Desde hace ya lustros, muchos son los juegos que acostumbran a recibir sus actualizaciones periódicas. Juegos como los Pro’s, Fifa’s, Call of Duty’s y demases reciben religiosamente sus nuevas entregas anuales. Entre esta remesa de actualizaciones, se encuentra también la franquicia Dragon Ball, que en los últimos años se ha vuelto muy asidua a los nuevos lanzamientos (aún recuerdo cuando nos desesperábamos hace más de diez años, esperando a que sacaran una sola entrega). Esta vez, sin embargo, parece ser que han intentado hacer un gran cambio de estilo de juego comparado con que estábamos acostumbrados con los últimos Raging Blast, o los anteriores Tenkaichi Budokai’s. Se podrá decir que con ello han conseguido que este título sea tan «Ultimate» como predica?

¡Hola, soy el modo Historia, y vuelvo a casa por Navidad!

Debería preguntar si a estas alturas de la vida aún queda alguien que no conozca la historia de Goku y compañía. Para no repetirnos siempre con lo mismo, únicamente pasaré a decir que el juego contempla todos los arcos de la historia desde Dragon Ball Z con la llegada de Raditz a la Tierra, hasta la saga de Bu. Así pues, todos los personajes que intervienen en estas pasarán a ser completamente jugables. Además, también diferentes personajes procedentes de algunas OVAs hacen su aparición (que en este caso son Metal Cooler, Broly, Hildegarn y Janemba). Como regalo adicional, también harán acto de presencia algunos personajes que aparecen en Dragon Ball GT, que son Gogeta en su nivel 4 de Super Saiyan, Baby Vegeta, e Ih Shin Ron (el dragón de una estrella). En total, dispondremos de un plantel de 41 personajes.

El primero de los modos disponibles en el juego, es el carismático modo Historia, que vuelve despues de su desafortunada ausencia en el Dragon Ball Raging Blast 2 del año pasado. Esta vez, veremos como el narrador nos va explicando los diferentes momentos de la historia, y nos pondrá en situación antes de los combates. Estos, intentan estar bien situados respecto a la cronología oficial de la serie, pero puede que alguien encuentre a faltar algún enfrentamiento puntual. Aún así, los más importantes están presentes. Este modo también dispone de algunos elementos de exploración antes de entrar en algunas batallas, los cuales nos servirán para poder localizar las Bolas de Dragón con la ayuda de nuestro radar Dragon (tal y como podíamos hacer en el Dragon Ball Z Budokai 3 de la PS2). Una vez tengamos las 7, podremos invocar a Shenron para que nos conceda un deseo (o 3 si nos encontramos en la etapa de Freezer), lo que nos servirá para poder desbloquear diferentes aspectos del juego, como nuevos trajes para nuestros personajes, o escenarios nuevos para su uso en cualquiera de los modos.

Un detalle que se le puede agradecer a Namco Bandai, es que haya incluido varias escenas del anime actualizadas a los tiempos que corren. Mientras jugamos, iremos desbloqueando estas escenas, así que podremos ver las mismas escenas de la serie original completamente redibujadas. Todo un gozo para cualquier fan de la serie.

El segundo modo que se nos presenta, es el más novedoso de todos: el modo Héroe. En este modo tendremos que crear un personaje nosotros mismos, que podremos personalizar a nuestro antojo, con una variedad  que se nos antoja algo justita dados los tiempos que corren, pero válida igualmente.

La historia nos situará en una dimensión alternativa, donde nuestro personaje, un joven saiyan, desea devolver la paz perdida a manos de un malvado. De esta manera, tendremos que ir encontrándonos con los personajes que ya conocemos, en roles totalmente diferentes, en medio de una historia totalmente nueva. Otro aspecto que también será totalmente personalizable son los ataques de nuestro personaje, que aprenderemos a medida que vayamos entrenando con nuestros «maestros». Estos «maestros» serán varios personajes que serán seleccionables en la opción «Entrenar» de la que dispondremos en este modo, los cuales potenciarán nuestras habilidades de forma creciente. Al principio solo contaremos con un maestro, pero poco a poco iremos desbloqueando al resto.

También encontraremos el modo Personalizar donde podremos configurar nuestro personaje del modo Héroe, y el modo Casa Cápsula donde estarán disponibles todos los videos que hayamos desbloqueado en el modo Historia, podremos escuchar la música del juego, y podremos invocar al Dragon Shenron si hemos conseguido las 7 bolas de dragón.

Otros modos que tampoco podían faltar son el modo Batalla (el sempiterno modo Versus) que esta vez nos permite organizar combates individuales, o por equipos, en cuyo caso la energía total se comparte por todos los integrantes del equipo; el Torneo Mundial, que nos permitirá organizar torneos de hasta 16 jugadores, o la Batalla Online para poder jugar con otros jugadores en línea.

¡Hagamos un cóctel!

Y esto mismo es lo que deben haber pensado los señores de Spike a la hora de planificar cómo desarrollarían este juego. Despues de probarlo, uno se da cuenta que el sistema de juego bebe de los creados en juegos anteriores, quedando así como una especie de «collage», mezclando diferentes elementos de cada uno. El juego en sí se basa a grosso modo en dos situaciones de lucha: cuerpo a cuerpo, o lucha a distancia.

Cuando nos encontramos en el estilo de lucha cuerpo a cuerpo, podemos decir que el sistema está ligeramente basado en los títulos de PS2 y Game Cube, Dragon Ball Z Budokai, predominando los combos sobre cualquier otra cosa. Esta serie de juegos se caracterizaba en  el centrarse en combates cerca de nuestros oponentes, poniendo a nuestra disposición una cantidad más aque aceptable de combos diferentes. Desgraciadamente los combos que tenemos disponibles en el juego que nos ocupa, distan mucho de disponer de variedad, ya que únicamente seremos capaces de realizar uno (y todavía gracias) aporreando sin parar el botón de ataque (que al menos es bastante vistoso). El otro botón del que disponemos, nos permitirá hacer un ataque que nos permite romper la guardia del rival, por si se está protegiendo.

El otro estilo de lucha, a distancia, está ligeramente más basado en los posteriores y más actuales Budokai Tenkaichi o Raging Blast, donde nos encontraremos que tenemos que lanzar series sucesivas de bolas de energía con un botón, y con otro una bola ligeramente más poderosa para conseguir cargar la energía de ataque especial.

Como rasgo común en ambas situaciones de lucha, para pasar de un estilo a otro, no basta con alejarnos del rival. En su lugar debemos activar una secuencia nosotros mismos para cambiar de distancia, o realizar un combo. Si estamos cerca del rival, e intentamos realizar un ataque especial como el Kame Hame Ha, se activará dicha secuencia para alejarnos del enemigo y soltar el ataque. De la misma forma, pasará lo mismo si estamos situados lejos e intentamos un ataque especial de combos, que activará la secuencia para acercarnos. Si la secuencia tiene éxito (determinado por una elección pares-o-nones con el rival), el ataque se desencadenará sin problemas, si no tiene éxito, el enemigo lo detendrá.

A la hora de recibir un ataque especial del enemigo, se nos desplegará un menú en pantalla que nos dejará optar por una opción entre 3 disponibles si nuestra barra de Ki es lo suficientemente elevada: protegernos para disminuir el daño, hacer un subterfugio/bloqueo total del ataque, o realizar un contraataque que acaba en un enfrentamiento de magias (que como no podía ser de otro modo, se resolverá viendo quién pulsa el botón mas rápido). Este sistema de protección ante un ataque especial está basado en lo que podíamos hacer en los antiguos Dragon Ball Super Butoden de SNES, o Dragon Ball Bu Yuu Retsuden de Sega Mega Drive con una simple combinación de teclas.

Otro punto a tener en cuenta a nivel global, es que si encadenamos un combo de 3 golpes seguidos (tanto a corta distancia con golpes normales, como con bolas de energía si nos encontramos a mucha distancia del enemigo), aparecerá la opción del pares-o-nones de la que hablaba antes. Si nuestro rival escoge lo mismo que nosotros, la acción se cancela y nos contraataca, mientras que si escoge la elección que difiere de la nuestra, pasamos a realizar la encadenación final de golpes (los vistosos vamos).

También debo mencionar que existe un método de lucha alternativo en algunos combates puntuales, que son contra algunos enemigos gigantes, en su gran mayoría procedentes de las OVAs de la serie. Estos se presentan como enemigos gigantes que deberemos esquivar de forma reiterada hasta que en un momento concreto, podamos conectar nuestros golpes. Una vez les hayamos infligido un daño determinado, pasarán a sucederse varios QTE, durante los cuales deberemos accionar varias secuencias de botones que acabaran por derrotar a nuestros enemigos.

Aparte de todo esto, es un Dragon Ball en toda regla: colisiones de poderes, desapariciones a tutiplen, y muchos intercambios de golpes aderezados con muchas bolitas de energía.

Quíteme un poco de brillo, por favor

El nivel gráfico mostrado en este juego debo decir que no se aleja demasiado de lo ya mostrado en el título anterior, Dragon Ball Raging Blast 2. Los extraños brillos que presentaban los personajes en esa edición, no aparecen de forma tan acentuada, pero aún hay algo que todavía no acaba de convencer, e incluso hay quien opina que los modelados de los personajes del primer Raging Blast estaban ligeramente mejor realizados. Aún con todo, el nivel general es bastante bueno, con algunos momentos destacables, como los enfrentamientos contra enemigos gigantes.

Los escenarios vuelven a aparecer dispuestos a romperse cuando les toca, pero su nivel de detalle no cambia en demasía con respecto a entregas anteriores, así que tampoco ofrecen nada digno a destacar, salvo el efecto de los ataques especiales sobre ellos, que los dejarán bastante destrozados.

En cuanto a la música, tampoco nada nuevo en el horizonte. Cortes muy similares a entregas anteriores nos acompañarán en todo tipo de situaciones, adecuándose a ellas. Las composiciones tienen un nivel aceptable, y harán más agradable el avanzar por el juego sin llegar a cansarnos. Además, también nos encontraremos con un detalle que es de agradecer, que es el tema Cha-La-Head-Cha-La (más conocido por estos lares como Luz, Fuego, Destrucción), canción original de la serie como pista en la banda sonora y en el opening del juego.

Los efectos sonoros también se presentan con una buena calidad en este título, con lo que asistiremos a todo un festival de golpes, teletransportes, lanzamiento de ondas de energía y demás filigranas. Las voces pueden escucharse tanto dobladas en inglés, como en japonés con su doblaje original; todo ello aderezado con sus correspondientes subtítulos en castellano.

El nivel de originalidad de este título, tampoco varía mucho de sus precursores. Tal y como he comentado, el sistema de combate hereda muchas cosas de otros juegos anteriores, pero lo hace de una forma que parece inacabada, y la falta de variedad en los combos de forma inexplicable despues de la gran variedad existente en otras entregas, no es comprensible.

A nivel jugable, se podría decir que es de los más fáciles de controlar de todos los juegos de Dragon Ball que han existido hasta la fecha, dado que no hay que seguir una mecánica complicada para conseguir realizar las acciones. Únicamente hay que aporrear al mismo botón una y otra vez, o cambiar a otro en el momento adecuado. Supongo que la inclusión del sistema del pares-o-nones es lo que posibilita este hecho, pero también es verdad que el nivel de entretenimiento sale afectado por ello. Tener que realizar las mismas acciones una y otra vez, al final termina cansando, y lo que en un principio pudiera sorprender, acaba por hacerse cansino y repetitivo.

Conclusión

En definitiva, este Dragon Ball Z Ultimate Tenkaichi no viene a dejarnos con la boca abierta. Si bien puede sorprender al principio con lo que parece ser un estilo de combate rápido y desenfrenado, despues de jugarlo deja ver todos sus fallos, como puede ser su repetitivo estilo de lucha. Aún queda por llegar el juego de Dragon Ball en la generación actual de consolas que nos haga quitarnos el sombrero, como quizá sí hizo Naruto al pegar el salto de PS2 a PS3 con su Naruto Ultimate Ninja Storm.

Pros

  • Espectacularidad a la hora de los combates
  • Escenas de anime completamente actualizadas
  • El retorno del modo Historia
  • Facilidad de manejo

Contras

  • Su nuevo sistema de lucha acaba cansando
  • Gráficamente no impresona en exceso
  • Que metan personajes de GT pero no de la Dragon Ball original
  • Que comiencen a sobreexplotar la franquicia con lanzamientos excesivos

Facebooktwitter

4 respuestas a «Análisis: Dragon Ball Ultimate Tenkaichi»

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Buen análisis Sergio¡¡¡ Es una pena que esten quemando con malos juegos este anime, con la cantidad de seguidores que tiene y haciendo un producto de mejor calidad podrian arrasar, pero haciendo esto lo que están consiguiendo es que tengan mala fama.

  3. Yo la verdad es que me he quemado MUCHISIMO con Dragon Ball, estoy hasta ahí. Ya es que han hecho que me pase casi como con Mario, si hay algun juego…. lo mas bueno que van a recibir de mi es un «me deja indiferente» o con suerte que lo mire de reojo pero no tocarlo xD.

  4. Totalmente de acuerdo con la review chen y nixitro con Sonic esto no pasará por muchos juegos del erizo que puedan hacer :-p

Deja un comentario