La saga que más se ha ido demacrando con el tiempo es Resident Evil, quien sabe si para parecerse más a sus protagonistas y que más boom causaron a la industria, los zombis, o simplemente se ha ido desgastando porque Capcom ha querido llevarla por caminos insospechados para adecuarla a los tiempos que corren.

La única realidad conocida en esta saga es que tras Resident Evil 3, con algún que otro atisbo de luz como sucedió con Code Verónica X, y el experimento éxitoso en cuanto a planteamiento en Resident Evil 4, lo demás ha quedado en mera acción sin sentido en la quinta entrega.

Veamos si las promesas de una dulce mirada al pasado en esta sexta entrega son ciertas.

TRIPLETE DE HISTORIA

Ya de golpe y porrazo nos encontramos con algo que a priori puede ser cuanto menos llamativo, no sabemos si para bien o para mal, pero el planteamiento en cuanto a historia se refiere en Resident Evil 6 dista enormemente de lo tradicional.

Nos encontramos con un planteamiento de campañas individuales, tres para ser más exactos donde encarnaremos a Leon y Helena Harper en una, Chris Redfield y Pier Nivas, y por útlimo Jake Muller y Sherry Birkin.

Todo comienza de manera apoteósica, nos vemos involucrados junto a Leon en un modo “tutorial” podríamos llamarlo, que no se trata exactamente de eso, pero hasta que ayudemos a Helena básicamente iremos tomando contacto con la situación. A partir de todo esto descubrimos algo relacionado con el presidente de los Estados Unidos.

Con Chris y Pier daremos un largo paseo hasta alcanzar el continente Asiatico, más concretamente en China, lugar donde bajo un mandato militar debemos averiguar ciertas cosas y apaciguar las principales ciudades debido al caos que ha causado el virus.

Por último visitaremos Europa con Jake y Sherry, la cual ha crecido un poco desde la última vez que la vimos (aparición en el mítico Resident Evil 2), esta visita dara también una salida a la historia con el personaje principal.

UN RING LLENO DE ZOMBIS

Como explicamos anteriormente, la vida cambio para la saga Resident Evil a partir de su tercera entrega. La saga parecía necesitar un cambio de aires en cuanto a jugabilidad o por lo menos eso pensaron las cabezas pensantes de Capcom a la hora de sacar algo fresco e innovador al mercado.

La salida al mercado de Resident Evil 4 supuso un antes y un después en la saga, era el cambio de las cámaras prefijadas por los escenarios, que tanto temor causaba en algunas situaciones, a la cámara en continuo movimiento tras el personaje, algo por encima del hombro. Por aquel entonces el juego supuso algo innovador además de ofrecernos uno de los mejores juegos de la saga hasta la fecha sin duda alguna.

Se quiso seguir ampliando la experiencia, innovando con un toque más arriesgado para el tipo de juego que teníamos entre manos. Un survival horror jugado en compañía, una experiencia muy entretenida pero que sin duda le quita tensión al asunto.

Resident Evil 6 continua la estela marcada por Resident Evil 5, un cooperativo completo con ciertas zonas de la misión donde debemos separarnos de nuestro compañero, por cortos periodos de tiempos no vaya a ser que nos hagamos caca encima. Además, volvemos a recordar viejos lugares como Racoon City, sin olvidar que volvemos a la oscuridad, nada de ese sol abundante de África. Lo que sin duda puede sonar chocante es la cantidad de llaves que podemos hacerle a un zombi, en ocasiones da la sensación de estar jugando a un juego de lucha libre total, donde cercenarle la cabeza a un zombi de una sola patada giratoria al más puro estilo Chuck Norris es posible.

Ya a modo de anécdota para no alargar esto mucho más, aunque esto sea realmente lo importante para nuestros lectores y seguidores de la saga, se prometió la vuelta a esos puzles que tanto nos hacían quebrarnos la cabeza antaño. Si bien es cierto que los puzles han vuelto, en la caja del Puzle pone de 3 a 5 años y 20 piezas, puzles simplones hasta decir basta, donde correr de un lado a otro es lo que prima, a excepción de un par de ellos interesantes.

Los quick time events siguen intactos, y en esta ocasión en muchas situaciones continuadas, como por ejemplo estar en el metro y tener que esquivar cada X segundos el tren que te puede venir por cualquier lado.

Podemos decir sin temor a equivocarnos y que nos echen a los leones que Resident Evil 6 en su faceta jugable que es al fin y al cabo lo que da la esencia propia a un juego y en este caso a toda una saga, esta entretenido, pero no deberíamos llamarle Resident Evil, en este jeugo ya no queda ni una gota de lo que surgió en la idea de Resident Evil allá por los 90.

LA OSCURIDAD REGRESA

Tras alucinar muy mucho con el aspecto visual de Resident Evil 5, el rincón africano supuso una buena carta de presentación, la luz del sol hacía que todo detalle se viese mejor, exceptuando los fallos con el vsync (sincronización de imagen) en cierta versión.

En la actualidad con Resident Evil 6 volvemos a la oscuridad, una de las piezas clave para crear miedo, pero en este caso también para perder calidad global. El juego pese a no lucir mal da la sensación de perder calidad en cuanto a su predecesor. Texturas en los escenarios y muchos objetos pobrísimas, viéndose sobre todo en coches por la ciudad que como mucho tendrán 4 polígonos contados.

Las animaciones tampoco están demasiado conseguidas, algunas pueden llegar a ser esperpénticas, como felicitar al compañero con el pulgar arriba, que ya fue objeto de mofa en un programa americano. Si ya jugamos en línea con algún amigo, la situación se endurece, algunas animaciones como zombis saltando que hacen saltos relámpago para atrapar aire.

Pese a las negatividades que le estamos sacando, el juego en conjunto no luce mal, el problema es que estos fallos marcados desmerecen demasiado el resultado final en caunto al aspecto gráfico del mismo.

Y POR FIN NOS TOCABA

Abrir la carátula de la versión de Xbox 360 y encontrar un disco de instalación para… una sorpresa que ya habíamos vivido con Resident Evil Revelations, los protagonistas por fin hablan nuestro idioma.

Como siempre vendrán muchos haters a soltar bilis sobre este asunto, pero tranquilos, la posibilidad de jugar con las voces originales también está ahí, la opción del doblaje es para las personas que comprenden el trabajo que esto conlleva, además de la buenísima calidad en actores de doblaje que poseemos en este país, aunque a los Españoles se nos da muy bien tirar por tierra lo nuestro elevando al vecino siempre.

Por lo demás, el aspecto sonoro del juego cumple sin más, sonidos de armas, zombis al acecho, pisadas en depende que tipo de material.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Resident Evil 6 se convierte en términos generales en un juego bueno y entretenido, además de que sus campañas individuales lo hacen más longevo que de costumbre y es de agradecer. Aunque analizándolo como lo que es, un juego perteneciente a una saga de renombre, debemos ser francos y decir lo obvio, el juego es simplemente un párrafo más en la carta que Capcom recibiría como muestra de que esto no tiene nada que ver con lo que la saga fue antaño, y sin duda no puede considerarse que este sea el camino.

LO MEJOR:

-Una duración más que decente en cada campaña

-El cooperativo con un amigo es una pieza clave

LO PEOR:

-Pérdida de identidad total

-Lucha libre contra zombis

-La IA del compañero es digna de mención

Facebooktwitter

Deja un comentario