La verdad sea cierta, que el juego que hoy os traemos en este análisis ha llegado casi por casualidad a nuestras manos, ya que personajes tan tan especiales metiéndose en el mundo de los videojuegos no es muy del agrado de nuestra mente gamer. Pero como antes de criticar uno tiene que haberlo probado, os traemos el análisis de este Way of the Dogg, o lo que es lo mismo, el jueguecito que se ha sacado de la manga el estudio Echo Peak para meter al rapero y estrella en su tierra, Snoop Dogg.

En definitiva un juego hecho y creado para la promoción de este curioso personaje, y del cual os damos nuestras impresiones en las siguientes líneas.

HISTORIA

Pese a ser de la temática musical, el juego nos intenta meter en una historia algo bizarra y muy cercana al cine de serie b de artes marciales. En ella tomaremos el papel de un joven llamado América Jones, el cual tras meterse en algún que otro lio, le matan a su novia en sus propias narices.

Y claro, como buen tío chungo americano, decide vengarse. Y que mejor forma que hacerlo que pidiéndole ayuda al mejor maestro de artes marciales musicales del mundo… exacto es lo que estáis pensando… Snoop Dogg. El cual nos enseñará todo lo que sabe para que seamos capaces de conseguir nuestro objetivo.

¿Historia típica? No no… que va. Si hay raperos y artistas marciales…

Una historia contada en forma de comic, y que la verdad atrae poco o nada, ya que no es que pueda ser clásica, es que no destaca ni por la narración, ni por el guión… es decir… muy del montón y simplemente hecha por darle algo de sentido al juego.

JUGABILIDAD

El juego como ya os habréis imaginado, es un típico juego musical, de los que tendremos que pulsar el botón que nos indiquen en pantalla en el momento preciso y de la forma que con antelación se nos ha mostrado en la propia historia, que nos irá sirviendo de tutorial.

Pero ahí no queda la idea solo de este juego, si no que esta parte musical se unirá a la otra parte jugable, que será los combates de uno contra uno. Siendo una mecánica sencilla aunque parezca abstracta de entender en principio. En ellos, a medida que vayamos acertando las pulsaciones iremos rellenando una barra de energía y con ello realizando ataques automáticamente al enemigo, con lo que reduciremos su barra de vida, la cual una vez terminada nos hará ganar la partida.

Los ataques que os comentamos se harán mediante unos QTE, de una simpleza extrema, pero que le darán un toque distinto a la acción.

Pero el enemigo no se quedará quieto, ya que el fallar un número determinado de pulsaciones nos hará que nuestro contrincante nos ataque, y nos haga bajar nuestra barra de energía, pudiéndonos con ello hacer perder el combate si esta baja a cero.

Una mecánica original, pero que termina siendo puro azar especialmente por culpa del siguiente punto.

El control del juego posee algún que otro problema, ya que la reacción de este a las órdenes que le demos con el mando, muchas veces deja mucho que desear, y nos hará perder puntos debido a ello. Así que mala cosa para un producto que depende demasiado de su control y de que este reaccione de forma instantánea y precisa.

El juego tiene una dificultad no muy elevada, siendo más problemático la mala reacción de las pulsaciones de botones que la propia mecánica del juego. Además por desgracia (o virtud) el sufrimiento no será muy largo ya que el juego en poco más de unas dos horas será completado. Quedándonos solo la posibilidad de poderlo jugar contra un amigo en modo local uno contra el otro, o el repetir las fases anteriores pero con algún aumento de dificultad.

Para terminar decir que tras cada combate entraremos en unos rankings, donde podremos ver nuestras estadísticas y las comparaciones con otras personas que tienen el juego a nivel mundial.

APARTADO TÉCNICO

Ténicamente nos encontramos ante un juego de una calidad bastante floja, especialmente en cuanto al apartado visual se refiere.

Gráficamente nos recordará a los típicos juegos flash que hace ya muchos años vagan por las web de minijuegos en internet. En definitiva, diseños muy toscos y de una calidad baja, haciendo de este juego que no nos entre por la vista con mucha razón.

Respecto al apartado sonoro, este mejora un poco más, en especial si eres fan del rap, y en particular de Snoop Dogg. Para el resto pues como que le resultará poco gratificante y no atrayente.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Cuando se saca un producto en estas condiciones tan particulares, como es la promoción de un personaje mediático, os rogaríamos que regalaseis el juego con un disco de música o con una dvd, más que hicierais pagar a la gente por un producto que no alcanza los mínimos que actualmente tiene cualquier producto en el mercado.

Way of the Dogg, es un producto muy mediocre, que puede llegar a entretener (que no a gustar)  a los muy muy fans de este personaje. Pero que si lo analizamos con el mismo rasero de todos los demás productos musicales, este deja mucho que desear, y ciertamente no es nada de recomendable.

LO MEJOR

-La música rap si sois de los que os gusta Snoop Dogg.

-La mezcla entre combates y juego musical.

LO PEOR

-Fallos en la reacción del control.

-Visualmente deja mucho que desear.

-El precio para lo que nos ofrece.

-Duración mínima.

“Nuestra forma de valorar los juegos

Facebooktwitter

Deja un comentario