Análisis: Fórmula 1 PSVITA

Codemasters nos trae uno de sus títulos estrella para el catálogo de lanzamiento de Playstation Vita, la pasión por el motor a tamaño reducido en unos monoplazas que pretenden transportar las vivencias de sus hermanas mayores al trayecto de casa al trabajo o a la universidad.

Como es lógico no procederemos a analizar los modos de juego ya existentes en la versión de sobremesa debido a la existencia de un análisis en Generación Pixel, disponible en este enlace.

La aparición de un titulo como Fórmula 1 en un catálogo inicial de Sony ya es algo que viene de lejos, pero posterior a eso Sony perdió los derechos sobre la licencia, cayó en manos de Codemasters, que hasta ahora ha parecido tratarla con mimo.

Para la versión portátil, se ha querido poner toda la carne en el asador y trasladar todos los modos existentes en las versiones mayores. Los modos sencillo como la carrera rápida y la contrarreloj, idóneas para alguna partida rápida y esporádica, el modo  Gran Premio para los que busquen algo más especializado, el modo Trayectoria donde se busca un poco más de calma a la hora de jugarlo y no perder ni un segundo a la hora de jugarnos la clasificación de cara a carrera, todo esto con nuestro piloto personalizado por nosotros; o el modo campeonato o el intento de llevarnos lo que se ve en televisión a nuestras pequeñas pantallas.

A parte de los modos de juego nombrados anteriormente está también el modo desafíos, algo que creemos muy apropiado para el tipo de consola que es. Este modo nos brinda una serie de retos rápidos y entretenidos los cuales deberemos ir superando para poder acudir a los de rango superior, variedades de acciones a nuestra disposición para hacer de este un modo divertido y rápido de jugar, cruzar tantos checkpoints como puedas antes de agotar el tiempo y otra serie de retos que nos pondrán en tensión durante un rato.

El modo multijugador del título está disponible tanto en infraestructura como en red local y nos permite carreras de hasta 4 jugadores tanto en modo carrera, en modo contrarreloj y el duelo de constructores. El principal hándicap de este modo es la ausencia de jugadores en línea prácticamente a todas horas, un panorama desolador cada vez que se entra al menú on-line.

Si por algo se caracteriza esta saga de conducción es por su sensación de realismo a la hora de trabajar sin ayudas en pista, donde una mínima pérdida de concentración supone la salida de pista al 100%. En eso reside la magia de esta saga, intentar ofrecernos la máxima similitud con los monoplazas reales que son prácticamente incontrolables a altas velocidades.

Pues bien, todo lo comentado en el párrafo anterior ha quedado absolutamente en el olvido, no existe ningún tipo de dificultad en la conducción, tanto si quitamos ayudas como si ponemos la IA en experto. El juego es un auténtico paseo en su máximo nivel, sobre todo para los jugadores que estén acostumbrados a juegos de simulación o mismamente a otros juegos de esta saga.

Cualquier atisbo de simulación es mera imaginación por parte del jugador, la dinámica del coche no hace prácticamente nada, pisar un piano no te hace ganar segundos o perderlos. Sin duda una gran decepción para los que esperaban ver el juego de consolas de sobremesa en la portátil, que por supuesto está sobradamente para hacerlo.

Como punto positivo en la jugabilidad, quizás este toque arcade sea algo más apropiado para la consola en cuestión, pero realmente el que va a buscar esta licencia lo hace por todo lo que conlleva.

No hay otras palabras para describir el apartado gráfico del juego en una consola como PsVita. La nueva portátil de Sony ha demostrado cosas impresionantes y estamos hablando tan solo de su catálogo de lanzamiento, por lo cual estamos afirmando que Vita sería capaz de hacer el aspecto gráfico a escala 1:1 con respecto a las versiones de sobremesa. La cruda realidad es bien distinta.

El modelado de los monoplazas es bastante triste, aunque a decir verdad poco modelado tiene, todos son formas cuadradas dentro del vehículo. La recreación de los circuitos está un nivel por encima, pero sigue estando muchísimos niveles por debajo de lo que creemos que puede mostrar PsVita. Los golpes y daños solo se centran en 2 zonas, paragolpes delantero y trasero, parece que el monoplaza a nivel visual no puede perder otras piezas, que vayan llamando a Ferrari para darles el secreto. La vivencia en boxes es nula e inexistente, salimos a pista en vuelta lanzada, por lo cual la animación de sacarte del garaje desaparece.

En definitiva, un apartado gráfico que para una portátil está muy bien, pero si tenemos en cuenta que Vita tiene de portátil el tamaño pues claramente vemos que no le hace justicia para nada, y que directamente parece ser un juego porteado de la versión de Nintendo 3DS.

Codemasters ha querido hacer caja reciclando otra versión del juego, pero que sin duda no es una versión adecuada para el sistema que tenemos entre manos.

A pesar de todos los puntos negativos sacados al juego, no es una mala versión portátil de la máxima competición de monoplazas y seguro que dará entretenimiento a más de uno, únicamente no hace justicia a lo que se podría mostrar verdaderamente.

Pros

  • Un poco de Fórmula 1 en la palma de la mano
  • El modo desafíos, muy acertado

Contras

  • Apartado gráfico muy mediocre
  • Demasiado arcade
  • Online desierto
  • No aprovecha la potencia de la máquina

 

Facebooktwitter

Deja un comentario