Análisis: F1 2013

Ya lo veníamos anunciando en Generación Pixel, la temporada de Fórmula Uno se acercaba a su fin, pero con esto se vislumbraba un nuevo comienzo, la temporada virtual en nuestras consolas particulares.

Codemasters Racing vuelve a traernos toda la emoción que supone encarnar a un piloto de Fórmula Uno, aunque esta vez con pocos cambios reseñables con respecto a su entrega anterior.

Amantes de la velocidad, siéntense y disfruten.

MODALIDADES

Como viene siendo habitual en estas entregas, al comenzar tenemos la opción de iniciar unas especie de pruebas para pilotos novatos, si tu situación es la de pilotos experimentados en el mundillo del monoplaza pues te sonará a chiste, pero está bien realizarlas para así saber qué tipo de reflejos en carretera tenemos oxidados. Dichas pruebas constan de varios desafíos en el que nos implantan unos tiempos base que hay que superar para conseguir mínimamente el bronce y superar el reto, aparte de esto debemos realizar una serie de maniobras durante la prueba, ya sea dar una frenada en el distancia marcada o coger todos los interiores de las curvas para así lograr una trazada perfecta. Este tipo de maniobras las iremos perfeccionando conforme juguemos si aún eres un piloto novato.

El modo trayectoria que ya viene siendo modalidad estrella desde hace unas cuantas temporadas. Encarnamos nuestro propio papel, somos protagonistas de este “circo” y empezamos desde lo más profundo del pozo, con ofertas de escuderías de tercera fila donde a lo máximo que optaremos es a hacer un papel mínimamente mediocre para así poder ir sacando la cabeza y que otras escuderías de mayor nivel depositen su confianza en nosotros. Al comenzar tenemos nuestra base de datos, con todas las características que necesita un piloto fuera de circuito, como nuestra propia secretaria la cual nos hará el camino más fácil con sus asuntos burocráticos, nuestro e-mail para recibir noticias tanto de personal del equipo como de futuribles intereses en nuestra persona, etc…

El mundial express es otra de las bazas que posee el título, la gente que quizás no tenga demasiado tiempo o no quiera invertir demasiado tiempo, podrá jugar este tipo de trayectoria, donde también encarnaremos nuestro propio ente, para elegir de nuevo una escudería de tercera fila y competir contra nuestro rival a batir en cada uno de los circuitos del mundial.

Los grandes premios individuales también son otro aliciente para poder elegir a nuestro piloto favorito y disfrutar de los circuitos a tres vueltas, un modo rápido de diversión y lucha para subir al pódium.

VIEJAS GLORIAS

Lo que cambia la entrega y la hace un poco diferente al resto es la inclusión de la versión Classics, una delicia para los amantes de este deporte además de venir bastante completita. Pilotar los antiguos monoplazas encarnando a leyendas del mundo de la Fórmula 1 es toda una delicia para los sentidos. Jerez, Brands Hatchs o Ímola son algunas de las travesías que realizaremos, míticas y que se recogen en este recopilatorio de a partir de los 80.

Ya dentro del modo classics procedemos a ver las opciones que nos ofrecen, el modo Grand Prix, donde encarnaremos el papel de una leyenda, al volante de una de las reliquias de este deporte. El multiplayer otra de las bazas, con todas las opciones disponibles a nuestro alcance. Ya para finalizar, el modo Time Trial y Time Attack, donde el contrarreloj y la vuelta sin adversarios determinarán el resultado de nuestro trabajo. Por último nos encontramos ante el modo escenario, donde podremos destripar cada monoplaza y circuito para así conocer todo desde otra perspectiva.

El modo Classics es sin duda el gran acierto de esta entrega, la cual pecaba un poco de continuismo en su planteamiento.

EN PISTA

Ya una vez en el circuito pasaremos a comentar cómo se comporta el monoplaza en el asfalto, y que tipo de parafernalia nos rodea en el box.

Sentarnos en nuestro asiento de piloto y comenzar a sentir todo lo que supone este gran show, nuestro monitor de características e información justo delante. En el podremos comprobar los tiempos de cada adversario, ver si es rentable salir al circuito o no en ese momento por si hay demasiado tráfico, y lo que nos servirá de gran ayuda, visualizar un hotlap para guiarnos un poco de manera virtual con audio explicándonos bien como coger determinada curva o qué tipo de marcas usar para rentabilizar y optimizar mucho mejor el esfuerzo del monoplaza. Podemos observar también el trabajo de nuestro compañero de equipo, ya que a la vez que compañero es nuestro primer gran rival.

El ingeniero siempre nos ayudará tanto en boxes como en pista. Antes de la salida al circuito nos advertirá si es buen momento para salir o no. Los reglajes nos los acomodará el de manera rápida y sencilla, sabiendo si corremos en seco o en mojado, y de esta manera poder calibrar nuestro coche para aumentarle la velocidad punta pero sacrificar en otros aspectos.

Con el monoplaza ya en pista tendremos siempre las ordenes de nuestro ingeniero por micro, nos hará todo tipo de observaciones, que tipo de neumáticos lleva el de delante por ejemplo, que parte del coche estamos bloqueando en la frenada y una gran lista de apoyos que siempre nos serán útiles.

Ya tratando el asunto de la simulación del título, podemos decir que sin duda recrea con unas altas cotas de realismo como actuaría un monoplaza en la realidad. Las carreras se convierten en un lugar tenso y donde tienes que ir siempre al milímetro para rascar un segundo al crono, adelantar a un adversario o simplemente mantenerte en pista debido a una mala entrada en curva. Observando el título del año pasado, quizás haya cambiado poco en lo que respecta a la juabilidad, pero estamos tratando un juego al cual simplemente le hacía falta solucionar un par de errores. El comportamiento del coche dependiendo de si estamos sobre seco o mojado, la lluvia a cántaros, todo ello afecta de sobremanera a la forma de actuar del monoplaza.

Se sigue manteniendo una de las novedades incluidas hace bien poco en el campeonato, el Kers, el cual nos permitirá mediante un botón poder llegar a ser una milésima más rápido que el contrario, en este deporte todo un abismo.

Puede parecer en principio un juego complicado para nuevos corredores, pero sin duda con un poco de tiempo y paciencia hasta los más nobeles podrán tomar las curvas a 200 Km/h.

APARTADO TÉCNICO

Una vez más echamos la vista hacia atrás y comprobamos que poco ha evolucionado al respecto el título.

Sigue representando con alta fidelidad lo que supone estar montado en un monoplaza, con un nivel de detalle bastante alto, tanto de nuestras vistas más cercanas como pueda ser nuestro volante, hasta las más lejanas como pueda ser el cómputo global del circuito en vista aérea.

El juego puede presumir de solidez, no sufriendo una abusiva bajada de frames ni en situaciones límites, como pueda ser un golpe a gran velocidad donde se ven involucrados unos cuantos coches, o quizás las salidas en los circuitos, que es donde más se apelotona el personal, siendo unas primeras vueltas un poco caóticas hasta que se comienza a abrir brecha.

El sonido es uno de los puntos fuertes del juego, partiendo desde las mismas voces que nos aconsejan y nos guían en un completo y perfecto castellano, como en el mero hecho de estar en pista, sentado en tu asiento del monoplaza y sentir el rugido de un motor con una potencia bestial.

Es el apartado que se mantiene más con respecto a su anterior entrega pero no por ello debe ser malo, todo lo contrario, ya F1 2012 conseguía un gran nivel, y aquí se ha vuelto a conseguir, mejorando esta vez algunos aspectos de la iluminación y el reflejo de los monoplazas y animaciones.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Otro año más vuelve la pasión por la Fórmula 1 a nuestras consolas, con una visión bastante cercana de lo que supondría la realidad en este deporte.

Apurar las curvas o una pisada de piano puede suponer la diferencia entre la pole o una parada en boxes con un monoplaza destrozado, por ello hay que ir siempre al límite.

La inclusión del modo Classics donde podremos encarnar a las viejas leyendas con todo lujo de detalles es toda una mano ganadora, más aún para los verdaderos amantes de este deporte.

Si te gusta la fórmula Uno y la simulación, no dudes en hacerte con la nueva entrega de Codemasters, que ha plasmado todo a un gran nivel.

LO MEJOR

-Todo lo positivo de la antigua entrega

-El modo Classics

-Diferentes formas de conducción dependiendo de tu nivel de pilotaje

LO PEOR

-Pocas novedades

-La IA puede mejorar

-Sin el Classics puede hacerse un juego incompleto


“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail

Deja un comentario