Análisis: Hotline Miami

¿Qué hay mejor en el mundo de los videojuegos, que entrar en una sala, ver a tres tíos armados hasta los dientes, ir hacia ellos… y patearle el culo y la cabeza hasta dejarlos más para allá que para acá?… pues si si hay algo mejor, y su nombre es Hotline Miami, o lo que es lo mismo el juego desarrollado por dos jóvenes diseñadores independientes que forman el estudio Damnaton Games.

Un juego que nos regresará a nuestra más traumática infancia, allá por los años 80, pero con una crudeza y brutalidad que no pudimos ver por entonces. Así que si sois de aquellos que vivisteis esa época y echasteis de menos juegos para verdaderos hombres aquí tenéis Hotline Miami y su análisis.

HISTORIA

La historia del juego es de lo más enrevesada y de libre interpretación que hayamos visto en mucho tiempo, ya que de principio a fin nos encontraremos con cantidad de dudas y momentos extraños que no dejaremos de preguntarnos cientos de veces ¿Por qué?.

El argumento del juego nos pone en el papel de un asesino, rodeado de un mundo totalmente alocado, con momentos de lo más controvertido, con personajes tremendamente raros, con una historia que nos constará trabajo entender, pero ante todo con cantidad de matices y de momentos que hacen de este, uno de esos juegos con una historia que nos deja marcado, y que recuerda muy de cerca a ese cine de series B o de alguna que otra opera prima, donde la violencia desmesurada es la trama principal.

TARANTINO ESTARÍA ORGULLOSO

Hotline Miami nos presenta un juego al estilo de las escuelas más clásicas de los años 80. Un juego con perspectiva cenital, donde nos moveremos por una serie de edificios con el único fin de destruir y machacar a todo enemigo que se nos cruce en nuestro camino, con la utilización de toda clase de armas tanto de fuego como blancas.

Las mecánicas como ya veis serán sencillas pero tremendamente adictiva. Casi todas las situaciones comenzarán con una simple llamada al teléfono de nuestra casa, la cual nos pondrá en situación de lo que debemos hacer en el siguiente encargo.

Una vez llegamos al sitio de la segura masacre, debemos analizar con detenimiento los alrededores del edificio, y ver lo que nos espera dentro de él para trazar así nuestra estrategia de aniquilación. Una vez todo pensado, nos dirigiremos al interior del edificio, y con todo lo que vayamos encontrando propicio para machacar a una persona lo iremos utilizándolo, hasta que limpiemos toda la planta o edificio de seres vivos.

Eso sí, no os preocupéis si os casa ansiedad la constante orgia de vísceras, violencia y sangre, ya que de vez en cuando tendremos momentos de más tranquilidad, donde disfrutaremos de interesante y raras conversaciones con los personaje que serán parte de la fauna de este juego.

El control será tremendamente clásico, pudiéndose jugar tanto con mando como con ratón y teclado, siendo quizás más conveniente este último. Nuestro personaje además de poderse mover y disparar en 360o también podrá realizar acciones de tirar o coger objetos del suelo, además de poder rematar a las víctimas que aún estén conscientes. Todo sencillo, fácil de asimilar, solo siendo en algunos momentos no todo lo preciso que deseásemos, cosa que a los nostálgicos nos hace excitarnos más.

Como ya os imaginareis, el juego cuenta con una buena cantidad de enemigos y de armas.

En lo que respecta a los enemigos, nos lo encontraremos de todas clases y tamaños, desde perros a matones duros de pelar, e incluso jefes de final de fase. Estos reaccionarán con bastante coherencia a cualquier sonido que suceda en los alrededores, cosa que será bien utilizada por nosotros para crear emboscadas.

Por otro lado las armas serán otro de los puntos fuertes del juego, ya que su número será considerable y su variedad también; ya que podemos encontrar armas blancas como cuchillos, machetes, katanas, llegando hasta objetos más de la vida diaria como botellas, tuberías, bate de beisbol, etc.  Para luego pasar a armas de fuego, como pistolas, recortadas, ametralladoras o fusiles; es decir, un autentico arsenal que iremos encontrando y utilizando, ya que con las armas blanca no habrá problema, pero con las de fuego cada una de ellas poseerá un numero de munición limitado.

El diseño de escenarios es bastante bueno, ya que estos poseerán una coherencia bastante lograda, ya que sus diferentes lugares y sus variadas posibilidades de superarlos, nos hará que queramos repetir una y mil veces los escenarios hasta conseguir la mejor puntuación, si puntuación, ya que este realizará comparativas de tiempo en el que tardemos en superar el reto, cosa que hace alargar la vida del producto.

En lo que respecta a la dificultad del juego, podemos decir que no es un juego sencillo, ya que sin pensar (e incluso pensándolo) como superar cierto edificio seguramente terminemos con los sexos machacados contra el suelo, cosa que sucederá con muchiiisima frecuencia pero que a la vez se arreglará rápido, ya que el juego nos colocará al principio de la fase o de la zona en el menor tiempo posible, siendo con ello muy entretenido y ágil de jugar gracias a la rápida aparición que tendrá nuestro protagonista para volver a la acción.

Para terminar hay que decir que el juego durará entorno a las seis horas, las cuales nos mantendrán enganchadísimo hasta que las cumplamos, ya que otra cosa se le puede achacar, pero lo que es en cuanto a entretenido y divertido, este Hotline Miami se lleva la palma.

APARTADO TÉCNICO

Como ya os comentábamos, nos encontramos ante un juego con una estética y apartado gráfico muy retro, con una vista cenital, en la cual destacamos esa utilización del pixel en el sentido más clásico de la palabra. Con entornos coloridos y con efectos visuales más cercanos a finales de los 80 principios de los 90.

Tanto el diseño de los personajes como de los escenarios es muy detallado dentro del tipo de estética que estamos hablando, siendo especialmente remarcable la cantidad de detalles que poseerán las diferentes estancias que visitemos, no debiendo de quitar ojo a todos los objetos que en ellas encontramos.

Por el resto, el uso de la sangre será algo muy común a lo largo del juego, por lo que los tonos rojos sobre los escenarios no será algo difícil de ver, especialmente cuando disfrutemos ante nosotros de las muertes y decapitaciones de nuestros enemigos.

En lo que al sonido se refiere, nos encontramos con una banda sonora potente y pegadiza, con temas electrónicos de toque añejo, y perfectamente implementada en los diferentes momentos del juego, pasando de una música verdaderamente acelerada cuando se está produciendo la carnicería a otra más calmada cuando estamos hablando o en lugares más tranquilos.

Esta música siempre irá acompañada de cantidad de efectos de golpes, disparos, etc, de igual contundencia.

Por último decir que el juego nos llega en completo ingles, siendo una pena para los poco puestos en el idioma ya que los diálogos son en muchos momentos algo enrevesados por la incoherencia de la historia.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Hotline Miami es una autentica joya de las que nos han ofrecido este año los productos independientes. Llena de matices adultos, una cruenta historia, unas imágenes de lo más impactantes y ante todo, una extremada diversión y capacidad de enganchar que la verdad hacía mucho tiempo que no lo sentíamos con otro juego.

Si os gusta la acción no os lo podéis perder, además si a ello le unimos que os pueda gustar la sangre, la historia tarantinianas y los juegos ochenteros, este es sin lugar a duda vuestro juego.

Uno de los grandes del año, que será recordado por mucho tiempo. Por fin un juego para auténticos hombres.

LO MEJOR

-La historia enrevesada y brutal

-Entretenidísimo

-Visualmente es muy especial

-La música es contundente y gusta

LO PEOR

-Nos llega completamente en ingles

-Algunas imprecisiones con el control

Facebooktwitter

Deja un comentario