ANÁLISIS: Ride

Desde Italia nos llega una nueva IP: Ride, la nueva creación de Milestone, el mismo estudio que desarrolló varios MotoGP, WRC y Superbike. En esta ocasión han intentado traer la formula de Gran Turimo y Forza al mundo de las motocicletas, donde la variedad en el concesionario y en las pistas es la esencia del título, dejando mas de lado otros aspectos muy importantes que lastran en gran manera la experiencia jugable.

Milestone ha creado un juego para los amantes de las dos ruedas, el cariño y el esmero que ha puesto para recrear y presentar cada motocicleta es de admirar. Cuando entramos por primera vez en una nueva categoría de motocicleta, esta se nos presenta como una introducción casi poética, que te describe, como si de un amor platónico se tratase, lo que son y lo que se siente cuando pilotas cada una.

ANÁLISIS

 ride

.

VERSIÓN DISPONIBLE

XBOX ONE – PS4 – PC – XBOX 360 – PS3

VERSIÓN ANALIZADA

PS4

DESARROLLADOR

MILESTONE

DISTRIBUIDOR

BANDAI NAMCO

.

.

.

VALORACIÓN

7

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Lo primero que debemos de hacer nada más llegar es crear a nuestro personaje, el cual podremos personalizar de una manera simple, eligiendo ropa, sexo, y varias caras y pelos predefinidos, así como nombre y nacionalidad. Además, también podremos elegir su estilo de pilotaje, pudiendo elegir entre dos estilos predeterminados o personalizar uno de manera minuciosa a nuestro gusto. Todos estos rasgos se pueden cambiar más adelante, siendo más extensa la personalización del equipo del piloto. Pudiendo cambiar el mono, el casco, la visera, los guantes, las botas y las rodilleras, comprando nuevos artículos con el dinero conseguido.

El siguiente paso es adquirir nuestra preciosa motocicleta para lo cual nos darán un dinero con la que podremos comprar una. Dicho dinero se consigue en las carreras en función del puesto en que quedemos. Con él, además de adquirir más motocicletas, podemos personalizar las mismas, cambiándole varios elementos. Lógicamente, la personalización de una moto en comparación con la de un coche es mucho menor, pero aun así, Ride incluye una gran gama de artículos y de piezas para la personalización de nuestro niña bonita, incluyendo aspectos meramente visuales como los espejos, las empuñaduras, manetas de freno y llantas, así como aspectos técnicos como la ECU, filtro de aire, escape, latiguillos de freno, caja de cambios, etc.

analisis ride img 004

Una vez adquirida nuestra moto y personalizado nuestro personaje, nos toca elegir compañero de carreras. Éste la verdad que sirve para bien poco, pues solo nos “ayudará” en ciertas carreras por equipos, en las que para decidir el ganador, se suman los puntos obtenidos por cada miembro de la pareja. Al principio solo podremos elegir entre dos de ocho disponible, pero conforme vayamos avanzando en el ranking se nos irán uniendo el resto, pudiendo hacer también podremos que nos acompañe el piloto que algún amigo nuestro tenga creado.

Con nuestra moto, nuestro casco, y nuestro compañero, solo nos queda ponernos a correr, y para ello podremos hacerlo en tres modos de juego. El modo estrella del título es la Gira Mundial, el cual se centra en un ranking que debemos ir escalando a base de ir ganando puntos en las carreras. Para conseguir estos puntos, nos encontramos con ocho modalidades de competición divididas por categoría o por característica especial de la motocicleta, a su vez dentro de cada modalidad otras submodalidades divididas por cilindrada, marca, país etc. Estas a su vez engloban un número de entre 5 y 10 carreras de distinto tipo. Podemos encontrar las típicas carreras de 16 pilotos, carreras de aceleración, duelos en los que tenemos que adelantar a un piloto en concreto, contrarreloj, carreras por parejas, día de pista (en la que tenemos que adelantar a mínimo de pilotos), series de tres carreras, etc. Es decir, una gran variedad de modalidades y carreras las cuales están abiertas prácticamente todas desde el principio, siendo el único requisito para poder participar en ellas el poseer el dinero suficiente como para poder costearnos la motocicleta adecuada para cada ocasión.

Una vez que vayamos escalando puestos en el ranking, iremos desbloqueando los trofeos de elite, en los cuales nos enfrentaremos a una carrera especial, en la que se nos dará como premio una motocicleta que solo puede ser adquirida de este modo. Además, se nos dará un título para poder exhibirlo en nuestro perfil de jugador, el cual nos certifica nuestra calidad sobre las dos ruedas.

analisis ride img 005

La amalgama de motos con las que contamos suma un total de 114, entre las que relucen las marcas Bimota, EBR, Energica, Honda, Kawasaki, Lightning, MV Agusta, KTM, Aprilia, Suzuki, Triumph, Ducati y BMW. Dentro de cada marca, podemos encontrarnos desde motos naked por debajo de los 700CC y entre 700CC y 900CC, como motos superbikes de todo tipo, desde leyendas clásicas de finales de los 90 y principios del 2000, los últimos modelos del 2014, pasando por autenticas bestias de 1100 y 1200CC, terminando por motos eléctricas y prototipos. Un concesionario bastante extenso y con una variedad muy acertada, que permite disfrutar y experimentar los diferentes comportamientos de cada motocicleta en función de su potencia y peso.

Los circuitos con los que podemos contar son muy variados pero demasiado escasos, pues con la cantidad de carreras que tenemos disponibles en el modo Gira Mundial, con el paso de las horas se nos irán haciendo repetitivos e iremos de cierta manera casi jugando a ciegas, pues los conoceremos al dedillo. Contamos con un total de 15 circuitos de una gran variedad, pasando de la montaña y el bosque, a pleno centro de Gales, o a circuitos como el de Almería o el de Donington Park.

Contamos con otro modo offline, que es el modo rápido, en el cual podremos echar una carrera simple en cualquier mapa y modalidad, pero solo con las motos que tengamos compradas o con alguna de las que podemos alquilar a coste cero. También encontramos en este modo las pruebas de tiempo y las carreras simples en pantalla dividida.

analisis ride img 003

A parte de estos dos modos offline, tenemos un modo online multijugador. Este es bastante humilde, pues simplemente podremos echar carreras individuales o en conjunto de tres, formando un campeonato, entre 16 participantes.

Con todo listo para empezar, entramos en boxes para personalizar nuestra moto y la dificultad de la carrera, siendo este el punto clave para pasar de una experiencia totalmente arcade a una completa simulación. Con esto, Milestone ha conseguido que desde el mas experto conductor al más novato piloto consiga adaptarse rápidamente al pilotaje de la moto, dando la posibilidad de ir poco a poco aumentando la dificultad de conducción de la misma, desactivando o cambiando ciertas opciones. Podemos de forma directa elegir entre una física standard, semi-pro y pro, y además personalizar el freno automático y combinado, activar o desactivar un sistema anticaballito y de posición de encogida automática, regular el control de antideslizamiento al coger las curvas, la transmisión, la guía de trayectoria ideal y elegir la cantidad de “rewinds” que puedess utilizar en la carrera. Esto es un sistema de retroceso, por si no equivocamos al tomar una decisión poder, mediante la pulsación de un botón, volver atrás y cambiar nuestra trayectoria. En cuanto a la personalización de la moto antes de la carrera, podemos ajustar mediante varias opciones su amortiguación y su caja de cambios.

Otra manera de ajustar la dificultad es mediante la IA, la cual se distribuye en cinco niveles. Aunque esta a simple vista parece que solo sirve para que los rivales tengan mejores motocicletas, ya que su comportamiento es inalterable e inofensivo, pues en ningún momento de la carrera cambian ni varían su estrategia. Tampoco hacen movimientos que impidan que los adelantes, ni intentan tomar riesgos para darte un pasón. Simplemente están porque tienen que estar. Además, las carreras siempre llevan un mismo patrón, un pelotón atrás y tres pilotos que se alejan, terminando con una cierta distancia unos de otros. Con el paso de las carreras esto salta a la luz y le quita esa emoción competitiva, pasando casi a competir contra ti mismo.

Una vez que empezamos a pilotar nos damos cuenta de que las físicas no son todo lo realista que deberían ser, pues en ciertas ocasiones ni la moto ni el piloto responde acorde a la realidad. En muchos choques contra muros o contra otros pilotos, la moto rebota sin que el piloto se caiga o pierda velocidad. Cierto es, que la gran mayoría de las veces con cualquier contacto el piloto y su moto irán automáticamente al suelo, pero en ciertas ocasiones, el juego comete ciertas perlas que lastran la experiencia jugable. La moto tampoco sufre ningún desperfecto, independientemente del accidente sufrido.

Por último, el juego sufre de unos horribles y largos tiempos de carga, algo que no debería de ser normal. En cada menú, sobre todo antes de las carreras, debemos de esperar con el mando encima de la mesa, terminando esto por cansar un poco cuando llevamos horas con el mando entra las manos.

Otro apartado en el que no han estado totalmente acertados los amigos de Milestone es en su aspecto técnico. Su apartado visual cumple sin más, acertando en gran medida en el diseño de las motocicletas, siendo estas fieles y preciosas reconstrucciones idénticas a las de la realidad. Su recreación se nota que esta trabajada con mimo y orientada al amante de las dos ruedas, teniendo antes de las carreras y dentro del concesionario un “showroom” donde apreciar y disfrutar de las vistas de estas. No es así en los circuitos y su ambientación. Aunque su recreación está muy bien conseguida, si levantas la vista de la carretera nos encontramos con ciudades y bosques sin vida. Texturas simples que pasaran desapercibas debido a la velocidad que se alcanza en las motocicletas, pero las cuales cantan al detenernos. La iluminación también podría haber sido un poco más detallada, siendo muy plana, pareciendo que el sol esta fijo y que no afecta en la dirección en la que vayamos. También se echan en falta las diferentes condiciones meteorológicas, así como carreras nocturnas.

analisis ride img 002

Su aspecto sonoro luce en las mismas condiciones, estando muy bien recreados los sonidos de cada motocicleta, pero siendo simplón en su bso, pasando esta desapercibida. El titulo viene totalmente traducido al castellano, contando como hemos dicho al principio, con un narrador que nos explicara y nos deleitara con su elocuencia cada vez que probemos algo por primera vez.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

-

En definitiva estamos ante una nueva IP que promete, que intenta llegar al corazón de los amantes de las motos y que quiere acercar el modelo de Forza y GT al mundo de las dos ruedas. Una apuesta con altibajos, que falla en aspectos fácilmente mejorables de cara al futuro, y que acierta en su esencia, marcando un camino a seguir el cual parece esperanzador. Con su fuerte en las 114 motocicletas de todo tipo y su magnífica recreación, Ride nos presenta un juego para expertos y novatos, fácilmente adaptable en su pilotaje a todas las necesidades y experiencias y con un modo de juego principal que asegura bastante horas de entretenimiento, dejando de lado la cantidad en los circuitos pero trayendo variedad de estos, pecando también en su correcto pero simplon aspecto visual y sonoro y “regalando” unos tiempos de carga que llevaran por la calle de la amargura a mas de uno.
-
facebooktwittermail

Deja un comentario