Los chicos de i-illusions nos traen Element4l. Un título que aglutina una amalgama de géneros que, una vez pasados por la licuadora y solidificados en uno sólo, nos brinda una aventura en la que las leyes físicas de la naturaleza son las protagonistas de comienzo y final del viaje de un ser que a su voluntad, podrá convertirse en cada uno de los cuatro elementos de nuestro planeta en pos de alcanzar su gran objetivo: crear vida.

HISTORIA

“ No andes detrás de mi, yo no te lideraría. No andes delante mía, yo no te seguiría. Tan sólo camina junto a mí y sé mi amigo”. Con ésta frase de Albert Camus comienza esta extraña aventura en la que la naturaleza es la principal protagonista; cuya historia nos sitúa en un mundo en el que existen cuatro elementos básicos: aire, agua, tierra y fuego. Un mundo en el que la física de los nombrados elementos gobierna en ausencia del bien más preciado: la vida. Y ese será el objetivo de nuestro “personaje”, por llamarlo de algún modo: Una amalgama de los cuatro elementos que manejaremos aprovechando las características inherentes de cada uno de ellos en pos de reunir porciones de alma, para finalmente dar lugar al nacimiento de un ser vivo. Para alcanzar con éxito este propósito deberemos atravesar un extraordinario mundo de formas y colores, de luces y sombras… La naturaleza es un lugar bello y hostil al mismo tiempo, y tendremos que lidiar con ella en todas y cada una de las fases de esta extraña y emocionante aventura.

JUGABILIDAD

  • Tipo de juego

A pesar de mezclar distintos subtipos que encontraríamos en distintos géneros, podemos considerar a Element4l un plataformas que bebe de las características de los grandes clásicos de antaño, pero que añade componentes novedosos como una física hiper lograda gracias al avance en la tecnología de programación de nuestros días. Hablamos pues de un juego de habilidad y paciencia, de pensar y romperse la cabeza para solucionar los puzzles que se nos van presentando, un juego para saborear y disfrutar con calma y con la convicción de que no vamos a pasarnos una fase a lo Sonic: Tendremos que estudiar qué es realmente lo que nos pide el juego en cada momento para salir airosos hacia la siguiente prueba.

  • Mecánicas de juego

La mecánica se basa primordialmente en la combinación de los cuatro elementos disponibles a través de las cuatros direcciones de la cruceta o stick analógico de nuestro mando. Puede parecer poca cosa pero la combinación de los mismos abre un mundo casi ilimitado de posibilidades gracias a una física acertadísima, que respetará al 100% la ejecución que logremos llevar a cabo en cada combo.

En un mundo bidimensional en el que sólo se puede ir hacia delante o hacia atrás, es muy meritorio que la dificultad llegue, respetando siempre la física lógica, unos niveles tan y tan altos. Los escenarios son creaciones de mentes muy imaginativas e incluso algo retorcidas (en el mejor sentido de la palabra), ya que muchos de los escarpados terrenos que habremos de dejar atrás están hechos con ánimo de desesperarnos en más de una ocasión. Por tanto, con el único control tetradireccional de la cruceta tendremos que llegar al final de un único, peligroso y enrevesado viaje.

  • Control

El control es tan sobrio en su concepción que tan sólo necesita de las flechas direccionales del teclado o el stick analógico del mando. De nuevo el número 4 vuelve a hacer acto de presencia para recoger todos los movimientos disponibles en el juego: Hacia arriba nos convertimos en pompa de aire, hacia abajo pasaremos a ser una piedra; pulsando izquierda nos congelaremos formando un cubo de hielo y por último, hacia la derecha nos transformamos en fuego, en una forma de llamarada que impulsará a nuestro multi-elemental amigo hacia delante. La combinación de estas opciones de movimiento entre sí nos aglutinará de un número casi infinito de posibilidades de acción. Los combos (combinaciones de pulsaciones en un lapso de tiempo determinado, generalmente corto), se hacen indispensables, conforme nuestra aventura avanza y se vuelve cada vez más y más enrevesada.

  • Innovación

No cabe duda de que Element4l es un soplo de aire fresco en el mundo de las plataformas, mostrando además paradójicamente un vago aroma a los clásicos de las consolas de 16 bits. Los loopins que se ejecutan cuando somos un cubo de hielo evocan esos idénticos movimientos del Sonic de los 90. La burbuja de aire, en su ascenso y declive recuerdan a esas zambullidas en el agua de Mario o Donkey Kong.
La idea es buena y la aplicación de la misma en todo su conjunto es interesante; pero no somos capaces de ver algo completamente revolucionario si diseccionamos sus características.

En términos de física hay en la actualidad muchos juegos (y de diversos géneros) que aportan una calidad en el comportamiento de sus personajes y elementos digna de admiración (el balón en juego de fútbol, las colisiones o la tracción en juegos de coches), etc. Con lo que esta progresión aún en creaciones de no muy alto presupuesto, se nos hace bastante lógica y normal en los días que vivimos.

El sistema de control sorprende por lo limitado de variantes en las teclas/botones a usar, y de cómo con ésta escasez es capaz de crear un sistema de movimientos prácticamente ilimitado. Hablamos sin duda del apartado más innovador de toda la idea: Cuatro opciones de movimiento que combinadas entre sí logran un múltiplo de movimientos prácticamente incontable.

  • Duración

Un juego que a pesar de que al principio en su concepto se nos hace un poco complicado de entender, en cuanto le pillamos el truco el tiempo parece comenzar a pasar más rápido, aún cuando en determinadas fases hay puzzles que requieren combos y un timing de una precisión suiza. El número de fases se antoja suficiente pero no excesivo, consideramos pues que la durabilidad del producto es la idónea para llegar al final del mismo con un buen sabor de boca y sin llegar al punto de querer más ni el opuesto de acabar hastiado del mismo.

  • Dificultad

La toma de contacto con el juego se podría calificar de áspera. El hecho de que a pesar de que los controles están bien definidos y no hay una gran variedad de botones a usar, no impide que los cambios entre elementos en el momento preciso y llegar a entender cómo actuar en determinados puzzles del juego se haga un tanto farragoso. Sin embargo, y como pasa con casi todos los juegos, con el paso de las horas nos vamos acostumbrando a que tipo de retos vamos a ir encontrándonos.

Pero eso, ni por asomo quiere decir que en algún momento el juego deje de ser difícil y el resto sea coser y cantar, para nada. Hablamos de un juego bastante complicado, sobre todo por los “puzzles de física” que nos encontramos en todas y cada una de las fases. Poco a poco, conforme avanzamos en nuestro propósito, parece que nuestra mente se va amoldando al arco de dificultad que nos propone el juego. Una vez que tenemos plena consciencia de cuales son las leyes físicas que rigen el comportamiento de los elementos con respecto a los escenarios, el nivel de dificultad de ciertos puzzles no hacen sino motivarnos más para lograr resolver la ecuación de movimientos que hemos de ejecutar.

APARTADO TÉCNICO

  • Apartado Visual

Paisajes bidimensionales coloridos y completamente naturales. Nos recuerdan irremediablemente a esos colores vivos de los plataformas de las consolas de 16 bits, sólo que en la resolución propia de nuestros días. Sin ser un portento visual, el apartado gráfico del juego cumple con el propósito de adentrarnos en un mundo natural de ensueño y con un toque alegórico a los inicios de todo: De los juegos de antaño y de la vida, de la naturaleza virgen antes de que seres lo habitaran.

  • Apartado Sonoro

El apartado sonoro, en su entero conjunto luce con sobriedad y calidad. Los sonidos de la naturaleza al fondo, el deslizamiento del hielo, la explosión de la burbuja de aire al colisionar con cualquier tipo de materia que no sea el propio aire y el rodar de la piedra es realista y pulcro, y cualitativamente sincronizado con las colisiones.

El apartado musical cumple de sobra, con melodías que te hacen entrar en una especie de simbiosis con la naturaleza que estas viendo y los elementos que estás manejando. Notas suaves y relajantes: es lo que escribirías en un pentagrama si fueras músico y estuvieras en medio de un campo verde hasta el horizonte o te debatieras entre empinados recovecos rocosos.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Nos encontramos ante una valiente apuesta por parte del equipo de i-illusions por revitalizar el género de las plataformas 2d, que últimamente se está viendo en auge en el sector de juegos indie. A todos aquellos que gusten de exprimirse las neuronas encontrando soluciones a los problemas que planteen el uso de la paciencia, habilidad, memoria y coordinación, se presenta como una opción a tener muy en cuenta. Por otra parte, los nostálgicos de los plataformas de antaño encontrarán en Element4l un homenaje a aquellos maravillosos años en los que las consolas estaban abanderadas por unos Mario y Sonic bidimensionales; sobre todo en el apartado técnico y visual.

LO MEJOR:

-La física está muy lograda. Realmente el recorrido del objeto que manejamos es interpretado por nuestra mente como lógico y realista.

-Sonido FX bien sincronizado con las colisiones y una música amena, que hace una grata compañía durante nuestra aventura.

-Como el vino, el juego tiene una capacidad de mejorar proporcionalmente a las horas que le hechas al mismo. Una vez entendido el sistema de control, se vuelve bastante adictivo.

LO PEOR:

-Un nivel de dificultad mal ajustado, sobre todo al principio de la aventura, puede desesperar un poco si no nos lo tomamos con calma.

-Es posible que haya usuarios que lo encuentren algo repetitivo en sus reiterados puzzles, por lo que hay que ser realmente amante de este tipo de juegos para encontrar en él un continuo estímulo.

“Nuestra forma de valorar los juegos

Facebooktwitter

2 respuestas a «Análisis: Element4l»

  1. Sin duda es una idea muy original y que te hará disfrutar y a la vez soltar alguna maldición de vez en cuando, pero al fin y al cabo los grandes juegos tienen que tener algo de eso, si no sería muy monótono!
     

Deja un comentario