Análisis: Nidhogg

Cab Analisis 2014 Nidhogg

El estadounidense Mark Essen ha trabajado en un nuevo juego independiente. Esta vez, no ha pulido un juego cualquiera, sino que se ha empeñado en sacar algo tan simple como grande. Un juego que, hasta el nombre, es particular. Nidhogg, así se llama el título que vamos a analizar ahora. ¿A quién se le ocurre un nombre como Nidhogg para titula un videojuego? Desde luego a una persona cualquiera no. Essen ha elegido este título principalmente por dos motivos. El primero, y posiblemente el más conocido de los motivos para quienes seamos fan de la saga Final Fantasy, es por llevar el mismo nombre que uno de los enemigos que debemos enfrentarnos en FF XII. El segundo motivo, y ya algo más rebuscado, es el nombre asignado en la mitología nórdica al dragón que vive en el  Niflheim, el reino de la oscuridad y de las tinieblas y en el que crecen las raíces del árbol Yggdrasil, donde sus raíces mantienen unidos los diferentes mundos (Para que luego digan que los videojuegos no enseñan).

Desde antes de su lanzamiento, Nidhogg ha sido finalista en reconocimientos, donde Grand Prize le dio el reconocimiento IGF | GDC en 2011 y Nuovo Award, por citar otra, le otorgó el primer premio en ese mismo apartado.

Así que, sin dudarlo, leer atentamente lo que Messhof nos ha traído a nuestros queridos ordenadores.

JUGABILIDAD

Nidhogg es un original juego de lucha con espadas. ¿Qué tipo de espadas? Os estaréis preguntando. Si Mark Essen se ha preocupado de buscar un nombre especial, espero que no estéis pensando en que la espada será una corriente y vulgar, espero. Se trata de un florete / espada / sable de esgrima (Al ser un juego pixelado el arma que Mark ha querido representar no se sabe con exactitud, pero, con los movimientos y posturas de nuestro personaje, y del personaje de nuestro adversario, podemos deducir claramente que estamos ante un juego de lucha de esgrima, de dos dimensiones y ante un scroll lateral). Un juego, como ya podréis ir notando, especial dentro de su propio género.

El objetivo que tenemos en Nidhogg; juguemos contra la máquina, contra un amigo en el mismo ordenador o en un torneo online, es derrotar a nuestro oponente en los diferentes niveles que nos vamos encontrando en los escenarios (Un castillo, las minas, las nubes o el Oeste) para así llegar al final del nivel y convertirnos en el almuerzo o cena de un Nidhogg, es decir, ser el ganador del enfrentamiento. Derrotar para ser derrotado, sí.

screen1

El método que tenemos para avanzar y derrotar al oponente, es saltando, agachándonos, tirando la espada, esperando a nuestro oponente, desplazarnos tanto como para la izquierda como para la derecha, dando una patada aérea, y, en el peor de los cosas, luchando con nuestros propios puños.

Tanto nuestro rival como nosotros tenemos el mismo objetivo, con el mismo final macabro, con la diferencia de ser la dirección contraria el uno del otro. Una vez derrotemos a nuestros enemigos en el nivel, debemos ir corriendo a la salida del mismo para evitar así la reaparición de nuestro oponente, ya que, si tardamos, le damos la posibilidad de reaparición (sería de forma infinita) y por consecuencia, un nuevo enfrentamiento con la posibilidad de tener distinto desenlace al anterior.

Para derrotar a nuestro oponente, podremos desenfundar nuestra espada en tres niveles de altura, alto, medio y bajo, con el objetivo de vencer al rival con el simpe hecho de hacer contacto nuestra espada con su cuerpo, por lo que no es del todo necesario el pulsar la tecla de atacar.

En cuanto al control de Nidhogg, es sencillo y fluido. Con solo dos botones, saltar y atacar, además de ir hacia la izquierda o la derecha, da una profundidad exquisita al juego, en el que nos familiarizaremos bastante rápido y de una forma precisa.

screen2

Quizás lo más costoso, es el dominar el lanzar nuestro sable de esgrima hacia el oponente, una maniobra eficaz pero, como no impacte en nuestro objetivo, estamos prácticamente derrotados, por lo que el quedarse desarmado no conviene en nada.

Quizás no sea una innovación a grandes rasgos. Pero el ser un juego de lucha de esgrima, junto con no tener vidas ilimitadas, no existir puntuación de ningún tipo y tener un tiempo ilimitado en la batalla hace que Nidhogg sea, una vez más, un juego con un toque muy personal.

En cuanto a la inteligencia artificial de la máquina es uno de los puntos fuertes del trabajo realizado por Mark. No es para nada fácil derrotar a nuestro oponente dirigido por la COP, ya que sabrá contrarrestar nuestros ataques y sabrá esperar el momento oportuno para atacar. Sinceramente, en la práctica, hubiésemos preferido que está casi perfección no se hubiera tomado tanto tiempo de trabajo.

Por otro lado, la duración, aunque es algo que ocurre en la mayoría de los videojuegos, es muy relativa en este título. Nos podemos encontrar con enfrentamientos de escasos segundos, como llevarnos diez minutos. Pensaréis que es una exageración, y aunque para ser sinceros no he tardado tanto tiempo en estar batallando con mi rival (sí, reconozco que me han matado antes) hay enfrentamientos duro de roer, y como estemos esperando que sea nuestro rival el que nos ataque, y  al igual que nosotros él nos esté esperando, podemos estar entre un juego de amago en vez de lucha.

screen3

Aun así, destacaremos que, pese a la brevedad relativa de cada combate, el juego tiene un toque para no aburrirnos a la primera de cambio y echar, en cualquier hueco que tengamos, una partida aunque sea rápida.

En lo que a la dificultad se refiere, esta sufre a causa de la gran IA de la CPU, ya que la dificultad cuando jugamos contra la máquina es alta, a lo que si le añadimos las particularidades de cada nivel, como el bajo techo en las minas, el alto pasto del Oeste y un toque especial en cada nivel, hace que las batallas de Nighogg se ganen con sudor en la frente. Al igual que nos ocurre cuando nos enfrentamos con alguien.

Llegamos al plato fuerte del videojuego, el multijugador. Pensado para jugar en línea y contra personas de todo el mundo, podremos entrar en diferentes torneos, con el número de personas que deseemos en el momento. También podremos enfrentar peleas individuales que, en ocasiones, resultan lentas a la hora de conectarse con otro oponente disponible.

APARTADO TÉCNICO

Pese a ser un juego totalmente pixelado, los detalles, tanto primarios como lo pueden ser el jugador y la espada, como los escenarios, como las nubes, antorchas y el pasto, están cuidados con cariño y alcanzando un acabado notable.

Por otro lado en el apartado sonoro, este no dispone de un listado amplio de banda sonora, pero la que trae, escasa eso sí, es idónea y pegadiza, por lo que no será aborrecida con facilidad.

screen4

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Nidhogg es el juego que hay que tener a mano en los momentos que no disponemos de mucho tiempo para dedicarnos a un videojuego con una historia compleja, con cuidado de no dejarnos llevar por su diversión y llegar a perder la noción del tiempo. Rejugable e idóneo para todo jugador que pueda adquirir este grandísimo titulo.

LO MEJOR

-Diversión.

-Multijugador

LO PEOR

-El precio puede hacer que el jugador no se arriesgue a comprarlo.

Valoracion Nidhogg

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail

Deja un comentario