Sonic estaba de capa caída. Desde Dreamcast no ha conseguido llegar nuevamente a los jugadores y hacerles tener ganas de jugar hasta aburrirse (si eso era posible). Siempre se dijo que las 3 dimensiones no le sentaron bien al erizo azul de SEGA, y no será porque los chicos no lo intentaron. Transformaciones, espadas, carreras… ya se empezaban a quedar sin argumentos o sin ideas y justo cuando parecía que iba a llegar algo realmente bueno, nos dimos de bruces con un juego incompleto y simplón llamado Sonic 4.

Entonces, ¿con qué expectativas cogimos Sonic Colours? Pues queda claro que con unas un tanto bajas. Y las declaraciones de SEGA no ayudaban a aumentarlas. Se dijo que iba a ser un juego para que niños de 8 años pudiesen jugar sin problemas y en ese momento todos los fans nos miramos entre nosotros con cara de póker.

Pero aquí está Generación Pixel y su fan número 1 de la mascota de SEGA para probarlo todo hasta el final, le guste o no y, desde luego, he de decir que el juego me sorprendió no mucho, muchísimo. Con todos vosotros, píxeles de todos los colores y plataformas, Sonic Colours, en su versión de Wii.

EGGMAN AL ATAQUE

La historia se repite. Nuevo juego, nuevo plan malévolo de Eggman para dominar el mundo. Pero desde luego, esta vez se luce por su originalidad. Ha creado un inmenso parque de atracciones en un intento de hacer creer que está arrepentido por todo lo que ha hecho en el pasado y que no pretende hacer ningún mal más.

Pero este parque de atracciones no es cualquier parque de atracciones, sino que está situado, ojo al dato, en el espacio, con un total de cinco planetas orbitando a su alrededor (que son los mundos temáticos, nunca mejor dicho. ¿Y quiénes mejor que Sonic y Tails para desvelar el diabólico plan del bigotudo? Pues evidentemente, nadie.

Una vez allí, nuestros pequeños héroes se curzan en el camino con unos alienígenas a los que les están persiguiendo los robots de Eggman y tras rescatarlos, descubren que nuestro archienemigo pretende usar las habilidades especiales de dichos aliens (o Whisp) para crear una inmensa máquina que es capaz de,,, bueno, mejor os dejo que lo descubráis vosotros mismos, porque la escena es bastante divertida.

Así que, aquí nos encontramos, dispuestos a surcar 6 trepidantes zonas con 6 actos cada una y una zona especial final en la que deberemos de dar por zanjada nuestra aventura.

NUEVOS MUNDOS

Si hay algo por lo que se ha caracterizado Sonic desde sus inicios es por sus fases diversas pero con personalidad propia. Unos mundos que se metiesen por nuestra retina, que se quedasen en nuestra memoria, con una banda sonora que tarareásemos por la calle o que nos hiciese parar el juego para escucharla más detenidamente. Zonas donde los caminos fuesen varios y pudiésemos encontrar escondites y caminos alternativos, donde compitiésemos con el reloj y disfrutásemos al llegar a la meta.

SEGA ha intentado conseguir esto desde su exitoso Sonic 3 & Knucles consiguiendo pocos resultados si descontamos Sonic Advance o contadas zonas o actos de algún juego en concreto. Ni si quiera el Sonic 4 al que tanto bombo le dio la compañía azulona consiguió la cuarta parte de lo que se pretendía, así pues las esperanzas en este Sonic eran más bien escasas.

Sin embargo, los jugadores nos hemos encontrado con un Sonic que dispone de zonas tan típicas y a la vez tan nuevas que deslumbran, con una banda sonora que no se separa de nuestras cabezas y con tantos caminos y alternativas que es difícil superarlas hasta memorizarlas.

Empezaremos en Tropical Resort, nuestra puerta de inicio a los distintos mundos temáticos y luego tendremos que visitar Sweet Mountain, una especie de paraido de la comida rápida, Planet Whisp, lo más similar a Green Hill que nos encontraremos, Aquatik Park, no podía faltar la zona de agua anque con un toque muy oriental, Starlight Carnival, donde surcaremos los cielos y suelos de un escenario en la nada, Asteroir Coaster, donde nos subiremos a una vertiginosa montaña rusa y Terminal Velocity, donde deberemos de ser más rápidos que nuestros enemigos.

¿Preparado para correr a toda velocidad?

[flagallery gid=158 name=»Sonic Colors»]

NUEVOS CAMINOS

Las habilidades que le fueron añadiendo a Sonic en los diferentes juegos anteriores fueron más bien un fracaso. Ni espada, ni erizo-lobo ni callos en vinagre. Los jugadores pedían a Sonic. Ahora, SEGA lo ha hecho realmente bien y nos ha ofrecido a un Sonic rápido, hábil y entretenido.

Una mezcla de actos en 2D y 3D nos permite meternos de lleno dentro de los actos en los que podremos correr, evidentemente, saltar, eliminar enemigos, deslizarnos por barandillas, impulsarnos en rebotadores, planear rodar y mucho más.

Pero ahí no queda la cosa. Gracias a la ayuda de los Whisp podremos usar nuevas habilidades temporales que nos permitirán alcanzar determinadas partes del escenario que antes no nos lo permitían. Whisp de distintos colores como el azul, que nos dará la velocidad de la luz, o el morado, que nos convertirá en una máquina de devorar cosas, o el azul, que nos permitirá romper bloques y crear nuevos caminos allá donde vayamos.

Todos estos poderes temporales y muy acertados, que alargan considerablemente la vida del juego hasta más allá de su final. El juego no termina cuando llegamos a la última zona. Cada acto dispone de 5 anillos rojos que deberemos de coleccionar, además de ofrecernos una puntuación de la D a la S.

¿Quieres manejar a Sonic en su forma suprema? Te recomiendo que intentes encontrar todos los anillos rojos.

SONIC + SONIC

Y si hay algo que aún nos ameniza el juego es el multijugador que nos ofrece. Tendremos un simulador del doctor Eggman donde podremos manejar a Sonic y a otro Sonic y jugar dos personas la misma pantalla.

Dichas pantallas están inspiradas en los actos y fases de Sonics anteriores y pese a ser zonas en plan simulador, es decir, sin decorados ni nada por el estilo, los mismos obstáculos que nos encontraremos no nos dejarán lugar a duda de que estamos jugando en el acto 2 de Marble Zone o al Spring Yard, del primer juego del erizo. Sino, comprobadlo vosotros mismos. Además podremos escuchar la banda sonora del Sonic Colors … en 16bits. Píxeles, esto no tiene desperdicio, es el guiño más retro y genial hacia los fans de la saga original, nada que ver con las repetitivas melodías del Sonic 4.

Pero estas zonas no estarán totalmente desbloqueadas. Hemos de conseguir los 180 anillos rojos para poder jugar a todas. En un primer momento, dispondremos de 7 zonas con un solo acto. Cuando consigamos los 30 primeros anillos, podremos seleccionar un Mii para jugar en vez de Sonic y a partir de ahí, cada 10 anillos rojos que encontremos nos desbloquearán un acto.

Así que habrá que explorar bien los mundos para terminarse el modo multijugador. Y estas fases también tienen algo que ver con Supersonic. Yo no quiero decir nada, pero… hay mucho que hacer.

RITMO Y VELOCIDAD

Hacía mucho, pero que mucho tiempo, que no escuchaba por la calle una banda sonora de un Sonic y desde luego, esta no tiene desperdicio. Las habrá que nos gusten más o menos, pero no se puede negar que en general es un verdadero acierto este apartado sonoro.

Una banda sonora que te mete en als zonas y te permite jugarlas con más magia y disfrute si cabe. Querrás jugarla otra vez para escuchar esa música y esos efectos. Querrás sacarlas de tu wii para llevarlas a tu mp3. Y esto, píxeles, es muy difícil de conseguir hoy día.

En cuanto a la jugabilidad, simplemente impresionante. Zonas en 3D que realmente dan sensación de velocidad y que no descontrolan a Sonic en ningún momento, sumado con unas plataformas que nos harán sudar a veces y nos harán aprendernos los caminos y los trucos de cada acto en su formato 2D. Todo combinado con una maestría y una sencillez pasmosa. Simplemente, sorprendente.

[flagallery gid=159 name=»Gallery»]

Unos escenarios llenos de color y originalidad son el colofón final para este juego que tiene de todo lo que se le puede pedir a un Sonic. Bueno, casi todo, aunque de eso hablaremos enseguida. Gráficamente hablando es muy bonito de visualizar. Gráficos de Sonic que caben perfectamente en la Wii y nos muestran un parque de atracciones con vistas a la tierra deslumbrantes, además de ofrecernos esa sensación de velocidad de la que hablábamos

EL MEJOR

Sin duda alguna, los jugadores nos hemos dado de bruces con nuestro propio escepticismo y ahora no nos queda más remedio que quitarnos el sombrero ante SEGA y aplaudirle por traernos por fin un Sonic que no solo merece la pena, sino que es el mejor Sonic en 3D que ha existido desde el primero de todos, el Sonic Adventure, y rivalizando seriamente con él por ostentar este puesto.

Incluso podría llegar a decir que está a la altura de lo que ofrecían los Sonic de Mega Drive en su época. Diversión, banda sonora genial, velocidad y plataformas.
Eso sí, no podremos jugar con ningún otro personaje, lo que se echa mucho de menos. Ni si quiera en el modo multijugador, pero es un fallo que podremos obviar gracias a todo lo demás que nos ofrece el juego.

En definitiva, píxeles, creo que me he quedado sin halagos para este juego que vuelve a ensalzar a Wii y a demostrarnos, por fin, que Sonic no se ha jubilado.

Pros

-Grandísima Banda Sonora

-Mundos increíbles

-Sensación de velocidad sin perder el control

Contras

-No hay otros personajes jugables


Facebooktwitter

3 respuestas a «Análisis: Sonic Colours Wii»

  1. juégalo porque no te arrepentirás

    Ahora mismo no tengo la wii disponible y te aseguro que me corroen las ganas de poder jugar de nuevo algunas fases xDDD

    y llevo la melodía de los actos en el móvil xD

Deja un comentario