Encontrar un gamepad para jugar fuera de los cánones establecidos por las dos grandes consolas es una tarea ardua y difícil. Razer ha decidido dar una paso al frente y crear un mando diseñado para los mas jugones y que después de probarlo os podemos decir que satisfacerá todas vuestras exigencias. Este nuevo periférico es el Razer Sabertooth. Uno de los mejores mandos que han pasado por las manos que aquí suscriben.

NUESTRO PRIMER ENCUENTRO

Nada mas abrir la caja de cartón nos encontramos con su cuidada presentación. Extraemos una bolsa de material duro, muy útil para transportarlo o guardarlo, donde se encuentra el mando y todos sus accesorios. Un cable con cubierta de cable trenzada, con una conexión individual de seguridad, dos almohadillas de plástico para los sticks y un destornillador para quitar las palancas que hacen de botones en la parte trasera, junto con las tapas de plástico para ocupar el sitio de esas palancas cuando sean removidas.
Nada mas verlo nos recordara al mando de la Xbox 360, tanto por peso como por su diseño, algo que sin duda es un acierto. Lo siguiente que nos llama la atención son las palancas traseras, pues al coger el mando automáticamente nuestros dedos anulares se colocaran en esa posición. Son comodisimas pues podemos pulsar tanto hacia arriba como hacia abajo. Pero si no os convencen se pueden remover, cosa que no comparto. También cuenta con otros dos botones entre los gatillos y los botones izquierdo y derecho superiores. A su vez observamos también una pantalla en el frontal del mando que servirá para manejar los perfiles. Y para finalizar la cruceta tiene los botones direccionales individuales.
Teniendo la misma disposición de los botones básicos y de los sticks del mando de la xbox 360, pero aportando bastantes innovaciones al mando, pero veamos que tal se comporta.

VAMOS A PROBARLO

Gracias a su ergonomía y a la calidad de los materiales, el mando resulta muy cómodo. Los sticks analógicos son muy agradables al tacto y con la almohadilla ya se supera. Respecto a la almohadilla en nuestras pruebas, a sufrido un desgaste la capa superficial desprendiendose en forma de polvo, pero una vez fuera esto se elimina. Su giro y manejo es suave y directo, inclusive las pulsaciones en r3 y l3 siempre tan incomodas se tornan accesibles.
La cruceta ha tomado el diseño del otro mando por antonomasia, la del mando de Sony, y esto es genial ya que era una de las graves carencias del mando de Xbox. Con botones individuales la comodidad al pulsar y crear diagonales es fantástica. Luego están los botones de acción básicos X, A, B e Y, que permiten pulsaciones muy rápidas al tener menos desplazamiento, y un click muy parecido al de un ratón, proporcionando una respuesta espectacular a la vez que son muy sensibles a la presión. Mencionar también que si jugamos en la oscuridad, estos botones tienen unos led que los iluminan, como con la pantalla de configuración.
Los gatillos tienen el recorrido necesario y se comportan debidamente, lo mismo que los botones superiores. En este aspecto no hay nada reseñable, si no lo mínimo esperable.

Destaca sobre todas las cosas los 6 botones y palancas traseras personalizables. Mas adelante os hablaremos de la personalización. Ahora vamos a hablaros de las sensaciones que han transmitido durante su uso. Si bien los dos botones que se encuentran entre los gatillos y los botones superiores no resultan muy cómodos a la hora de pulsarlos, ya sea por el tamaño o la ubicación, las palancas traseras es una de las innovaciones de diseño mas llamativas y útiles que he podido probar. Son tan importantes, porque al poder tener en esos botones alguna acción importante del juego esto nos permite concentrar todas las capacidades de nuestros pulgares en otros aspectos del juego. Estos seis botones personalizable confieren al jugador una libertad extrema para interactuar con el juego. Apenas requiere adaptación, un par de partidas y ya lo tendremos dominado, porque será intuitivo, el dedo anular o corazón nos pedirá protagonismo.

INSTALACIÓN Y CONFIGURACION

El mando no requiere de instalación previa alguna por medio de software. Con conectar el usb al ordenador ya podremos disfrutar de esta maravilla. Lo mismo pasa con la consola Xbox 360 con la que también es compatible.

Otra de sus grandes cualidades es su personalización. Este mando permite configurar los 6 nuevos botones que incorpora en su parte superior y trasera. Gracias a un pequeña pantalla que tiene al lado del stick derecho y sus dos botones podremos asignar fácilmente las funciones como si activásemos una macro rápida en cualquier teclado. Esto es pulsando un tiempo el botón izquierdo cercano a la pantalla y luego el botón que queremos configurar, para luego pulsar el botón de la acción a asignar.
A su vez el botón para programar permite intercambiar rápidamente los 2 perfiles existentes.
La forma de cambiar la sensibilidad de los sticks es muy parecida.

NUESTRAS PRUEBAS

Hemos probado este magnifico mando en los juegos mas recientes de acción en primera persona, deportivos, de aventuras en tercera persona, hack n’slash y plataformas varios, y el resultado no ha hecho mas que confirmar lo que intuíamos. Todas las cualidades que ofrecen son excelsas, respuesta, manejo, control, comodidad, adaptación, etc. Un mando que mejora al jugador.

¿NOS LO COMPRAMOS O NO?

Mi recomendación personal es que si sois amantes de los juegos, necesitáis un mando y teneis algo de dinero ahorrado, os hagáis ipso facto con este Razer Sabertooth. Un mando pensado para la competición que ofrecerá un desempeño espectacular para cualquier jugador y que optimizará nuestras habilidades. Os sorprenderán sus innovaciones, no seáis reacios a probarlo porque supera con creces cualquier mando oficial de cualquier consola.

LO MEJOR

-Diseño espectacular.

-Las palancas traseras.

-Personalización.

LO PEOR

– No lo regalan.

– Los botones que añaden en la parte superior deben mejorarse.


“Nuestra forma de valorar el hardware

Facebooktwitter

Deja un comentario