Análisis: A Walk in the Dark

El equipo de desarrollo portugués, Flying Turtle, nos presenta A Walk in the Dark, su nuevo proyecto tras el juego de naves Samarium Wars para plataformas móviles.

En esta ocasión llevan su juegos a PC, y cambian totalmente de registro jugable, ya que A Walk in the Dark es un juego de plataformas, en el que destaca especialmente su apartado técnico. Así que si queréis saber un poco más de esta experiencia que nos quieren brindar desde el país vecino, seguid leyendo nuestras impresiones sobre este A Walk in the Dark.

HISTORIA

El juego nos cuenta de la joven Arielle y su pequeño y oscuro gato llamado Bast, los cuales deciden ir a dar un paseo al bosque para disfrutad de sus encantos.

Estos disfrutando de la naturaleza, deciden empezar a jugar por este frondoso bosque, lo cual lleva a la desgracia de que Bast cae sobre una antigua piedra, la cual se rompe, y de ella sale un espíritu, al cual por desdichas del destino se acercará a Arielle y la envolverá, llevándosela con él… momento en el Bast se verá abocado a perseguirlo y a dar con su amiga, allí donde esté.

Una sencilla historia, que nos dará un donde y porque estamos realizando el centenar de pantalla donde nos encontramos metido, y que pese a su buen inicio no avanza en demasía durante todo el juego, terminando por ser una mera escusa más que algo interesante lo cual disfrutar.

JUGABILIDAD

A Walk in the Dark nos es ninguna innovación en lo que a mecánicas jugables se refiere, ya que recoge de una forma bastante inteligente y bien implementada la esencia de muchos de los juegos de plataformas frenéticos que en los últimos años se han puesto de nuevo de moda, como pueda ser Super Meat Boy o Dustforge, pero enmascarado detrás de una estética preciosista.

El juego nos hará completar cien fases llenas de plataformas y trampas en el menor tiempo posible, siendo nuestro principal reto el superar dichas marcas, estando por debajo del tiempo que el juego nos propone.

Pero la cosa no será sencilla, pese a ser algo más simple que otros juegos del género, ya que aunque empezaremos con zonas de lo más simple su empeoramiento será de una ascendencia progresiva hasta llegar al final del juego, momento en el que solo nos quedará intentar hacerlo en menor tiempo, y recogiendo algunos de los objetos que en los escenarios encontraremos.

Pese a ello, y como ya comentamos, no es un juego especialmente difícil, siendo más cuestión de prueba y error que otra cosa. Eso sí más de una vez gritaremos a los dioses él porque nos la hemos liado un segundo antes de llegar a la meta, cosa que nos hará siempre tener que repetir la fase desde el principio.

Por cierto, lo bueno del juego es que el inicio tras la muerte será de una manera casi instantánea, dándole mucha viveza y ganas de intentarlo una y mil veces.

Cosa que os tenemos que contar, es que la aventura constará de dos partes especialmente diferenciadas. Por un lado la parte en la que controlaremos al gato, la cual a su vez se divide en dos tipos. Una en la que deberemos superar las fases de plataformas de forma totalmente normal y en el menor tiempo, y otro modo en el que nuestro felino correrá sin parar, y solo nos deberemos de centrar en superar los diferentes obstáculos pulsando el botón de salto.

Pasando de la parte gatuna, tendremos otras fases en la que controlaremos a la chica, las cuales a diferencia de las plataformeras del gato, deberemos jugar con la gravedad de la zona, la cual nos permitirá posarnos y movernos sobre los objetos que mejor nos vengan para superar el nivel, cosa que sucede al igual en la fase de correr del gato pero sin la presión de el no parar.

En lo que al control se refiere básicamente se hace mediante dos botones. En las fase del gato, la funciones que tendrán serán el saltar y el agacharse. Y en la de la niña y las carreras gatunas, su función será el cambiar la gravedad. Por el resto tan solo movernos con el stick o las teclas direccionales, donde todo funciona a las mil maravillas, cosa que es de agradecer en un juego donde la velocidad de pulsación y su posible reacción es esencial para el buen funcionamiento del juego.

Pasando ya a el diseño de escenarios, estos en su general están diseñados con mucha inteligencia, dándonos caminos alternativos en cada uno de ellos, eso sí, con diferentes enemigos u objetos malignos que no innova demasiado pero que cumplen perfectamente la función de entorpecer, entre los que encontraremos desde pinchos, pasando por cuchillas, hasta llegar a animares como erizos… si algo abstracto la verdad.

En definitiva, una aventura intensa, completa, pero que nos deja con ganas de más niveles y un mayor reto, ya que los apasionados de estas mecánicas se lo merendarán en un par de horas sin demasiados problemas.

APARTADO TÉCNICO

Y llegamos a la parte que llama más la atención del este A Walk in the Dark, el apartado técnico, tanto desde el punto de vista visual como sonoro, ya que ambos alcanzan un magnifico nivel.

Desde el punto de vista sonoro, nos encontramos ante un diseño artístico minimalista y bastante preciosista donde las tonalidades oscuras o apagadas harán gala de su aparición a lo largo de todo el juego.

El diseño de los personajes mantiene esa temática minimalista, siendo especialmente destacable el de Bast, y los efectos de humo que disfrutaremos cada vez que muramos, lo cual será muy a menudo.

En lo que a los escenarios se refiere, decir que destacan por su sencillez y su buen diseño, donde los efectos de luces sobresalen al resto de apartados, dando en general a nosotros un apartado estético de lo más preciosista y original, que chocará con el frenetismo del juego.

Pasando al apartado sonoro, no queda otra que alabar las preciosas melodías a piano que nos acompañarán en el juego creadas por Cody Cook, las cuales serán variables según la parte del juego en la que nos encontramos, y que ambientarán y darán el toque de tranquilidad que tendremos que tener para superar las diferentes fases.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

A Walk in the Dark es un buen juego de plataformas y velocidad, muy divertido, y con un apartado técnico bastante preciosista. Pero un juego que peca de poco original jugablemente, y de una dificultad relativamente baja, cosa que en este tipo de juego no estamos acostumbrado.

Pese a estos posibles problemas, decir que el juego es una magnifica elección para los amantes de estos juegos, la cual no deberéis perderos, ya que disfrutareis además de sus buenas mecánicas de juego como de su increíble diseño artístico.

LO MEJOR

-Su apartado visual minimalista

-La magnífica banda sonora

-El control

LO PEOR

-Su poca originalidad en cuanto a sus mecánicas de juego

-Un mayor número de niveles o una mayor dificultad se echa de menos

Share

Deja un comentario