Análisis: Full Bore

Puzzle. Pocas palabras hacen sacudir el cerebro como ésta. Los puzzles están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida; ya sea en términos emocionales y por tanto algo metafóricos (“¿Le pido salir? / ¿Busco suerte en el extrangero? / ¿Quién soy?), o completamente físicos (“ A ver cómo logro que entre todo el equipaje de ésta mujer en el maletero”). Originariamente un puzzle, como tal, es un juego de mesa en el que tienes que hacer encajar las tropecientas piezas que lo forman para dar la bienvenida a una sola, osease, cumplir un objetivo. En nuestro amado mundillo han estado presentes de manera más o menos patente a lo largo de toda la historia del mismo. El auge del sector independiente y la gran maleabilidad del género para hacer volar la imaginación de los programadores y atormentar y a la vez entretener al jugón; nos da la oportunidad de descubrir algunas obras que no todos entenderán, pero que sí gozarán al menos de risas y maldiciones a partes iguales. “Full Bore”, o como ayudar a un jabalí a salir airoso de un maquiavélico mapeado en pos de salvar la vida; es una entretenida, original y a veces realmente desternillante apuesta por parte de Whole Hog Games. Veamos pues hasta que punto exprime el significado simbólico y palpable del epíteto con el que es bautizado el género al que representa y cuán divertido puede llegar a ser.


HISTORIA

Cuando experimentas un juego en el que eres un jabalí que tiene que ir avanzando por una suerte de obstáculos, en un ambiente “mecánico / industrial”, el término “historia” se hace tan sumamente relativo que a servidor le supone un aprieto rellenar éste apartado. Más que nunca (y ha habido casos que podrían competirle al que nos ocupa), la historia o trama carece de base y, básicamente, no lo necesita.

Sin embargo, y haciendo el debido acoplo de ideas; somos un pobre jabalí que ha de escapar de su oscuro porvenir como primer plato de alguna dieta cárnica, y para ello deberá superar una serie de obstáculos para el que necesitará nuestra ayuda de manera irremediable si quiere volver a ver la luz del día.

Cabe destacar, de todos modos, que conforme avancemos a lo largo de nuestra aventura, se nos irá facilitando más sustancia argumental, de tal manera que, sin ánimo de spoilear nada, la trama en algún momento se merecerá nuestra atención y no hará sino estrechar lazos y aumentar la empatía para con ese peludo y gruñón amigo.

JUGABILIDAD

  • Tipo de juego

Full Bore es un juego en el que tienes que empujar, y mucho. La idea principal es la de, con nuestro robusto hocico, ir desplazando cajas o bloques de tal forma que su estructura nos permita el paso hacia el siguiente nivel o puzzle. En ocasiones se verá relativamente claro cual será la recompensa o siguiente paso; pero en otras tendremos que echarle toda la imaginación con la que contemos para siquiera atisbar de qué va la cosa en ese preciso instante. Es sin duda un juego que en ciertos momentos exige de una concentración y paciencia importantes, así como un gran evasor de tozudez, pues por lo general no nos quedará otra que borrar toda organización o plan de ideas que hayamos cosechado en algunos minutos, para volver a empezar de cero. Es un título en el que el puzzle, y nunca mejor dicho, deberá estar ensamblado a la perfección si queremos que eche a andar.

  • Mecánicas de juego

Por tanto entendemos como cometido principal de Full Bore, el de desplazar bloques. Puedes golpear y derribar ciertas estructuras, tanto en la pared como en el suelo, para acceder a nuevas galerías, dependiendo siempre de la naturaleza y dureza del bloque golpeado, siendo los de arena los más “destructibles” de todos ellos.

Cabe destacar que, a pesar de estar hablando de un juego de puzzles, existe cierto ambiente de libertad de exploración en el mismo. Incluso, se podría decir que no nos encontramos en un caso de jugabilidad lineal. Puedes explorar un mundo mas o menos amplio a través de carriles de transporte subterráneo que te pueden llevar de un mapa a otro.

En lo que a evolución de nuestro personaje se refiere; no vamos a encontrarnos con “power ups” o actualizaciones de nuestras capacidades para golpear más fuerte o similares. En realidad lo que nos hace mantener una expectativa de mejora en nuestras capacidades no es otra que la que vamos experimentando conforme vamos descubriendo por nuestra propia cuenta qué formas o “atajos” podemos aprovechar en base a las estructuras que tengamos delante, sin necesidad de ninguna herramienta adicional que los mismos controles y capacidades que teníamos ya al comienzo de la aventura.

Para servidor, el punto más interesante de todo el entramado de Full Bore, es un As que podemos sacarnos de la manga si nos vemos desesperadamente bloqueados en una de las bifurcaciones: Los atajos. Con atajos me refiero a la posiblidad de, volviendo tras nuestros pasos hacia los anteriores mapas, podemos encontrar “puertas mágicas” que nos transportarán directamente al nivel inmediatamente posterior a ese último que nos tenía desesperados. De paso, al volver a ver todos los mapas anteriormente superados, nos ayudará a refrescar que técnicas estructurales hemos llevado a cabo y, quién sabe, no abra la mente para dilucidar como pasar ese último mapa, en el caso en el que tampoco encontremos la “puerta mágica”.

  • Control

La mayor parte del tiempo, lo que harás es moverte hacia arriba, hacia abajo, izquierda y derecha. Olvídate de saltar, no se puede; esto no es un plataformas al uso, si acaso se le parece como mucho en los mapeados en dos dimensiones de toda la vida. Al no poder saltar, se hará muy necesario que te hagas a la idea de montar estructuras que te permitan ascender cuando las características del terreno así lo exigan.

Un consejo que he de daros: Sed muy, muy cuidadosos. Las creaciones estructurales en Full Bore requerirán ajustes milimétricos de los objetos juntados. La más nimia falla en el encaje de todos y cada uno de los bloques pertenecientes a una construcción concreta, dará al traste con toda ella y, si bien no se derrumbará como un castillo de naipes, ese pequeño defecto de cálculo o medida hará completamente imposible que funcione y, por ende, podamos proseguir nuestra marcha. Este aspecto eleva, sobre todo cuando llegamos al ecuador del juego, a unos niveles de dificultad que los pulcros y puntillosos alabarán con devoción y que, a los menos pacientes (como servidor), les hará imitar a nuestro jabalí predilecto en darnos de cabezazos contra cualquier estructura, móvil o no.

  • Innovación

En un juego en el que los gráficos y la música son poco menos que nada, la jugabilidad y sobre todo, la idea básica del mismo toman, mas que nunca, una importancia suprema de cara a llegar a la conclusión de que estamos ante un buen juego. Si bien hemos visto puzzles parecidos (mover objetos) en juegos de rol o incluso algunos plataformas (Terranigma, Prince of Persia,o porqué no, el propio Super Mario World, en algunos contados momentos); es la primera vez que veo un juego que se caracterice, como marca principal de identidad, por estar moviendo objetos de un lado a otro. Bueno, se puede decir que en ese sentido, lo más parecido que he visto ha sido la saga Portal, pero son tan absolutamente distintos en su concepción estricta, que son casi incomparables.
Por tanto estamos ante una idea levemente innovadora y aplaudible por parte de los chicos de Whole Hog Games.

  • Duración

Teniendo en cuenta de que a priori estamos ante una entrega que no parece definiva (el final es abrupto y sin ceremonia, y la coletilla del título del juego “The First Dig”) y nos hace pensar en una secuela dentro de un tiempo, y sobre todo, si consigue el nivel de recaudación estipulado por la empresa; su vida media es lo suficientemente satisfactoria para que no tengamos esa sensación de “¿ya está? ¿eso es todo?”. La mayoría de usuarios acabará el juego con cierto grado de extenuación y una sonrisa de haber vencido en esta pequeña locura videojueguil.

  • Dificultad

El arco de dificultad se ve tensado básicamente por lo puntillosos que deberemos ser a la hora de maquinar construcciones en base a lo que el escenario nos permita y los bloques que se nos faciliten en el mismo. Existen fases en las que habrá que tener una combinación de paciencia, neuronas, rapidez y picardía en perfecta comunión entre sí. Incluso diría que en algunos momentos, será indispensable que nuestra mente esté “on fire”, que estemos lo suficientemente inspirados para acometer algunos desafíos, que en alguna que otra ocasión, serán demenciales.

  • Multijugador

APARTADO TÉCNICO

  • Apartado Visual

En un juego de estas características, como de costumbre, no se enfatiza en la parte visual del mismo. Gráficos simples, planos y con un colorido que pasarán desapercibidos y difícilmente se nos queden en la retina mas allá de cuando salimos del mismo.

  • Apartado Sonoro

Tanto y en cuanto hemos hablado de los gráficos, podemos afirmar lo mismo para con el apartado sonoro. Melodías facilotas y básicas, que por lo menos, y eso ya es algo, no desentonarán ni se percibirán molestas o chocantes durante nuestro viaje.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Los amantes de los puzzles laberínticos y gusten de estrujarse la masa encefálica hasta la extenuación, encontrarán en “Full Bore: The first Dig” un auténtico reto para sus capacidades, todo un guante que medirá en ellos hasta qué punto son pacientes y cómo de poderosa es su pensamiento lógico. Un pequeño gran juego, sin duda, que si le damos una oportunidad, puede que nos haga descubrir una nueva afición: mover y pulverizar bloques con nuestro hocico.

LO MEJOR:

– Idea original y divertida, siempre y cuando nos guste el género que se plantea.
– Rápido aprendizaje de los controles y progresiva mejora de nuestras habilidades minuto tras minuto de juego.
-Texto.

LO PEOR:

– Sistema audiovisual un tanto pobre.

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail

Deja un comentario