar; si enfocar definitivamente el juego a un modo arcade como se pudo apreciar en las dos primeras ediciones de la nueva generación de consolas o intentar adaptar a su motor gráfico los avances de su competidor sin mucho éxito.

Sin más dilación me dispongo a relataros la experiencia.

Modos de juego

Este año se ha intentado captar la atención de los jugadores con la inclusión de una nueva competición como hicieron el año pasado, en este caso con la Copa Libertadores, pero está claro que ni es la Champions League, ni compensa la lacra inmensa que arrastra en cuanto a licencias la saga estos últimos años. Como modo de juego no aporta nada nuevo y para más inri, es ridículo que no podamos usar estos equipos en el modo exhibición

Exceptuando las licencias sudamericanas no se han añadido ninguna a las anteriores, por lo tanto la liga española y la inglesa están incompletas en ese sentido.

En cuanto al resto de modos disponibles, véase Become A Legend y la Liga Master, sobretodo en este último no encontramos ninguna profundidad y si la linealidad de siempre. Nada nuevo en el horizonte.

Destacar que el editor es completísimo, podemos efectuar cualquier tipo de cambio y crear como queramos tanto equipos como jugadores y así paliar la falta de licencias esperando el archivo de datos de algún genio de la edición o si somos unos fanáticos de nuestro equipo hacerlo nosotros mismos. También daremos uso del editor para corregir los fichajes de última hora.

Todo sigue igual, nada diferente, y como no, el ya famosísimo y completísimo editor que nos ofrece un mundo de posibilidades .

Jugabilidad

Como comente anteriormente la decisión continuista de seguir explotando hasta el infinito el motor gráfico de PES de Ps2 traducido a Ps3 conlleva una barrera inmensa en cuanto a desarrollo y puesta en prácticas de lo que intentan implementar, con ningún éxito todo hay que decirlo. Es tal la limitación que sufre el juego, que afecta sobre todo a este apartado, el de la jugabilidad.

Si es que así podemos llamar al manejo de este nuevo PES. Uno no sabe si está jugando arcade o simulación Hay tanto que comentar en este aspecto, que para mí es el más importante, que no se por qué fallo he de comenzar.

El mayor cliché de esta saga es que la física del balón es insuperable y esto es algo bastante discutible, además estas últimas ediciones ayudan a que se discuta.

Se ha aumentado el peso del balón Se puede apreciar un movimiento exquisito de los balones aéreos, y de los pases. Pero cuando llegamos a tirar a puerta los tiros pierden toda la credibilidad. O son absolutos obuses, o tiros paupérrimos, que no cuadran con la realidad ni con la ejecución No es coherente que en vías de la espectacularidad se salten leyes físicas bien aplicadas en otras situaciones.

Se ha incluido la opción de generar en el menú de estrategias del equipo, una especie de diagrama donde puede seleccionar los regates que prefieras y formar determinados combos, para utilizarlos todos seguidos en algún momento del partido. He de decir que aunque la idea está muy bien, está mal implementada nuevamente, porque siempre acabaremos prefiriendo hacer cada regate por separado según que necesitemos.

A los regates y todas sus animaciones no les ayuda que sea este motor gráfico el que las genere porque hará que se realicen de manera lenta e irreal y muchas veces inútil No hay fluidez en el juego. Los movimientos son toscos cuasi ortopédicos que la experiencia de juego se vuelve anodina.

Los 360º sigo sin saber donde están en cuanto a movimiento del jugador. Sí, hay mas direcciones posibles, pero factura de dichas animaciones disponibles hacen que apenas notemos esa diferencia, pues muchas veces haremos giros de 90 grados directamente.

Mención especial al nuevo sistema de pases en el que tenemos que dirigir con mucha mayor exactitud los envíos, y además ajustar la fuerza. En este nuevo PES si se puede apreciar algo los 360º que en anteriores entregas seguíamos buscando, pero solo en esta faceta. Por lo tanto un control más manual pero muy impreciso, tanto que llega uno a pensar que no esculpa suya si no del propio juego y su aleatoriedad.

Factor muy presente en este PES, la aleatoriedad. El juego decide muchísimos balones, choques y trayectorias, en algún momento que son sorprendentes.

Destacar que los porteros realizan a veces movimientos que nos dejan absolutamente vendidos al salir por un balón aéreo o cantan directamente , haciendo la estatua cuando la jugada continua y el balón pasa a su alrededor sin inmutarse.

La IA defensiva esta lograda, los jugadores salen al cruce y el compañero intenta tapar el hueco, tiran el fuera de juego acertadamente y a su vez si decides que las líneas estén juntas no se descolocan dejando zonas sin cubrir a la par que se repliegan como es debido, sin dejarte vendido después de un córner. Aun así los balones aéreos son difíciles de defender, porque uno está obligado a despejar siempre con el cuadrado, ya que el botón (x) reacciona muy tarde a nuestras ordenes o muchas veces ni se ejecuta la entrada, con el balón ya en el suelo o por ejemplo luchando por un balón sin dueño. Solo un pero, al realizar la presión salen siempre tarde.

El motor de choques ha mejorado pero para no ser menos, crea otra tara en otra característica del juego. Hay jugadas que son faltas flagrantes pero como han de implementar si o si ese motor nunca pita falta. Además los árbitros no conocen el hecho de la existencia de la ley de la ventaja.

Multijugador

En el modo online nos encontramos con la posibilidad de jugar tanto con un jugador aleatorio, como competiciones , o el modo be a legend, que en cuanto a experiencia jugable no aportan nada nuevo ni que no hayamos jugado antes. Pero eso no es todo, el mayor acierto ha sido la inclusión de la liga Master en el modo online, en el cual podemos hacer todo lo que hacíamos offline en dicha liga pero jugando los partidos contra jugadores reales. Un nuevo reto, jugar con esos jugadores de mínimas habilidades demostrando nuestras capacidades tanto en el juego, como gestionando nuestro equipo fichando, controlando las arcas del club, etc. Si echábamos horas jugando offline este nuevo modo puede llegar a ser realmente adictivo. Sin duda el gran acierto.

En cuanto a los servidores hay cierto lag en algunos momentos, digamos que es bastante irregular el hecho de jugar un partido tras otro sin un pequeño lag.

Apartado visual

Nada más comenzar el juego vemos un cambio brusco en la línea estética de los menús, más clásica, pero más accesible a la vez, siendo un scroll. A su vez también observamos que el clásico menú para configurar el equipo también ha cambiado siguiendo el mismo estilo antes comentado pero con una imagen en 2D de un campo de fútbol en el que se utilizara un puntero tanto para seleccionar los jugadores como para seleccionar las opciones de estrategia.

Sin duda uno de los aspectos más reseñables de la saga es la cantidad de opciones que nos brinda para configurar el equipo a nuestro estilo de juego preferido. Al entrar en este menú nos da la opción de elegir si queremos que lo configure la maquina automáticamente, o si en cambio queremos jugar a ser Mourinho. Existe la opción de configurar según el momento del partido y la situación que se esté dando, que decisiones y movimientos ha de hacer nuestro equipo. Por ejemplo si vamos ganado, que el equipo automáticamente juegue a tener posesiones largas y que en los últimos minutos perdamos el tiempo o echemos el equipo atrás para aguantar el resultado.

No recomiendo poner las tácticas automáticas porque los entrenadores realizaran cambios según el cansancio de tus jugadores y no siempre sustituirán acertadamente, haciendo a veces cambios absurdos.

Gráficamente hay un aspecto que me parece cuanto menos curioso, y es el suavizado que sufren las repeticiones del juego. Están tan bien hechas que dejan en evidencia al juego in game, y hacen resaltar todos los fallos. Porque son las mismas jugadas.

Y si muchos fallos, por que como sigo haciendo hincapié, Konami aprovecha al máximo el motor gráfico de este juego está obsoleto para esta generación de consolas en cuanto a jugabilidad, pero que a estos niveles a demostrado dar sus últimos coletazos a cierto nivel.

Nos ofrece buenos gráficos (con algún diente de sierra en ciertos momentos), respecto al anterior ha mejorado, y unos modelados que se asemejan bastante a la realidad, pierden toda credibilidad en cuanto el jugador empieza a moverse y hace que no disfrutemos realmente del partido. Las animaciones de giro parecen totalmente robóticas, haciendo caso omiso de los 360º. Aun así hay algún fallo en cuanto la definición de determinados diseños, a penas se aprecián los detalles.

Los rostros los jugadores siguen teniendo un gran parecido mejorando el uso de capturas mediante fotografías, por lo tanto los parecidos están muy conseguidos.

La presentación de los estadios, gracias a una evolución en la iluminación y en el sistema de sombreado logra una autenticidad palpable y consiguen darle vida al recinto como nunca, las previas de los partidos están a un buen nivel.

Efectos sonoros

La banda sonora del juego será muy valorada por los amantes de la música indie y punk, porque Konami ha decidido seguir con ese estilo.

En cambio los efectos sonoros tienen un nivel muy básico que se limitan a recrear 4 sonidos estándar: de balón, red y poste, y en los estadios los cánticos son muy planos, no se aprecia ningún cambio ni relación con lo acontecido mientras se desarrolla el partido.

Respecto a los comentaristas han conseguido recrear las voces de Maldini y Carlos Martínez, pero todavía tienen un timbre de emoción que las hace poco creíbles. En la entrega anterior nunca se soluciono y visto que en esta les ha quedado mejor, seguramente ni se molesten en parchear este fallo.

Un aspecto en esta saga que nunca acaba por despegar, ya sé por uno u otro, siempre falla algo. En este caso no dan el nivel en el momento más importante del juego que es el partido, no los menús.

Conclusión

El juego que todos pensábamos que nos iban a presentar hace 3 años , tan revolucionario, innovador, con una jugabilidad pasmosa y unas físicas que rayaban la realidad, el sello característico de la experiencia PES, el señor Seabass nos lo brinda 3 años mas tarde.

Estoy totalmente convencido que esto era lo que esperábamos, que hubiese pasado a la historia como el mejor PES, pero ahora llega tarde, porque su competidor esta a mil años luz en cuanto a programación e implementación para esta generación de consolas de los conceptos futbolísticos y del fútbol en sí.

A los fans de la saga ni les habrá hecho falta leer esta review, pero solo recomendaría este juego a ese tipo de seguidor.

Yo como seguidor de juegos de fútbol he sentido una total restricción e incapacidad para realizar lo que me apetecía y pensaba en cada momento.

Una evolución en la saga que se presenta ante nosotros siendo una involución de los juegos de fútbol.



“Disponible en: Ps3, Xbox 360 y PC” “Analizada la versión: Ps3”

Facebooktwitter
2 comments to “Análisis: Pro Evolution Soccer 2011”
  1. Sencillamente brutal¡¡¡ De verdad Nosferatum que te lo has currado tela. Cantidad de detalles y puntos los cuales nos hacen perfectamente ver con que nos encontramos cuando juguemos a PES. Para mi personalmente un análisis redondo¡¡¡

Deja un comentario