Análisis: Deep Black Reloaded

Me encanta el género Shooter, suelen ser siempre una delicia, y este que nos ocupa no deja de sorprendernos y agradarnos, con su iniciativa de llevar los disparos esta vez a un nuevo entorno. El agua.

En este caso los estudios Biart, ha decidido innovar en lo referente al medio donde se desarrolla la acción, y dar una vuelta de tuerca en lo que a juego de acción se refiere. Todo esto en tercera persona. Centrando todos sus esfuerzos en recrear el combate armado en el medio acuático, aunque también pondremos los pies en el suelo, y realizaremos alguna parte de las misiones en tierra.

Esto hace, que nos surgiese gran interés en comprobar que habían logrado con esta premisa como idea principal, y en que se habían quedado a medio camino durante su desarrollo.

Veamos pues a que conclusiones he llegado.

Tras una serie de imágenes explicándonos la situación actual en el mundo para que nos contextualicemos un poco a nosotros mismos. Rápidamente en Deep Black Reloaded nos sumergimos en el papel del mercenario Pierce, experimentado soldado de asalto subacuático retirado, que ha aceptado la misión de infiltración y rescate en la base de unos terroristas enemigos que tienen retenidos a una serie de rehenes.

Como el mismo soldado, según va sucediéndose la misión inicial nos encontramos un poco perdidos, carentes de información, solo y llanamente la justa y necesaria para completar con éxito nuestro cometido. Pero resulta que todo esto tenía su explicación pues realmente nos encontramos un laboratorio armamentístico, donde están desarrollando una nueva arma de efectos devastadores.

Con esta idea que nos ha explotado en la cara se va desarrollando un argumento que no es nada novedoso, el cual lo podrían haber arreglado o enmascarado con un hilo argumental más innovador y sorprendente para el jugador. Pero bueno, en este caso lo que nos vendió el juego nada más verlo fue el agua, aunque no sé yo si lo compensa, lo descubriremos en el apartado grafico y el jugable.

La duración del juego es la media actual establecida para el género de 8-9 horas, que teniendo en cuenta el desarrollo argumental, es más que suficiente.

Biart no se ha complicado ni un ápice con el diseño de controles del juego, debido a que las acciones las vamos a realizar bajo el agua. Deep Black Reloaded es un autentico shooter arcade y basa todo su éxito, en la jugabilidad y la representación gráfica del agua.

El movimiento en el juego está basado en un propulsor que nos moverá por los angostos pasillos en los que nos encontremos. Su manejo es sencillo e intuitivo, con barra de recarga cada vez que lo usemos unos 5 seg. Luego a partir de ahí usaremos una especie de sistema de coberturas que nos recordara al Gears of War por ejemplo, que harán que solucionar el resultado del juego no se a tan fino.

Una de las cosas curiosas es que no podemos saltar, hecho que me parece curioso cuanto menos. Pero eso sí, sí podemos disparar, que es de lo que se trata aquí. Tendremos a nuestra disposición muchas armas, como por ejemplo; pistolas, ametralladoras, escopetas, granadas, etc, así como de nuestro arpón con el que no solo realizare muertes, si no también algún tipo de éxito.

El diseño de niveles llega en algún momento a parecernos demasiado monótono, debido a que terminan pareciendo extensas líneas rectas en las que apenas podemos variar nuestro plan de algún. Esto al principio pasa desapercibido, pero con el paso del tiempo se va convirtiendo en anodino. La inclusión de recorrer alguna zona por tierra firme para soslayar este error, no hace sino que nos demos cuenta de otros fallos jugables como puede ser el control de nuestro personaje, ya que se apreciara una fluidez de movimientos restringida en comparación con la mostrada en el agua.

Últimamente en muchos shooters, se ha puesto de moda poder evolucionar nuestro personaje según vamos avanzando. Esto para mi hubiese sido un gran acierto que en Deep Black echamos en falta. Apenas encontraremos algún arma nueva que utilizar y poco más. Ese añadido haría que dedicásemos más horas.

La IA del juego tampoco ayuda para crearnos algún reto, pues sus movimientos son previsibles, simples o mal llevados, por ejemplo reseñar que los combates cuerpo a cuerpo, si estamos en plena ejecución del comando F para matar al adversario, estamos desprotegidos ante los demás. Y puede llegar a resultar exasperante si hay muchos.

En los 40 niveles se echan en falta algún tipo de puzzle que resolver, si acaso disparar con el arpón para activar algún tipo de puerta.

Cuando nos enfrentamos a los drones, tendremos dos opciones para acabar con ellos, una será utilizar toda nuestra pericia y puntería para esquivarlos con nuestro propulsor, o simplemente esperar a que nos alcance y realizar un contraataque basada en nuestra respuesta, que consistirá siempre en pulsar la tecla F rápidamente. La primera será la más entretenida y la segunda acabara siendo inclusive aburrida, pues siempre es lo mismo por muy avanzados que estemos.

Los jefes finales en cambio requerirán de toda nuestra pericia y le darán una nueva perspectiva a los combates tras haber aniquilado unos cuantos esbirros, por lo que nos sentiremos realizados.

Comentar que la curva de dificultad en el juego no está todo lo pulida que nos gustaría que estuviese. En algún momento me parece que la dificultad es gratuita y puede llevar a que se vuelva un poco aburridas algunas situaciones, y como decía antes sin puzzles ni combates más enrevesados hay momentos que te parecen muy simples.

Deep Black Reloaded, dispone de un modo online, aunque hay que decir que como ocurre en muchísimos juegos, la opción multijugador esta de relleno. Apenas algunos mapas, y los modos de juego más simples, lucha por equipos y todos contra todos. Para variar la gracia está en que se desarrolla en el medio acuático.

He aquí la razón por la que jugamos a Deep Black Reloaded, he aquí el sustento del título que hace que sea un titulo normal y pase a ser un titulo interesante.

En su apartado grafico podemos visualizar grandes aciertos y algún claro oscuro.

Empecemos por lo bueno, que en este caso son los entornos acuáticos, que realmente es donde vamos a pasarnos la mayor parte del tiempo. En este entorno podemos observar un cuidado diseño artístico del medio, que nos hará imbuirnos de lleno, con una orientación clara al futuro, siendo la elección de la tercera persona como cámara una gran elección para que podamos advertir todas las animaciones de movimiento, que si bien con nuestro personaje, están muy bien construidas, en algún elemento enemigo ya no tanto.

También podemos fijarnos como caen otra vez en su mismo error demostrando que todos sus esfuerzos los han hecho en el plano acuático del título, pues notamos como el diseño y las animaciones presentadas en tierra firme tienen cierta caída de calidad comparadas con las otras. No sé que les hubiese costado solucionar o pulir esto.

El motor gráfico cumple sin dejarnos absortos ante lo que vemos, pero tampoco juega en las grandes ligas de los shooters ni lo pretende. Los efectos de alguna textura liquida son más que reseñables, se nota el gran trabajo de Biart tratando de sacar el máximo partido a los líquidos y su dinamismo en 3d, Los efectos que estos producen en el agua según la artístico que realicemos , dan mucha consistencia al trabajo realizado.

Se podría decir que han conseguido lo que pretendían en lo que a gráficos se refiere, y no es nada menos que implementar la artístico en el agua y recrearla convincentemente, pero para bien y para mal nos damos cuenta que la superficie hace que nos demos cuenta de todos los pormenores.

Este apartado pasa sin pena ni gloria por nuestros sentidos. El juego está presentado en ingles ,con subtítulos, con el guión tan plano no se puede pedir más a los dobladores, pues nunca da pie a que se luzcan. Cabe destacar las muertes y sus sonidos guturales.

No siempre hay una banda sonora, y cuando la escuchamos termina siendo repetitiva y sin alma, solo manifestándose en algún momento puntual con algo de entusiasmo. Ttambién se echan en falta efectos de sonido como los cargadores al recogerlos o al activar determinados botones.

Los efectos sonoros acuáticos se nota en ellos, un intento por hacerlos mejores que el resto cosa que no es difícil.

Un llamamiento a los equipos de desarrollo desde aquí. Y es que sin duda si tienen que recortar gastos para el desarrollo de un juego no tiren siempre del mismo lugar. El apartado sonoro es importantísimo ya que sin ellos, los apartados gráficos y jugabilidad pierde credibilidad, si no están acompañados de una BSO como es debido. No digo que contraten a Hans Zimmer, pero algo podrán hacer, más que ser mediocres.

Sin duda el juego Deep Black Reloaded, será un titulo que no nos dejara indiferentes ni mucho menos, debido a su interesante propuesta. Siempre es de agradecer la innovación en cualquier género, y si se consigue el objetivo hay que elogiarlo. Tampoco podemos olvidar los fallos que tienen en cuanto diseño, pero he de decir que la mayoría presumen ser debido a la insistencia en conseguir la excelencia del medio acuático, dejando en evidencia la superficie y sus errores.

Mientras sean errores de este tipo, no nos quejaremos, y os insto a que probéis este shooter en tercera persona que teniendo en cuenta que su objetivo no es nadar con los tiburones que dominan el género, si dejará una impronta entretenida durante el tiempo que estéis jugando con él.

 Pros

  • La dinámica de fluidos
  • Nadar es divertido
  • Descubrir todos los usos de un arpón.

 Contras

  • Que la luz del sol siente tan mal a los movimientos de nuestro mercenario
  • La banda sonora y las muertes de los enemigos.
  • El guión, no hay q ser Tom Clancy pero vaya, algo mas se puede hacer.

Share

One Comment

Deja un comentario