ANÁLISIS: Wolfenstein The Old Blood

Y aquí estamos, de nuevo ante la amenaza Nazi que hace amagos de dominar el planeta. Como ya vimos en Wolfestein: The New Order, el tal Calavera era un auténtico loco a la cabeza de una de las ideologías más jodidas y cuadriculadas de la historia de la humanidad. Ahora llega el momento de situar esa historia, colocarnos en antecedentes e ir asumiendo los hechos acontecidos en este juego/expansión de lo que sucedió en el título de Machine Games.

The Old Blood nos promete enlazar la historia manteniendo lo que hizo a la nueva orden uno de esos juegos que llaman tanto la atención, acción y adición a partes iguales, repartidas a lo largo y ancho de ocho capítulos que nos permitirán conocer y saborear un poco más el renacimiento de esta saga tan laureada antaño.

ANÁLISIS

wolfenstein cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4 – XBOX ONE – PC

VERSIÓN ANALIZADA

PC

DESARROLLADOR

BETHESDA

DISTRIBUIDOR

BETHESDA

.

.

.

VALORACIÓN

7’5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

HORA DE AVENTURAS, PELIGROSAS

Volvemos a encarnar al americano Blazkowicz, un soldado dispuesto a entrar en las mismísimas entrañas del infierno, en puro corazón nazi, desde allí intentar ir subiendo de peldaños hasta llegar hasta el mismísimo Calavera, encontrando sus coordenadas. Y sí, el infierno es el mítico castillo de Wolfenstein.

Tampoco vamos a incidir demasiado en la historia principal, en esta web tenemos por costumbre dejar que el usuario propiamente disfrute y saboree, de esta forma llegar a sus propias conclusiones. Lo que de momento si podemos es ir abriendo boca al lector, comentándole que estamos tratando una campaña directa y divertida, y con una extensión más que decente tratándose a fin de cuentas de una expansión. Es un camino directo, sin vuelta de hoja, pero sigue manteniendo ese toque de “exploración” que se resume en encontrar los distintos objetos coleccionables como los lingotes de oro en este caso.

analisis wolfenstein the old blood img 001

En resumidas cuentas, Wolfenstein The old Blood nos planta unos añitos antes de lo sucedido en The New Order, título predecesor de este, y nos sigue encumbrando a la máxima intensidad. Una manera buena de situarnos es jugar previamente a The New Order, pero sin duda esta es una de esas expansiones que meren la pena por su buen hacer y planteamiento, cosa que da libertad al jugador por si quiere empezar directamente por aquí.

EL SIGILO COMO ARMA DE DESTRUCCIÓN MASIVA

The Old Blood sigue las pautas que determinó The New Order, y esto no es más que motivo de festejo, ya el título original era una delicia jugable para los amantes de los shooters, a pesar de que como siempre, existan detractores.

El género de acción y disparos en primera persona estaba ya manido, reutilizado y reciclado hasta cotas insospechadas, Machine Games decidió dar un giro de tuerca mezclando el sabor añejo con las generaciones actuales, de ahí salió el renacimiento Wolfenstein que a tantísima gente asombró, y seguirá asombrando en esta expansión tan completa.

Las formas de acabar con el enemigo son múltiples, pero bien es verdad que en esta ocasión, no tanto en el original, se prima muchísimo más el sigilo, la existencia de nuevos enemigos con una sola forma de acabar con ellos potencia más el acercamiento por la espalda, y esto no sería posible si no fuésemos en gran parte de los terrenos de combate agachados y escondidos como ratas. Esta forma de potenciar tanto el sigilo da un toque más de tensión, pero no es más que otra forma de destruir al adversario, la opción de moler a tiros a todo bicho viviente sigue ahí, intacta y esperándonos.

analisis wolfenstein the old blood img 003

Seguimos machacando nazis a diestro y siniestro, demoliendo robots asesinos y reventando cabezas desde la distancia, Wolfenstein: The Old Blood no es más que una extensión de la diversión e intensidad que supuso la reinvención de la saga.

TODO UN COMPLETO NAZI DE ALTOS LUJOS

La vanidad Nazi no tiene límites, los conocemos a tanto a través de la historia como en este tipo de “cuentos” ficticios llevados a una pantalla de pixeles, y por ello el centro y base de toda operación de la Alemania más profunda comenzaba ahí, en el castillo Wolfenstein, donde nos intentamos colar a raíz de unos cuantos teatrillos.

Lo que queremos determinar en este apartado no es más que la continuación de un apartado técnico de muy buen ver, además de haber solucionado el asunto a priori de la mala gestión del juego por gráficas AMD, que ya en la redacción nos dio quebraderos de cabeza con The New Order.

En lo meramente gráfico, seguimos portando con el ID Tech 5, motor utilizado en el rebautizo del original y que se ha vuelto a implementar en este, cosa lógica y de esperar, con pocos retoques a decir verdad, por lo que seguimos con las virtudes y defectos que pudiesen estar presentes en la nueva orden.

El texturizado y modelado de personajes es exactamente igual, la variante reside en los entornos, ahora mucho más cerrados y claustrofóbicos pero que muestran también una calidad decente en todas sus facetas, no estamos hablando de una visual espectacular, pero que cumple y se desarrolla sin problema alguno con gran soltura. La calidad de imágenes por segundo sigue en su tasa de 60 acompañadas por los 1080, pero sigue descendiendo en ciertas ocasiones, sobre todo en momentos de combate agobiantes con muchos enemigos, y variando en este caso por la potencia del PC que dispongamos. En el caso de PS4 y Xbox One también mantienen el tipo con estas cifras, fallando en las mismas situaciones que en compatibles.

analisis wolfenstein the old blood img 002

En el apartado sonoro podemos seguir hablando de buena calidad, manteniéndose fiel a lo que se hizo en el original, además de contar con el mismo reparto de doblaje en esta expansión, cosa que en muchas ocasiones no sucede.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

-

Todo lo comentado en el análisis no es más que un preludio para que el jugador pruebe por si mismo esta expansión que destila buen hacer. A un precio de 20 Euros con unas horas de juego considerables para tratarse de, repetimos, una expansión (6/7 horas de juego) no hacen más que reafirmarnos en lo que decimos.

No es un juego al fin y al cabo, pero lo que ofrece, acompañado de su precio, lo hacen más que digno de una oportunidad para aquellos a los que aún no hayan probado The New Order, por el contrario, los que sí lo hayan jugado y disfrutado no tienen una mínima excusa, por 20 Euros tenemos una historia nueva, manteniendo una jugabilidad adictiva y por la que merece la pena pagar.

-
facebooktwittermail

Deja un comentario