Análisis: Gravi

En 1687, Sir Isaac Newton, físico, estableció en su obra “Philosophiae Naturalis Principia Mathematica”, la ley de gravitación universal; en la que se describe la interacción gravitatoria entre distintos cuerpos con masa. En nuestro planeta, nada escapa a la fuerza gravitatoria en toda la materia existente. En la física de los videojuegos, el realismo con el que se plagie ésta paradoja determinará en gran medida el éxito total del mismo. Ya sean juegos de conducción, deportivos, shooters… Las leyes físicas anteponen el porqué de un videojuego y más aun con la evolución de las herramientas de las que disponen los equipos de programación hoy día. GRAVI, una creación de Hashbang Games, basa su elemento casi en su absoluta totalidad en ésta ley, y nos sumerge en una aventura en la que necesitaremos hacer acopio de nuestro sentido común vital (más algo de paciencia y temple) para sortear todos los puzzles que nos presenta, siempre amparados por la mencionada e inapelable ley.

HISTORIA

Siendo tan espléndidamente abrumador el uso de la física como elemento identificador de esta obra, algunas otras características de la misma, como ésta que nos ocupa, pasan a un inadvertido segundo plano. No obstante, podemos considerar como argumento aceptable para GRAVI, el de un robot, al que controlamos, que ha de escapar de una prisión, presumiblemente controlada por un enemigo, muy seguramente otro robot.

Habiendo advertido pues, la pobre línea argumental del juego, y gracias a la dirección que toma el mismo, debe sernos suficiente como para al menos meternos en materia.

JUGABILIDAD

  • Tipo de juego

Nos encontramos ante un especimen poco usual. Careciendo de un protagonista de antología, con inquietudes vitales y un tormentoso pasado a sus espaldas; o de un guión.
Obviamente, todo juego, en mayor o menor medida, tiene una base argumental por la que agarrarnos. Debemos considerar a GRAVI como un plataformas en el que controlamos a una especie de inteligencia artificial, de forma esférica que contiene un halo de energía puramente gravitatoria. Ésta energía ha de ser controlada de la mejor manera posible para escapar de esa especie de cárcel cibernética en la que nos tiene encerrado nuestro archienemigo, Anti-Gravi (Un aplauso por el torrente de originalidad).

Deberemos hacer uso de nuestra pericia para poder escapar del encierro a través de numerosas trampas y peligros especialmente diseñados expresamente para sacarnos de nuestras casillas y siempre ir siguiendo la estela de nuestro anteriormente mencionado enemigo.

  • Mecánicas de juego

Superando ampliamente los 30 niveles de juego, con jefe final en cada una de ellas, y digo “jefe” en singular porque siempre será el mismo, el insufrible Anti-Gravi.
Anti-Gravi es el “anti yo”, el opuesto de Gravi. De color rojo cuyo cometido es frenar tu avance a toda costa. Sin embargo, si tus decisiones y destreza son las correctas, este problema pasará a un segundo plano. A lo largo de la aventura, podrás obtener logros que irán en relación directa con respecto de la forma con la que solventes los puzzles. Esto es, podrás desbloquear un logro si, por ejemplo, completas una fase sin morir una sola vez, cosa que no será nada fácil. Servidor ha llegado a morir varias decenas de veces, como poco, para sortear ciertas bifurcaciones. Mencionar además la existencia de “peligros”, en forma de flechas que irán hacia nosotros, llamaradas en las esquinas más farragosas, etc.

  • Control

Gravi no es especialmente dificil de jugar. Al principio del juego, se te invita a una toma de contacto a través de un tutorial; en el que nos harán familiarizarnos con el control, y cómo movernos. Para el neófito, puede considerarse la presencia de un arco de dificultad medianamente exigente, no obstante todo aquel que esté familiarizado con este tipo de juegos lograrán una adaptación e inmersión en los mismos rápida e intuitiva.

No deberemos dejar de tener en cuenta que Gravi es una esfera de energía que con un leve movimiento podremos desplazarla de izquierda a derecha, a nuestro criterio. Para esto tendremos que darle un empujón extra, con uno de los botones de nuestro pad, o tecla del keyboard. Hemos de empujar con cuidado, puesto que si le damos más fuerza de la necesaria en ese preciso momento lo más probable es que, además de no avanzar, nos llevemos una cálida llamarada en el hocico con regalo de buena voluntad.

  • Innovación

No es el primer juego “gravitatorio” de la historia mucho menos. Pero como pasó con “Elemental”, éste nos ofrece una singular manera de entender el entretenimiento electrónico. Es absolutamente innegable que Gravi trae consigo un puñado de nuevas e interesantes ideas y visión del mundillo.

  • Duración

Llegado hasta el tope de 40 mapas o fases, GRAVI tiene la extraordinaria virtud de no aburrirte antes de su conclusión, ni por el contrario dejarte con ganas de más. Serán muchas las horas y las muertes ocasionadas antes de que crucemos la meta final. Gran durabilidad para un juego indie. Calibrada al milímetro.

  • Dificultad

Conforme vayamos avanzando en el juego, como pasa con la amplísima mayoria de todos los títulos habidos y por haber de dicho género, la dificultad irá creciendo en base a la implementación de más trampas y más llamarazos.
Con todo lo dicho, este título suena a plataformas “gamer level” con elementos de puzzle. No negaré que en ciertos compases del testing, he sentido una moderada frustración y enfado por alguna que otra (no muchas) triquiñuela que no he podido ver hasta pasado un buen rato de exprimirme los sesos. El mejor antídoto para este tipo de puntuales dificultades, por encima de la potencia intelectual, incluso de la pericia, es la paciencia. Siempre podremos echar mano del ensayo prueba/acierto/error.

APARTADO TÉCNICO

  • Apartado Visual

Para ser un juego independiente, es bastante loable el trabajo gráfico realizado.
Los gráficos molan, contando con un nivel de detalle bastante potable, con escenarios completamente distintos uno del otro. Si bien este detalle grafico no se puede aplicar al personaje principal, por ser una simple bola lumínica, es interesante la anteposición de colores que usan con respecto a Anti-Gravi, siendo este de un color rojo fuerte. Es este caso no hablamos de calidad sino de cualidad, de la que se sirve este ying-yang, ésta antítesis entre un color frio y uno caliente.

  • Apartado Sonoro

La música parece bien encajada en su rol: Hacerte pensar que estás en algún lugar del espacio exterior. No es nada del otro mundo, pero en este galopante caso de “videojuego físico”, encaja a la perfección, sin alardes, en su cometido.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

“Gravi” hará las delicias de aquellos que disfrutaron en su momento de “Elemental”. Es una propuesta para poner a prueba nuestra paciencia. Todo aquél que aguante con cierta facilidad el morir, una, otra, otra y otra vez antes de siquiera darse cuenta de qué es lo que estaba haciendo mal y disponerse a emplear otro plan; encontrará en este título una buena dosis de uso neuronal y acopio de sentido común.

LO MEJOR:

– Físicas extraordinarias, que siendo en un sentido contrario a lo que entenderíamos por física en un juego de conducción, es la joya de la corona de todos los buenos atributos de este entretenido juego.
– Gráficos muy, muy potables.

-Texto.

LO PEOR:
– Un arco de dificultad, que como pasa en todos y cada uno de los títulos del género, puede desesperar por momentos a alguien que no esté especialmente interesado en este tipo de juego.

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail

Deja un comentario