¿Quién a estas alturas de la vida no conoce qué es Grease? Vale que muchos de los más jóvenes no hayan vivido lo que significó realmente esa película ni todo lo que se generó entorno a ella, pero al menos, alguna vez habrán escuchado a alguien o habrán oído alguna de sus canciones (o sus miles de versiones… ¡que hasta los Mojinos Escocíos la parodian!).

Hablamos pues de un musical mítico, una película mítica y una banda sonora que sigue pasando de generación en generación. Y como era de esperar, ya tardábamos en tener un videojuego oficial de la película al más puro estilo Grease y es Digital Bross la que nos lo trae. Desarrollado por 505Games, Píxeles, retrocedamos un poco a los años 50 y juguemos a la Wii con Grease.

Por si todavía no conoces la historia de Grease, todo este lío tiene lugar en 1958 cuando, tras un verano romántico y lleno de pasión y amor en estado puro, Sandy y Danny tienen que separarse y decirse adiós para volver a sus respectivos institutos. Lo curioso radica cuando ambos se encuentran inesperadamente en él al volver de vacaciones (chicos, las cosas se hablan).

Si esto se tratase de una historia simple y bonita, ambos serían felices de reencontrarse y continuarían su romance en el instituto. Pero es que entonces nos quedaríamos sin película (ni juego). Así pues Sandy queda sorprendida (desagradablemente) cuando lo que descubre es a un Danny insensible y pasota que presume de duro ante sus amigos aunque ello le cueste perder al amor de su vida.

Así pues, ¿qué más podemos pedir? Tenemos un romance adolescente a las puertas con unos amigos macarras y otras cotillas y tendremos que sortear todo tipo de obstáculos en forma de minijuegos para poder ver si al final nuestros jóvenes protagonistas llegan a… algo xD.

Nos encontramos píxeles ante un juego que es algo más que un karaoke donde cantemos y bailemos un poco. Grease va más allá poniendo a prueba nuestros reflejos y nuestra energía con muchísimos minijuegos que podremos jugar de distintas formas.

En primer lugar tenemos el modo historia, en el que podremos jugar solos o acompañados de un amigo (barra “a”), siguiendo el orden de la película. Disfrutaremos de todas las escenas más características y además de escenas de la propia película.

También tendremos el modo partida rápida donde nosotros mismos elegiremos qué escenas, minijuegos y demás queremos hacer. Por último el modo fiesta, que nos permite jugar hasta con 8 jugadores (divididos en dos equipos de 4) para enfrentarnos en lo que sería un juego estilo “party” de lo más curioso.

Como hemos dicho, no se trata de un simple juego musical, pero no podemos olvidar que lo es. Grease nos permite jugar como si de un karaoke se tratase en cualquier minijuego. Pero además, incluye los retos que podrán ir realizando los otros componentes del  equipo. Incluso podremos hacerle la puñeta a los contrincantes “saboteando” sus puntuaciones (quitándole puntos, congelando su marcador o haciendo que su parte del minijuego sea MUCHO más difícil), en función de lo bien que lo hagamos y los requisitos que cumplamos.

Así tenemos varios minijuegos de distintos estilos, como los de “ritmo” o baile, donde tendremos que hacer movimientos según nos indique la Wii, juegos de acción, como arreglar el coche, conducirlo y hacer pruebas “deportivas” dejándonos los brazos en el camino, etc.

¿Y qué necesitamos entonces para jugar? Pues en primer lugar, al menos un micrófono. Podremos jugar con uno o con dos micros, lo que determinará el estilo de juego que hagamos. 1 equipo con 1 micrófono (para qué más); 1 equipo y 2 micrófonos (pasándose el micro), o bien dos equipos y 2 micrófonos, usando uno cada equipo.

¿Algo más? Quitando los más que evidentes WiiMote, sí. Para determinados minijuegos usaremos la WiiBalance. Es curioso usar este aparatejo para jugar a algo distinto al fitnes y desde luego, da juego, aunque algunas veces se nos hará un poco repetitivo. Lo usaremos en los juegos de ritmo y baile en los que tendremos que dejarnos caer en determinados momentos aparte de usar el WiiMote.

Entonces… ¿las chaquetas y los peinados hacen falta? Bueno, realmente todo es decorativo, pero nadie te lo va a impedir. Yo prefiero jugar con mi camiseta de los videojuegos.

No es sólo un juego musical, pero sigue teniendo una parte muy importante centrada en el sonido y, como no puede ser menos, hemos sido realmente críticos con este apartado. Nos encontramos ante unas nuevas “versiones” de las originales.

Lo pongo entre comillas porque respetan hasta límites insospechados las originales. Timbres de voz, ritmos, melodías. Todo ambientándonos perfectamente en esos años 50 de la época dorada del rock.

Podremos disfrutar de casi todas las canciones. Y éste será el único pero que le pongamos a su gran apartado sonoro. No están todas las canciones (se quedarían sin minijuegos) de la película, lo que no quiere decir sean pocas. Y por supuesto no se ha quedado fuera ninguna de las principales (faltaría más).

En cuanto a gráficos. Bueno, atendiendo a que es un juego de Wii y que han sabido adaptar de una forma original y divertida a los personajes, nos encontramos con un apartado muy bien cuidado y detallado, teniendo en cuenta que es un juego party, no nos esperemos virguerías. Eso sí, simpáticos hasta la muerte, divertidos y cuidados con mimo con un estilo muy desenfadado y en plan «dibujitos animados.

Por último y centrándonos en otro apartado importante dentro de este tipo de juegos, la jugabilidad. Se trata de minijuegos muy llamativos, distintos y divertidos. Tendremos que hacer como el que corre, bailar coreografías, cantar (por supuestísimo que sí), cambiar ruedas, conducir, tirar para encestar, volver a cantar… vamos, una gran variedad de minijuegos de fácil acceso y que podrán disfrutar hasta 4 jugadores a la vez, dos con mando y dos con micrófonos.

El hecho de añadirle siempre el karaoke de fondo, con letras y medidor de afinación, y sobre todo los sabotajes le dan un aire de competitividad a los juegos que harán que no nos aburramos. Tendremos que superarnos a nosotros mismos para intentar que no nos ganen … o peor ¡que nos saboteen!

[flagallery gid=102 name=»Grease»]

Eso sí, no intentes pasártelo igual de bien jugando solo. No se trata de un juego para usar esas noches en la soledad de tu cuarto mientras llueve y todos tus amigos se han ido sin ti. Mejor lo dejamos para cuando hagas una cena en casa e invites a tus amigos porque es cuando realmente se le saca partido a este juego. Mi recomendación, de 4 para arriba (es que lo de cantar de fondo mola mucho).

En definitiva, un juego para disfrutar con la familia, los amigos, los vecinos, los primos, los amigos de los vecinos del tendero de la esquina o incluso, algún que otro guiri que pase por allí, porque este juego lo pueden jugar todos y sobre todo y ante todo porque … ¿quién no conoce Grease?

Pros:

– para toda la familia

– una gran banda sonora

– muy diversificado

Contras:

– no apto para un jugador

– poca aplicación de elementos (WiiBalance)

“Disponible en: Wii” “Analizada la versión: Wii”

Facebooktwitter

2 respuestas a «Análisis: Grease»

  1. Kari, grandioso¡¡¡ Sublime¡¡¡ Como te lo curras joder¡¡¡ Un 7,5 al juego y un 10 para ti¡¡¡ :love:

Deja un comentario