Los nuevos sistemas de control de las plataformas de PlayStation 3 y Xbox 360 ya están a la vuelta de la esquina y, desde Generación Pixel tenemos muchas cosas que deciros. ¿Hasta dónde llega cada periférico y cómo funciona en los juegos? Sigue leyendo que vamos a desentrañar los misterios de Kinect.

¿Preparados para movernos, saltar y jugar sin mandos? Píxeles, ante ustedes, Kinect.


Kinect es un nuevo sistema de control que Microsoft va a incorporar a su plataforma Xbox 360. Se trata de manejar el propio videojuego sin necesidad de mando ni nada más, simple y llanamente usando nuestro propio cuerpo como tal.

El sistema se basa en una cámara que nos reconocerá a nosotros y nuestros compañeros y a través de la cual iremos realizando los movimientos que se verán reflejados en la propia pantalla. Así, será nuestra mano la que le indique a la consola la opción que queremos o los que le pegaremos la patada al balón cuando éste llegue a nuestros pies.

Sencillo, ¿no?

[flagallery gid=76 name=»Kinect»]


Lo único que tenemos que hacer con Kinect para jugar es colocarnos delante de la pantalla. Más o menos nos harán falta unos 2.5m de espacio para poder movernos con libertad y no destrozar al mobiliario ni a nuestros compañeros de juego, por muchas ganas que tengamos de ello (es decir no apto para salones chicos y llenos de cosas frágiles de abuelas).

En cuanto a la profundidad es un problema menor. No hace falta que tengamos un lugar demasiado grande en ese sentido ya que, mientras que no se mueva ni haga cosas extrañas, es indiferente que tengamos una pared detrás o nuestra estantería llena de videojuegos. Lo importante es que no se mueva, precisamente por eso, hay que evitar tener a personas detrás mientras jugamos, porque podemos volver un poco loco a Kinect.

Conociendo esto, ahora sólo nos hace falta movernos, eso sí, los movimientos han de ser un poco más exagerados que los normales, puesto que Kinect detecta varias partes del cuerpo, como por ejemplo la cadera, y si ésta no se mueve con el resto del cuerpo, nuestro personaje no se moverá. Así, si queremos echarnos a la derecha o a la izquierda, habrá que dar un paso amplio hacia dicho lado, ya que no valdrá con echar simplemente hacia un lado el cuerpo sin mover los pies. Píxeles, hay que moverse.

Así pues, Kinect detectará nuestros movimientos en 2 dimensiones (arriba, abajo, derecha, izquierda) y además, la profundidad (el 3D), siendo capaz de determinando la potencia con la que hacemos nuestros movimientos. De esta forma, si le quieres dar un golpe a una pelota no será lo mismo que muevas levemente el brazo o la mano a que lo hicieses como si fueses a matar a ese mosquito molesto que lleva molestándote toda la noche. Kinect reconocerá eso y hará que tu golpe sea más potente.

El sistema está preparado para que podamos jugar solos o acompañados con un sólo aparato de Kinect, a diferencia de Move y WiiMote. Por el momento sólo existirán juegos para dos personas, pero podrá reconocer a más. Además, no hace falta parar la partida ni reiniciar el sistema para incorporar o sacar a un jugador. Bastará con que dicha persona se meta en la zona donde Kinect detecta y aparecerá un nuevo personaje en nuestra pantalla dispuesto a jugar. De la misma forma, con hacer que salga de ella, se elimina al personaje de la pantalla también.

Kinect apuesta por otro estilo de juego, por algo donde no nos haga falta ningún mando para jugar ni para manejar nada. Al más puro estilo “Vanilla Sky”, XBox 360 pretende hacer que podamos jugar libres de periféricos, dándonos mayor libertad.

¿Pero realmente lo consigue? La verdad es que la idea es MUY buena. Kinect detecta todo lo que haces (levantar los brazos, mover las piernas, determinar la posición de tu cadera, cabeza, piernas, etc). Además ofrece reconocimiento de voz, que no pudimos probar, y que trae un poco de controversia ya que no incluye el español como tal en sus idiomas oficiales, sino el mexicano (¿es una indirecta?).

Sin embargo el camino aún  no está recorrido del todo puesto que, mientras probados los diferentes juegos, detectamos un lag que, dependiendo del juego, aumenta o disminuye, haciendo que sea, a veces, un poco difícil jugar, sobre todo en los que necesitas reflejos y son más rápidos. Otros, sin embargo, tenían menos problemas en esto, pero seguía estando ahí. Su sensibilidad es alta, y los movimientos no son bruscos (aunque hay juegos que no tienen bien implementado Kinect y no es problema del propio periférico), pero es necesario que controlen bien el lag.

[flagallery gid=82 name=»Gallery»]

Según qué juego te pierdes más o menos al principio ya que no estás acostumbrado a jugar así, pero le vas cogiendo el tranquillo fácilmente. Después de todo, piensa que ahora mismo el mando eres tú con todo tu cuerpo. Pies, manos, cabeza, cadera… Todo tu cuerpo funciona como nuestro querido mando de Xbox 360.

Visto esto hay que decir pues que Kinect no es un periférico para jugar sentados (como podíamos hacer con Wii Mote o puedes intentar con PlayStation Move), ya que, al tener que realizar los movimientos más exagerados de lo normal y usar la completa totalidad de nuestro cuerpo, el hecho de usar un sofá como apoyo no nos va a funcionar demasiado bien. Así pues, prepárate para tener tu propio gimnasio en casa.

Microsoft nos presenta este periférico con una oferta de salida llena de juegos al más puro estilo familiar y casual, habiendo aprovechado los últimos días del TGS para enseñarnos algunas imágenes acerca de juegos que se están desarrollando y que llegarán a lo largo del año que viene.

Pero de salida tenemos un comienzo muy a lo Nintendo, para Kinect. Así podremos tener en nuestras manos Kinectimals (algo así como Nintendogs, para qué vamos a engañarnos), Kinect Sports (algo os sonará, digo yo) o Dance Central, entre otros. Tendremos que esperar un poco para poder ver el funcionamiento de Kinect en juegos como los que nos traerá SEGA que, evidentemente, lanzará a Sonic al mundo de los sin mandos con Sonic Riders.

Además, dispondremos de un misterioso juego del que apenas sabemos nada, llamado Rise of Nightmares, presentado en el TGS y un regreso del doctor Kawashima con su Body and Brain exercises.

En definitiva, un catálogo aún por desvelar que será lo que realmente determine el éxito de Kinect que llegará a las tiendas el próximo 10 de noviembre. Será entonces la verdadera prueba de fuego.

Facebooktwitter

Una respuesta a «AVANCE: Kinect»

  1. Kinect nos ha dejado a todos un poco frios, la verdad que tendria que mejorar tanto en catalogo como en apartado técnico un poco para que a cierto sector de jugadores llegara.

    PD: Por cierto buen avance¡¡¡ 😉

Deja un comentario