Tras su paso por la plataforma de descarga de PlayStation 3, llega a PC, uno de los grandes productos independientes que ha tenido durante todo este tiempo la plataforma de Sony, os hablamos de Rocketbirds: Hardboiled Chicken, el juego de acción y puzles, donde controlaremos a unos belicosos pajarotes, en una aventura cercana a las míticas películas de acción de los años 80 y 90, la cual ha sido desarrollado por el estudio Ratloop.

Así que si queréis disfrutar de pájaros, guerra y alguna que otra sorpresa más, no dejéis de leer el próximo análisis, ya que es un juego que para los que no lo conozcáis os sorprenderá.

 

HISTORIA

La historia es original, en el sentido de quienes la protagonizan y el inteligente rol que le da a cada uno de los personajes que forman parte de ella, ya que como ya os hemos comentado, es una historia donde encontraremos pájaros humanizados.

En este curiosos mundo, nos pondremos en el papel de Hardboiled, un soldado de fuerzas bastante especiales que se impondrá la misión, por distintas razones personales, de acabar con el dictador pajaruno Putzki de la raza de los pingüinos, el cual tiene bajo su régimen y mandato a Albatropolis.

Tanto la narrativa como la forma de encaminar la historia son interesantes, con algunos detalles argumentales bastante currados, y siempre acompañado de una narrativa que sin demasiadas parafernalias llega a interesar y hacer de esta historia creíble.

Por cierto, como ya os contaremos posteriormente el juego posee una historia para su modo cooperativo, en la cual deberemos de rescatar a una joven pajarita hija del general.

JUGABILIDAD

Rocketbirds posee un apartado jugable bastante clásico, pero con alguna que otra sorpresa. Por un lado encontraremos en la mayoría de capítulos, el clásico juego de puzles, plataformas y acción bidimensional de scroll horizontal y vertical, donde deberemos ir realizando diferentes actos, pulsando ciertos interruptores, buscando posibles accesos, y demás cosas clásicas en el género.

Y por otro lado nos encontraremos con unas curiosas fases al más puro estilo juego de naves, donde controlaremos a nuestro protagonista impulsado por un cohete, y donde deberemos derribar a otras unidades aéreas armadas hasta los dientes.

La mezcla de ambos dos, es tremendamente divertida, y nos saca en muchos momentos de la monotonía de un juego clásico de puzles y acción, para darnos un soplo de aire fresco.

El control de nuestro personaje lo podemos dividir al igual que anteriormente en dos parte, ya que las dos poseen mecánicas muy especificas y diferenciadas. Cuando nos encontremos en las fases normales de acción y puzles, tendremos las posibilidades de movernos, agacharnos, disparar, lanzar granadas, activar y recoger objetos, y muchas más situaciones que nos encontraremos. Todas estas se realizarán con suma sencillez, y desde un principio nos serán bien indicadas, pudiéndosele echar solo en cara el movimiento tan brusco que poseerá nuestro protagonista, llegándonos a veces a ser un problema, ya que no terminaremos de controlarlo todo lo bien que nosotros quisiéramos. Además, no será ese el único problemilla, ya que el disparo de las armas, es algo impreciso, siendo una pena que fallen en algo tan sencillo.

Hay que comentar dos detalles importante en lo que al control del personaje en esta parte jugable se refiere, ya que influirán en mayor o menor medida en el desarrollo de la acción. Por un lado contaremos con la posibilidad de camuflarnos en ciertos lugares sombríos, lo cual nos servirán como cobertura para las balas, y por otro lado, deberemos de hablar del rodar de nuestro personaje, el cual se vuelve imprescindible en muchos momentos, y el cual por desgracia es también bastante brusco.

Pasando al control de las fases aéreas, este se realizará solo con dos botones de acción, por un lado el de propulsión y por otro el de disparo, además de un control de 360º en lo que al control del pájaro se refiere, el cual por cierto se controla, a diferencia de la otra parte, de una forma muy correcta.

Pasando al tema armamentístico, el cual como veréis, posee una de las cosas más interesantes del juego. En primer lugar, encontraremos varias armas a lo largo del juego, las cuales van desde una simple pistola, a fusiles o recortadas, pasando por granadas, las cuales no son especialmente variadas pero que cumplen con crece lo necesario en un juego de estas características. Además hay que decir, que cada una de ella posee unas diferenciaciones a nivel de daño y de distancia de disparo.

Pero si hay que destacar especialmente un arma a lo largo del juego, no es otra que las granadas de control mental. Son una granadas que al lanzarla cercanas a un enemigos, nos permitirá tomar el control de este, y con ello llegar a sitios que por nuestros propios medios no llegaríamos, además de pasar desapercibido entre los enemigos al ser un pájaro de su mismo bando.

El armamento a lo largo del juego no será infinito, por lo que deberemos recoger ítem de munición para recargar las armas, ya que si llegamos a su fin, tendremos un gran porcentaje de morir.

Hablando de muerte, ciertamente no nos encontramos con un juego que sea difícil en ningún momento, siendo sencillo salir airoso de cada una de las situaciones donde nos encontremos, especialmente de los enemigos los cuales no son excesivamente inteligentes. De todos modos, en el caso de morir contaremos con cantidad de puntos de control, además de un número interesante de botiquines que iremos encontrando a lo largo del escenario.

El juego tendrá una duración de unas cinco horas, pero todo no acabará tras la campaña principal, y que como especial y divertida opción, contaremos con una campaña paralela, en la que podremos jugarla junto a un amigo de forma cooperativa, y la cual será especialmente disfrutable, aunque poseerá los mismo problemillas de control que en la otra. Pese a ello, es la parte más divertida del título.

APARTADO TÉCNICO

  • Apartado visual

Rocketbirds posee una estética la cual nos recordará por un lado a las series de animación y por otro lado a los míticos juegos flash, haciendo de los dos un conjunto bastante llamativo a nuestras vista.

Los escenarios, aun no siendo excesivamente detallado especialmente por encontrarnos en muchos de los casos en cuarteles militares, poseen bastante encanto y tienen un efecto de profundidad, pese a ser bidimensionales muy llamativo. Además si a ello le unimos los buenos efectos de luces que posee el producto, destacando especialmente algunas escenas de tormenta, nos encontramos ante unos escenarios muy llamativos.

En cuanto a los personajes, poseen un diseño artístico muy especial, con formato de dibujo animado para adultos, los cuales poseen unas buenas animaciones, a excepción de cuando comienzan a desplazarse, las cuales se vuelven bastante bruscas y robóticas. Pese a ello el aspecto es tremendamente llamativo, y nos hará disfrutar de cada momento que los observemos.

  • Apartado Sonoro

Si hay que destacar algo especialmente de este apartado, es la muy buena banda sonora que posee el juego, en especial una canción de un grupo de rock independiente llamado New Rock Revolution, la cual nos acompañará en los momentos más emotivos e interesantes de la historia, y la cual le viene como anillo al dedo a la aventura.

Por el resto decir que el juego viene subtitulado al castellano, los cuales vienen mezclados con los curiosos sonidos de que realizan las aves al hablar en un idioma muy especial.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Rocketbirds: Hardboiled Chicken, es una experiencia muy gratificante y divertida, con esa perfecta mezcla entre los clásicos juegos bidimensionales de acción y puzles, pero con una estética más moderna y madura. Siendo un producto que pese a algunos fallos en su control, es una magnifica opción para disfrutar de nuevas ideas y de nuevos universos, todo acompañado de un buen apartado técnico que nunca está de más.

LO MEJOR:

-El original mundo pajaruno

-La narrativa del juego

-Visualmente gusta

-La banda sonora

LO PEOR:

-Problemas con el control

-La dificultad es escasa

Facebooktwitter

Deja un comentario