Cuando un juego marca un hito en su generación se van engrandeciendo con el tiempo poco a poco como suelen hacer las leyendas. Tenemos muchos ejemplos en la historia de los videojuegos, como Lufia, Secret of Mana o Final Fantasy VI y VII.

Sin embargo pocas veces se ha conseguido que sus secuelas, nuevas entregas o títulos consigan mantener el espíritu, la estética, la esencia de sus predecesores. Podríamos resumirlo en “crear un nuevo hito”. Como ejemplos tenemos los Lufia de DS, o el Children of Mana o Final Fantasy XIII y XIV.

Por eso Golden Sun: Oscuro Amanecer tardó en entrar en escena. Más de siete años han pasado desde que salió a la luz el impecable Golden Sun: La edad perdida que, junto con Golden Sun rompió con todos los juegos de GameBoy Advance y demostró todo el potencial que se le podía sacar a la portátil.

Ahora, con una nueva generación y con los jugadores de sus primeros juegos bastante más creciditos y pasados por la piedra de los juegos de rol, nos llega la secuela de la obra maestra de Camelot. La pregunta ahora es ¿han vuelto a crear un hito?

Píxeles, con todos vosotros, Golden Sun: Oscuro Amanecer.

Para nosotros han sido 7 años de espera, pero en el juego han pasado casi 30 años desde que Hans/Isaac y sus amigos, los Guerreros de Tale, consiguiesen acabar con la amenaza que suponía la desactivación de la Alquimia en el mundo.

Encendiendo los Faros Elementales consiguieron desatar el denominado Sol Dorado (Golden Sun) y detuvieron la degeneración del mundo. Pero con ello también provocaron una serie de catástrofes inimaginables. Terremotos, movimientos de tierra, erupciones volcánicas… un sinfín de cambios que deformaron los mapas y los continentes, los países y los pueblos.

Lo que antes fue una aldea hoy puede ser un país y lo que antes estuvo en paz ahora está en guerra. Nuevos hombres y reyes gobiernan ahora el mundo pero Hans/Isaac y Garet viven en un extremo del mundo cuidando del Monte Aleph y vigilando su actividad.

Y sus hijos, Mattew y Terry, aprenden con ellos hasta que Karis llega con una especie de aparato volador que, cómo no, acaba cargándose el hijo de Garet, Terry. Para poder arreglarlo Mattew, Terry y Karis deberán buscar a Kraden, el antiguo sabio que viajó con ellos durante el conflicto de los faros elementales hace 30 años, para encontrar una Pluma de Roc Imperial, que les permita reconstruir el aparato para poder sobrevolar el Monte Aleph… pero evidentemente, los problemas aparecerán.

No esperes encontrarte con un mundo conocido. La tierra ha cambiado y ahora hay un continente único en el que todo tiene lugar. Podremos visitar ciudades que ya conocíamos, como Biblin o Champa, pero ahora han cambiado. La mayoría de los lugares que podremos visitar serán distintos a los que conocíamos, pero siempre tendremos reseña a lo que ya jugamos anteriormente.

Esto es un gran logro en Golden Sun: Oscuro Amanecer, ya que con ello han conseguido darnos esa continuidad que buscábamos y mantener arriba ese espíritu que queríamos. Todo hace reseñas a lo que ya sabíamos, todo es familiar… pero a la vez distinto. Es lo mejor que han hecho los chicos de Camelot.

Muchos de los personajes nos hablarán de los famosos guerreros de Tale, como Piers, Mía o Iván. Muchos recuerdos juntos y muchos lazos unidos. Y sobre todo, la encarnación en sus hijos nos recordará aún más a los anteriores Golden Sun.

Mattew y Garet son clavados a sus padres, aunque Karis es algo más fuerte de carácter que su padre, Iván. Casi todo en la historia encaja perfectamente con estos protagonistas y su entorno, pero en algunos momentos las cosas parecen que se meten a presión y hay muchos detalles que quedan obviados u olvidados.

Determinados personajes no están del todo desarrollados, siendo de incorporación tardía o de nula personalidad y su relación con los demás no está del todo elaboraday algunas acciones cogidas con pinzas.

De todas formas y en términos generales, está todo bastante bien enlazado y encauzado, mezclando momentos de libertad absoluta (y pérdida del rumbo que tanto nos gusta a algunos) con otros en los que la historia nos obliga a seguir un pequeño pasillo argumental.

[flagallery gid=201 name=»Gallery»]

El juego comienza de esa forma y con nuestras habilidades tendremos que enfrentarnos a los problemas que se nos planten por delante. Con un grupo inicial de tres  (tierra, fuego y aire) emprenderemos el viaje en busca del Roc Imperial con el poder de nuestras armas y nuestras psinergías.

Rescatando una de las grandes señas de identidad de la saga, el juego contará con esas magias elementales, llamadas psinergías tanto fuera como dentro de combate. Cuando luchemos podremos usar todo tipo de poderes relacionados con nuestro elemento para acabar con los enemigos. Estas habilidades se aprenderán con el nivel e irán mejorando. Empezaremos con psinergías de ataque que afectan a un solo enemigo y acabaremos con las más poderosas que permiten atacar hasta a 5 a la vez.

Pero también estarán los djins. Estos pequeños seres hechos de pura magia elemental controlan el elemento al que pertenecen, y cada uno tiene una habilidad en concreto. Algunos nos curarán, otros potenciarán nuestros ataques, otros modificarán nuestros estatus o crearán otros en los enemigos… y en esta entrega cada djin es diferente de los demás, incluso gráficamente.

De la misma forma que en las anteriores entregas, cuando usamos un djin, el poder de éste pasa a estar “activado”, de forma que podremos liberarlo en forma de invocación para desatar un poder devastador. Cuantos más djins usemos, más poderosa será la invocación y más mejorará nuestra poder con los elementos al acabar ésta, pero al activarlos perderemos estatus y psinergías, así que habrá que plantearse cómo los usamos y cómo los asignamos.

Huelga decir que la calidad gráfica de las invocaciones y su puesta en escena es más que espectacular comparada con todo lo visto hasta la fecha en Nintendo DS.

La nueva incorporación a este juego son las armas. No es que no hubiese en el anterior, pero en este caso desarrollarán más las habilidades de cada una. Cada arma tendrá una serie de poderes propios de ella que se liberarán de forma aleatoria en el combate a medida que tengamos más habilidad con dicha arma.

Esta habilidad se consigue mediante el uso y el ataque con ella. Cuando llegamos al máximo de destreza, prácticamente cada ataque con el arma será uno especial. Y los hay realmente espectaculares.

Otro de los elementos característicos de Golden Sun son las mazmorras y sus puzles. Nuevamente en esta entrega será lo que principalmente nos ponga en dificultades, encontrándonos con elementos que tendremos que mover, descubrir, alzar, congelar, ventear, remover, quemar, mojar, secar, oler, pegar, regar, aplastar,  leer o conectar.

Una gran cantidad de elementos que se van añadiendo poco a poco a la lista de habilidades que podremos desbloquear y que nos permitirán acceder a zonas a las que antes no podíamos y desbloquear cosas que antes eran imposibles.

De la misma forma, hay gran cantidad de elementos por conseguir en las ciudades y en zonas determinadas del mundo, como djins, cofres escondidos, pasadizos secretos y demás, que harán que nos quebremos la cabeza hasta que podamos dar con ello.

Sin embargo no son puzles tan difíciles como en anteriores entregas, pero no se les puede llamar fáciles tampoco.

[flagallery gid=202 name=»Gallery»]

Pero no todo es perfecto en este Golden Sun. Para empezar, la atención sobre los djins ha sido abrumadora. Si bien en las antiguas entregas teníamos 7 djins de cada clase en total, en esta no son ni 7 ni 8, sino la friolera de 18 djins por cada elemento. ¿Y para qué tantos? No pienso decirlo para no desvelar nada innecesariamente, pero atad cabos, píxeles.

Pero esta sobreatención a un elemento del juego resta las posibilidades a la hora de tener en cuenta otros, como las psinergías o, sobre todo, los objetos. El segundo de los casos es muy simple. ¿Para qué voy a usar una planta que me cura 80 de vida si con una psinergía o un djin me curo el doble y a todo el grupo? Es un poco absurdo ¿no? Pues eso pasa con todo.

Al principio del juego resucitar a un personajes caro, costoso y difícil, pero conforme avanzamos nuestras habilidades nos permiten hacerlo sin ninguna dificultad. Y ésta es la palabra clave.

La dificultad del juego es prácticamente nula, en cuestión de combates. Y esto es debido a tres factores importantes. El primero de ellos es el desarrollo de la historia. Por guión, hasta determinado momento las cosas no se ponen feas para los protagonistas, pero esa no es excusa para que en las batallas los enemigos no lleguen a golpearnos porque los matamos antes o, en el caso de hacerlo, nos quiten la ridícula cantidad de 2 ó 3 puntos de daño, cuando nuestra vida completa es de 400.

La segunda son los djins. Te hacen demasiado poderoso. Como encontramos djins muy rápidamente para compensar el gran número de éstos que existen, nuestras estadísticas aumentan exponencialmente, de forma que enseguida somos unos mostrencos (entiéndase como “brutos») que arrasan con todo.

Y en tercer lugar es la baja inteligencia artificial de los enemigos. En definitiva, que nunca nos encontramos en aprietos, nunca recurrimos a curaciones y nunca (excepto con el jefe final y los secretos) usamos la resurrección. Evidentemente, esto le quita emoción al juego, que se convierte en un paseo en el que con atacar con nuestras armas es más que suficiente para eliminar los problemas.

En definitiva, Golden Sun: Oscuro Amanecer tiene todo lo que se le puede pedir a un Golden Sun.

Gráficos espectaculares que vuelven a romper con todo lo visto en Nintendo DS, sobre todo en los combates, donde los efectos de luz y giros de cámara harán de las delicias de los jugadores, incluyendo, por supuesto, las invocaciones a doble pantalla que podremos disfrutar, y sin dejar atrás el juego en sí donde mejoran lo visto ya en Zelda y Final Fantasy Gaiden.

Banda Sonora totalmente Golden Sun, con momentos épicos y giros de escalas que nos recordarán aún más si puede ser a los dos antiguos. Eso sí, no termina de destacar ninguna, aunque no deja de ser una muy buena banda sonora.

Eso sí, no nos queda más remedio que hacer una mención especial a su traducción. Desde las frases como «¡Ay qué risa Maria Luisa!» hasta otras como «lo que diga la rubia… del pelo verde» no tienen desperdicio. Todo perfecto, con sentido del humor y adecuado al español. Es, desde luego, una de las mejores traducciones que hemos visto en la portátil de Nintendo. Un 10 para ellos.

Y, cómo no, una jugabilidad muy conseguida que mezcla la pantalla táctil con el manejo tradicional y que integra la historia con las mazmorras y los puzles, aunque peca en el sentido de las batallas.

Hablando en plata, un muy buen juego que consigue todo lo que se proponía y destaca en todo lo que tenía que destacar, dejándonos únicamente un regusto amargo en cuestión de dificultad. Pero, esto no es del todo malo ya que, al fin y al cabo, nos encontramos, al igual que con Golden Sun, con un juego incompleto, sino, os recomiendo que no os perdáis el video final. Píxeles, nos vemos en Golden Sun 4 y os dejo con una pieza de la BSO que os resultará muy familiar

Pros:

– ambientación perfecta en el mundo de Golden Sun

– Puzles acordes y variados

– Muy buena traducción

Contras:

– dificultad muy baja

– imposibilidad de volver atrás en determinados momentos del juego

– falta de profundidad en muchos aspectos (seguramente por ser un juego al que le falta la otra mitad)

Facebooktwitter

4 respuestas a «Análisis Golden Sun: Amanecer Oscuro»

  1. Muy buen análisis Kari¡¡¡ Sabia que era uno de eso juego que esperabas desde hace muuuucho tiempo, y veo que lo has tratado como siempre en su justa medida de fan y analista… muy buen analisis la verdad.

  2. gracias ^^

    es precisamente con los juegos de los que soy más fan de los que espero y exprimo más, por ello, hay que analizarlos más xD

  3. Muy  muy muy muy buen análisis. Coincido contigo en casi todos los puntos. El casi: el que tú le das un 10, la traducción. Realmente, me da la sensación de que lo han españolizado demasiado, vale que son chavales de 14 años, pero precisamente por eso no dirían algo como «qué risa tía Luisa» (al menos yo con 14-15 no lo decía). Aparte de eso, un auténtico juegazo, me ha tenido pegada a la DS horas y horas (estoy a puntito de llegar al jefe final ya).
    PD.- Me has dado un alegrón y un spoilerazo a la vez al decir lo de golden sun 4 xDDDD
     

Deja un comentario