Análisis: Beatbuddy Tale of the Guardians

El ritmo llega de una forma muy peculiar a todos nuestros pcs, con esta interesante aventura bidimensional creada por el estudio Threaks, y que lleva el nombre de Beatbuddy: Tale of the Guardians.

Un original juego, que intenta innova en el bastante desgastado mundo de los juegos musicales, incluyendo novedades jugables y un apartado técnico bastante interesante. Así que no perdáis de vista este análisis, ya que seguramente mucho no os suene de nada este juego, pero que una vez que le echéis el ojo os aseguramos que os picará la curiosidad por conocer mucho más de él.

HISTORIA

Pese al concepto musical del juego, no penséis que no tendrá un conque y un porqué a la hora de ir vagando por este rítmico mundo. Beatbuddy nos trasladará al mundo conocido como Symphonia, el cual ha sido atacado por el cruel Príncipe Maestro. Este pretende quitar todo el ritmo que hace que este mundo siga adelante con la felicidad que siempre ha tenido.

Pero pese a estar a punto de erradicar la música, un joven del poblado conocido como Buddy, tendrá la valentía de enfrentarse a todas las fechorías del Príncipe, y regresar al estado normal este musical mundo.

Como ya veis, la historia no es demasiado original. Pero cumple con crece, y nos pone en situación. Eso sí, hay que tratar por otro lado al guión, el cual nos mostrará situaciones y conversaciones de lo más simpáticas e ingeniosas, compensado con ello la simplicidad de la historia.

JUGABILIDAD

Como ya os comentamos en la introducción de este análisis, nos encontramos ante un original juego que mezcla música con una aventura en un mundo de dos dimensiones, y en el cual tendremos muchas zonas donde explorar, encontrar objetos coleccionables y de mejoras.

El juego nos pondrá a los mandos del curioso ser azulete llamado Buddy, cuyo control será muy asequible para todos los jugadores. Este se basará básicamente en tres funciones; la de movimiento por este curioso mundo acuoso, la posibilidad de interactuar con otros personajes o golpearlos, y por último, la capacidad de acelerar a nuestro personaje para salvarnos de ciertas situaciones. Sencillo pero con gran cantidad de posibilidades, eso sí, en algunos momentos echamos en falta más precisión… pero bueno no afecta demasiado.

Cada uno de los niveles que superaremos destaca especialmente por el magnífico diseño que posee cada uno. Estando perfectamente colocados cada uno de los puzles, partes de acción, o momento de calma, para que el juego nos resulte variado y entretenido.

Así que conociendo el buen control del personaje y los buenos diseños de escenarios, solo nos queda disfrutar de ellos. Todos llenos de enemigos que van al ritmo de la música, mecanismo que nos abrirán nuevos lugares, laberínticas zonas, personajes con los que hablar y que nos cuenten parte de la historia del lugar, e incluso momentos en los que controlaremos un submarino de lo más especial.

En lo que se refiere a los enemigos. Encontraremos desde plantas acuáticas, bichos en formas de peces, caracoles gigante, y ante todo muchos objetos punzantes que nos harán daño. Una fauna bastante variada que nos complicará un poco más la vida.

A nivel de duración hay que decir que no es un juego excesivamente extenso, también debido a que su dificultad es bastante asequible para todos los jugadores tanto en los que aparte de habilidad como de puzles se refiere.

En definitiva, un juego divertido, con un muy buen control, y con cantidad de situaciones variadas, que hará las delicias de la gente que busque nuevas situaciones jugables.

APARTADO TÉCNICO

La verdad que nada más encontrarnos con los primeros instantes de juego, nos quedamos bastante sorprendido por el buen acabado que tiene tanto a nivel musical como sonoro, siendo por ellos una experiencia tremendamente bien diseñada para nuestros sentidos.

Tanto el diseño de personaje, como el de escenarios, pese a ser minimalista, posee gran cantidad de preciosistas detalles dibujados a mano. Con un muy buen trato de los efectos lumínicos, y una utilización de las físicas muy dignas de destacar, especialmente al darse en fluidos.

En cuanto a la parte sonora, que se puede decir de un juego que básicamente vive de ello. Pues que esta trabajada muchísimo, perfectamente coordinada con la acción, y con una variedad exquisita. Destacando que cada una de las fases poseerá un tema distinto.

Cada objeto que toquemos o cada enemigo que se mueva, creará un ritmo que hará que la aventura y el mundo que nos rodea tome aún mucho más sentido gracias a ello. Un trabajo genial por parte del equipo de desarrollo y montaje de audio.

NUESTRA OPINION FINAL

Beatbuddy: Tale of the Guardians es otra de las buenísimas propuestas independientes que desde hace ya años nos vienen sorprendiendo día tras día. Una experiencia distinta. Que mezcla música y aventuras, con un diseño artístico notable y una experiencia sonora genial.

Poco se le puede objetar, pero tampoco le podemos pedir mucho más de lo que nos ofrece, ya que los cuatro años de trabajo que han tardado en desarrollar el juego han valido para darnos esta nueva joyita videojueguil que os recomendamos muchísimo, especialmente para los que queráis descubrir nuevas cosas dentro de este mundillo.

LO MEJOR

-La banda rítmico sonora

-El diseño artístico

-Los variados y divertidos niveles

LO PEOR

-Algunas imprecisiones en el control

-No es demasiado complejo

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwitter

Deja un comentario