Crítica: Que no vaya por segundas

La lucha es constante desde hace ya años con el tema de la segunda mano. Las distribuidoras no paran de de poner el grito en el cielo con ello, no dejan de buscar las triquiñuelas para que esto no suceda, pero la cosa es que desde el punto de vista del mundo capitalista y consumista en el que vivimos esto no tiene sentido, y no tiene por donde ser cogido. Ya puedan poner el grito en el cielo tantas veces como le apetezcan. Ya pueden decir que esto es robarles… da igual lo que digan, y cuanto protesten, el sistema es así y no pueden cambiarlo. Y acabar con esta supuesta lacra endémica de los videojuegos, es algo que les va a costar mucho sudor y lagrimas… Que nos vendan el juego, y nosotros decidiremos que hacer luego con él, para eso pagamos.

La proliferación de tiendas de compra/venta de videojuegos de segunda mano es constante.

No vayáis a salir los puristas con la temática con que ellos lo que nos venden es un servicio o una sencilla licencia, ya que esa son las escusas que nos ponen desde arriba. Como cualquier producto que se compra y se vende en este mundo este puede ser revendido, o prendido fuego si nos place.

¿Qué pasaría si las casas o los coches no se pudieran revender? ¿Que tendríamos que tragarnos la casa o el coche de por vida?  Cosa que en las casas casi ya lo hacemos con las hipotecas a cuarenta años.

¿Qué quieren?, Que un producto que es perecedero, ya que por desgracia  la tecnología siempre le llega su hora, lo tengamos guardado en nuestras casas el resto de nuestras vidas, sin poderlo hacer funcionar, o sencillamente porque este no se merezca ocupar un pequeño rincón de nuestra reducida vivienda… ¿lo tiramos al bidón de la basura ante de revenderlo?… parece que lo prefieren.

Pero voy un poco más allá, si no quieren que lleguemos a la reventa, ¿porque no bajan el precio de los productos?. Algunos dirán que ya los precio están muy ajustados… ¿están seguro de lo que dicen? Ya que no será, que querrán ganar mejor miles de millones que cientos de millones. No vengáis con que no se gana tanto, ya que en estos años de crisis la única industria que ha casi mantenido e incluso a mejorado sus ventas ha sido justamente la industria del videojuego.

Pero no solo esto va con los juegos… las propias consolas no valen el precio al que no lo venden, por ejemplo, una consola como Xbox 360 que posee una hardware de 2005 pueden estar vendiéndose a 150€, cuando su montaje y sus componentes básicamente te los regalan con los paquetes de patatas al jamón.

Esta industria es como todas las demás. Como ha pasado con la construcción, con los bancos, etc. Intentan exprimirnos al consumidor a tope, hasta dejarlo secos, y como siempre dando la imagen de que la cosa no les va tan bien, y como ya ha pasado en otros sectores, cualquier día les va explotar en la cara.

Ejemplo claro del buen trato, para su posterior venta en tiendas...
Ejemplo claro del buen trato, para su posterior venta en tiendas...

Espero que las distribuidoras no se metan hasta el punto de que termine por erradicarse este tipo de ventas, ya que más que bien puede hacer daño a la industria. Este mundillo de la segunda manos vende consolas, este mundillo hace que la gente descubra nuevas franquicias, y que en sus siguientes entregas se las terminen comprando. Pero aún más, este comercio hace que probemos juegos que seguramente jamás probaríamos, y que si no estuviera esta segunda mano, con casi total seguridad, ni jugaríamos, ya que nuestro dinero es muy limitado.

Además, creo que es más necesario que acaben con la piratería antes que con ese mercado… ¿Pero y porque no acaban con ella?… A todos nos toca los testículos el ver al típico amigo hijo de Jack Sparrow que un mes antes que tú ya está jugando a ciertos juegos, que tú pagaras como cualquier honrada persona el día de salida en tiendas. Centraros en ese tipo de personas, que eso si que destruye la industria, y no en la de la segunda mano.

Porque la verdad sea dicha, y es lo más gracioso de la situación, la segunda mano no quiere ser erradicada por las distribuidoras, lo que desean más que nada, es hacerse con el control de ella… es decir, si la haces tú es mala, pero si la hago yo y saco tajada pues muy buena… totalmente vergonzoso y de lo más abstracto.

En conclusión, es una pena ser perseguido por la propia industria por algo que es legal, y que gracias a ti y a los amigos jugadores que te rodean están donde están. En este mundo que todo funciona al revés ya nada me sorprende, pero si me indigna mucho.

Facebooktwitter

Una respuesta a «Crítica: Que no vayan por segundas»

Deja un comentario