Análisis: Army of Two: The Devil’s Cartel

Nueva entrega de la saga producida por Electronics Arts llamada Army of Two. En este caso EA Montreal ha decidido llamarla Army of Two: The Devil’s Cartel. Una tercera parte en la que los estudios X podían haber reflotado el buque, y así se esperaba vista la nueva temática y emplazamiento, mejorando las mecánicas cooperativas, pero que no llega a satisfacer todas las espectativas. Volviendo irremediablemente a sus errores pasados. Hecho que hará que vuelva a caer en el olvido, y nos de apenas unas horas de entretenimiento. Que si bien dada la espectacularidad puede colmar las exigencias de algunos jugadores, los mas experimentados necesitan alguna mejora mas en la jugabilidad y el argumento.

HISTORIA

El argumento por mucho que se apele a los artificios, explosiones, etc ha de ser cuidado con mas interés. Si bien se pensaba que al cambiar a los dos protagonistas por otros dos nuevos, permitiría un reinicio, nada mas lejos de la realidad. Alpha y Bravo sustituyen a Rios y Salem, y lo hacen de una manera cutre. Con un nuevo emplazamiento argumental como es México, en una lucha del grupo de mercenarios contra los carteles de la droga de la zona. Todo comienza con una misión de escolta, pasando rápidamente a un flashback que sirve de tutorial durante una misión de rescate, para volver al presente y jugar a base de analepsis con la historia. Todos los personajes han sido tratados con poquísimas profundidad, creando nula empatía debido a su carácter. Una vez presentados de aquella manera nos sumergimos en un mundo desconocido para la mayoría como es el narcotráfico en México y toda la violencia que lo rodea, que desgraciadamente no es tratado con toda la seriedad que se merece, reflejando en mucho momentos aspectos de nula importancia. Intentando disimular este error con acciones de adrenalina al máximo. Intenta ser un juego mas adulto, pero por mucha violencia que intentes colocar si no la desarrollas, no aportas nada nuevo.

JUGABILIDAD

  • Tipo de juego

Juego de acción shooter en tercera persona, que trata de potenciar la experiencia cooperativa añadiendo alguna mecánica y basando nuestro juego en las acciones que realizamos con nuestro compañero durante una campaña dividida en misiones por el lugar en disputa. Se libra porque las situaciones que nos plantea son bastante nuevas y sorprendentes. Pero las misiones al final acaban siendo redundantes, siendo un pasillo continuo la mayor parte del juego, dejando el factor de decisión fuera de cámara.+

  • Mecánicas de juego y Control

El control es exactamente igual al anteriormente visto en otros juegos de la saga. La respuesta de los personajes en cuanto a movimiento tiene un claroscuro, como cuando les ordenamos parapetarse en una construcción, que no es realizada correctamente. Muchas veces realizara la orden incorrecta y nos matarán sin remedio. Y es que este fallo en una dinámica que es imprescindible para avanzar , es grave. Podremos realizarla en cualquier objeto que veamos delante nuestra. Una vez allí podremos desplazarnos parapetados a lo largo de la estructura, disparar a ciegas, disparar ráfagas cortas y volvernos a esconder o saltar para avanzar. Mecánicas clásicas ya por todos conocidas pero que al haber una destrucción tan destacada del entorno hará que nos tengamos que mover mas a menudo de lo deseado.

Contamos con opciones tácticas predefinidas que podemos activar rápidamente pulsando una dirección del pad. Por ejemplo fuego de supresión, avance del compañero, lanzamiento de granadas, etc. Muy básicas. En este sentido son bien ejecutadas, pero resultan con el tiempo muy repetitivas abocándonos a utilizar siempre las mismas estrategias. Si pulsamos el botón Select, se activaran unas recomendaciones tácticas virtuales en el mapa, para que las sigamos mediante las ordenes a nuestra disposición. Si la utilizamos restara notablemente puntos a la experiencia pues nos dejara aun con menos poder de decisión.

Es llamativo que jugando tanto solo como acompañado en ciertas situaciones, uno siente la inercia de irse solo a acabar con todo el mundo, pues aunque el juego intenta ofrecer algunas opciones, no lo hace de manera optima, con lo que el jugador prefiere ir a su librealbedrio y no depender de nadie.

Hablando de precisión y reacción con el manejo de las armas es bastante elevado, aunque teniendo activado el apuntado automático por defecto resta jugabilidad y trascendencia a lo reseñado previamente.

Si realizamos una serie de ejecuciones seguidas se van contabilizando y podremos activar el modo mas espectacular del juego, en el que seremos invencibles durante unos segundos. Ademas nuestra arma se vera potenciada, y dispondremos de munición infinita durante ese tiempo. Si nuestro compañero también lo tiene lleno podemos activarlo para que siembre la destrucción por todo el mapeado. Pero donde deslumbra es cuando lo hacen los dos personajes a la vez, sacándole en se momento partido al motor gráfico Frostbite 2

  • Armamento

Al finalizar cada misión, tenemos la opción de cambiar nuestro armamento y acceder a la armería. Lugar donde podemos intercambiar nuestro dinero por una gran cantidad de de armas que irán desbloqueándose según el rango que alcancemos, y customizarlas comprando accesorios o modelos. En este aspecto es bastante completo pues tenemos infinidad de opciones para adaptar el arma a nuestro juego. El dinero lo conseguiremos según la puntuación que logremos en las misiones, al igual que la experiencia. Cada vida finiquitada vale un determinado numero de dolares, y si la ejecutamos de diferentes maneras tendremos bonificadores. Esto invita a ser un poco imaginativos si queremos desbloquear todas las armas disponibles.

  • Duración

La duración es corta. Unas seis horas dura el modo campaña en el modo normal. 50 niveles de duraciones muy variables. Esto hablando jugándolo solo, ahora que si lo jugáis con otra persona a pantalla partida por ejemplo, hace que el juego sea mas entretenido y rejugable.

  • Dificultad

Posee tres niveles de dificultad con un ultimo desbloqueable. No es un juego difícil. Podemos morir fácilmente, pero con un poco de cuidado que tengamos y con que hagamos las coberturas con cabeza, al ser la vida regenerada constantemente, morir se hace muy complicado. La IA de los enemigos la mayor parte del tiempo es vergonzosa, con actitudes incomprensibles. Ademas no se entiende, porque nuestro compañero es bastante hábil comparado con los escombros que tenemos delante.

  • Multijugador

Como no la experiencia multijugador es la mas satisfactoria. Donde se saca partido a este titulo es jugándolo con alguien real. Podremos poner en practica todas las tácticas, todas las mecánicas que nos ofrece el juego y exprimirlas al máximo Pero finalmente se reducirán a nuestro saber hacer con nuestro compañero y nuestra sinergia. Esto lo podremos hacer vía Internet o en nuestras casas a pantalla partida. Todo siempre en un modo cooperativo donde nos pasaremos los niveles de la campaña. Aun así bastante pobre en modos de juego ya que no se porque se ha prescindido en esta tercera parte del componente competitivo. Sin duda el que mas juego podría dar.

APARTADO TÉCNICO

  • Apartado Visual

Al final como la mayoría de juegos que pasan sin pena ni gloria, en lo único que destaca Army of Two: The Devil’s Cartel es en el apartado gráfico. Lo mas llamativo ha sido su cambio de motor gráfico a Frosbite 2 lo que invitaba a pensar un gran salto cualitativo. Pero es un salto a medias porque por mucha desintegración de escenarios, el resto de aspectos no esta tan cuidado y surgen bugs en muchos momentos. Los personajes tienen un modelado y unas texturas muy correctas, pero como diseño artístico son vulgares. Son personalizables pero se reduce al cambio de la ropa, el chaleco y las mascara. Los escenarios en cambio están muy conseguidos, pero como la historia, resultan repetitivos. Apenas podremos interactuar si no es destrozandolos a base de balazos.
Eso en cuanto a diseño artistico y texturas, que todo se ve bien. El problema es su implementacion o mejor dicho su impacto en las mecanicas jugables. Algo que brilla por su ausencia.

  • Apartado Sonoro

Para ser Electronics Arts quien realiza la banda sonora, la verdad que deja mucho que desear. No por mala si no por falta de interés por parte de la compañía en ella.-Luego están los efectos de sonidos que en un juego que pretende ser espectacular y tener muchas explosiones, estas pistas deberían de causar mayor sorpresa y repercusión durante el juego. En cambio las armas y todas sus variables tienen unas cuidadas pistas de audio para cada una, algo indispensable para toda la cantidad de armas que disponemos y que así no resulten iguales.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Army of Two: The Devil’s Cartel no es el juego definitivo de accion en tercera persona. Si te gustaron peliculas como The Expendables y Rambo, este es tu juego. No esperes mucho mas si vas a jugar solo, y menos acordarte de la historia en el futuro. En cambio en cooperativo puede ofrecer algo diferente, no mucho pero algo mas que otros juegos de este estilo en ese apartado. Le ha sentado bien el cambio de motor grafico pero podia haber sido mas exprimido. Lo mismo pasa con la banda sonora, que nos deja un sabor agridulce sabiendo el potencial de Electronic Arts, y de EA Montreal.

LO MEJOR:

-Espectacularidad y diversidad de algunas situaciones.

-Jugarlo en cooperativo es entretenido

-Gráficamente no esta mal.

LO PEOR:

-IA vergonzosa.

-Unos personajes muy poco cuidados.

-Algún problema técnico.

-La historia es corta y poco original.

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail

Deja un comentario