El universo Warhammer mundialmente conocido nos viene de la mano de THQ. La aparición y puesta en escena de este “nuevo” título viene acompañada de unos marines espaciales un tanto especiales tanto por su corpulencia como por sus habilidades con las armas.

Veamos si estos marines preparados para las más difíciles de las batallas son capaces de llevarnos a buen puerto.

Tu destino… el de todos nosotros

Tomamos el papel del capitán Titus, un marine espacial preparado para las más absolutas de las desgracias, este a su vez lleva un acompañamiento del mismo calibre, Sidonius y el joven Leandros.

El objetivo primordial de este tridente es evitar la invasión Orka, algo que no sorprenderá en el Universo 40.000. El capitán Titus estará al mando de las decisiones para llevar el planeta a buen puerto pero… estas no siempre serán las más acertadas. Silenciar al caudillo Grimskull puede ser una ardua tarea, pero necesaria para cesar el ataque por parte de los pieles verdes.

La dimensión del conflicto de los humanos con los orkos queda en mera pelea colegial, cuando la historia avanza y se ve involucrado otro tipo de poder que va más allá y que pone en serios apuros a los marines.

Un modo historia que a la postre es lo que se espera del universo warhammer, una pelea contra numerosas hordas de orkos, y que para ello nuestros protagonistas contarán con un arsenal de armas y habilidades dignas de los mismísimos Dioses.

¿Estrategia?… cosa del pasado

Una de las cosas más sorprendentes del título es el abandono de la esencia verdadera del juego de tablero, un juego basado en la estrategia. El videojuego es un juego de acción en tercera persona que se aleja por completo de la modalidad para la que fue creado este universo.

A parte de lo comentado en el párrafo anterior, Warhammer 40.000: Space marine se caracteriza también por ser un combinado de shooter con beat ´m up, donde las armas cuerpo a cuerpo toman el mando y protagonismo en el juego. Rebanar cabezas con el bolter silencioso está bien, pero manchar por completo el traje del marine espacial de sangre está muchísimo mejor.

Un completo abanico de posibilidades para acabar con el enemigo hace que la jugabilidad del título sea intensa y divertida. La combinación de estas son esenciales para acabar con la cantidad ingente de hordas que se opondrán a que realicemos nuestro objetivo, a parte de las distintas razas de orkos que nos encontraremos, a cada cual “mejor persona”. De este modo nos toparemos con distintos Nobles, orkos que se les reconoce fácilmente por ser sustancialmente más grandes que sus hermanos pequeños y medianos,  que para poder acabar con ellos deberemos usar una gran cantidad de munición, granadas y hasta palos si hace falta, a su vez entra en juego un movimiento muy vistoso, se trata de una especie de ejecución final en el que acabaremos con los enemigos más pesados del juego. Esta opción finaliza con una combinación de botones en algunas ocasiones, aunque en su mayor parte se trata de machacar el botón indicado, y que nos recuperara parte de la barra de salud.

En nuestro arsenal tendremos disponibles una gran variedad tanto de armas cuerpo a cuerpo como de distancia. Entre estas destacan la espada-sierra, con la que hacer movimientos finales muy espectaculares, o el martillo, ambas muy poderosas cuando nos rodean algunos enemigos. De las armas a distancia también destacan unas cuantas que conllevarán a hacernos la vida más fácil, caso del bolter en sus distintas variaciones o los rifles de plasma, capaz de provocar mucho daño al enemigo si cargamos el disparo para provocar explosiones.

La opción de recolecta también hace acto de presencia, pudiendo coleccionar unos servocráneos a lo largo de la campaña, que consisten en pequeñas grabaciones de voz por parte de distintas personalidades del juego,  así como distintos supervivientes que dejan constancia de sus sufridas vidas.

Otra de las gratas sorpresas del título es su modo en línea, que aun siendo escaso en modalidades es bastante entretenido. Los tipos de juego del que consta son aniquilación, que se basa en un duelo por equipos, saliendo victorioso el primer equipo que llegue a 41 muertes; y asegurar el control, que trata de una toma de puntos de control y que da la victoria al primer equipo que llegue a los 1000 puntos.

Destripando orkos

Por si fuera poco, la sorpresa del título no queda solo en meros aspectos jugables o cambios drásticos de esencia, si no que también se observa el buen hacer en su apartado técnico, que sin ser espectacular cumple con creces su cometido.

Unas texturas simples pero efectivas, un buen aspecto general o un gran trabajo en los recesos cinemáticos hechos íntegramente con el motor del juego y donde se observan bien las caras de los personajes donde han realizado un buen trabajo.

Otro de los puntos a favor de la faceta técnica es la constante y rocosa estabilidad de los FPS, donde a pesar de encontrarnos con multitud de enemigos en pantalla junto con explosiones, en ningún momento el motor presenta síntomas de debilidad.

Bolter silencioso

En un juego de esta linde, donde la masificación de enemigos se observa muy a menudo, todos enfrentados a ti, necesita de un sonido ambiente que de algo de epicidad, y en este aspecto el juego cumple su cometido con un sonido a la altura que hace a su vez de entrante en la batalla donde suenan los tambores de guerra, ¡Hora de sacar el martillo!

Por si fuera poco, el juego viene en un perfecto castellano, tanto en las voces de los personajes principales como en simples soldados de a pie. Los servocráneos también tienen unas voces magníficas que te permite escenificar toda la grabación en tu cabeza.

Para que todo quede perfecto, los orkos también poseen identidad propia, con unas voces graciosas y desafiantes. En este caso, y como excepción, hemos detectado un fallo a la hora del doblaje debido a que en determinadas situaciones los orkos hacen alusión a los “Space Marines”

[flagallery gid=542 name=»Space Marine Galeria Analisis»]

Conclusión

Uno de esos juegos que pasan desapercibidos y que merecen algo más de atención, sin duda el universo Warhammer da un salto hacia lo desconocido para adaptarse a una generación que demandaba si o si ese tipo de juego.

Gran aporte a la familia de los juegos de acción en tercera persona que nos hará pasar un rato agradable pegados a nuestra pantalla, además de no ser necesario el entendimiento del juego de tablero originario… para destripar orkos no hace falta estudios.

Pros

  • Buen aspecto visual y sonoro
  • Manejo muy bien implementado
  • Lavado de cara satisfactorio

Contras

  • El online, aunque entretenido, escaso de recursos
  • En ciertos momentos se puede hacer tedioso
  • No requiere demasiada habilidad en su modo más difícil

Facebooktwitter

3 respuestas a «Análisis: Warhammer 40000 Space Marine»

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Me parece una copia del Quantum Theory… Podrían haberlo aprobechado más y parecerse más al Gears of War. Aunque la verdad hasta ahora para mí es el mejor juego de Warhammer hecho hasta la fecha en su género. Aunque el Kill Team me resulta mucho más entretenido.

  3. Pues yo que he podido jugarlo me parece un gran juego, y que nadie que sea amante de los juegos de acción en tercera persona se debe perder, ya que es divertido, variado y con un apartado visual y sonoro interesante… pero bueno, para gustos colores… 😀

Deja un comentario