ANÁLISIS: Ronin

Normalmente, a la hora de hablar de un videojuego, y de quién anda detrás de todo, mencionamos a un estudio, independiente o no, que cuentan obviamente con personas detrás de todo es estudio. Hoy hacemos una excepción ya que el trabajo llega gracias a un único programador, Tomasz Wacławek, y que su resultado final es un juego llamado Ronin. Antes que nada diremos que aunque es un juego que va a pasar sin pena ni gloria, y que no consigue innovar prácticamente en nada, y no va a ser la referencia en algún aspecto de aquí en adelante, es completamente recomendable. Lean este análisis para comprobar que pese a la nota, y esto que acabamos de deciros, Ronin tiene lo suficiente, y más, para divertir y hacernos pasar una buena tarde.

ANÁLISIS

 ronin

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PC

VERSIÓN ANALIZADA

PC

DESARROLLADOR

TOMASZ WACLAWEK

DISTRIBUIDOR

DEVOLVER DIGITAL

.

.

.

VALORACIÓN

7,2

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

La historia nos hace meternos en la piel de Ronin. Una mezcla de ninja con sus respectivas habilidades que ahora mencionaremos, y no tenemos más que vengar la muerte de nuestro padre, el cuál ha sido asesinado por un grupo de sicarios. Aunque nos enteraremos de todo, lo que viene a ser la narración del juego es prácticamente escaso. Y no criticamos esto, ya que el juego se centra más en la jugabilidad y eso hace que tampoco necesitemos mucho más guión en una historia que no aporta prácticamente nada.

Ronin es un juego de plataformas, de scroll lateral, en el que el sigilo viene a ser una de nuestras mejores bazas.

analisis RONIN img 001

En cuanto a mecánica, Ronin presenta un sistema de combate diferente. Y es que es aquí lo que le da muchos puntos al título. Si eliminamos a un enemigo en sigilo, no pasa nada, si este nos descubre, ahí es cuando el tiempo se para (no eternamente) y tendremos algo similar a un deja vu, ya que sabremos dónde disparará este enemigo y podremos así esquivarlo mediante nuestra habilidad de salto. El resto del avance, será saltando y trepando por las paredes. Nada peculiar.

El control de Ronin se presenta un tanto peculiar, dado que no es muy común hacer este tipo de mezclas pero que finalmente, y con un rato que le dediquemos jugando, nos haremos con el perfecto control del mismo. Nos moveremos en la dirección un queramos con las teclas A o D o las flechas respectivas. Por otro lado, podremos subir o bajar, por ejemplo, escaleras o montacargas con W para subir y S para bajar. Haciendo lo mismo en caso que prefiramos usar las flechas. Hasta ahí bien. Lo peculiar viene cuando luchamos y cuando queremos saltar. Y aquí entra en juego nuestro ratón. Ya que para saltar tendremos que indicarlo con el botón izquierdo y para atacar a nuestros enemigos, o bien saltamos encima de ellos o bien hacemos click en el icono indicado para atacar. Parece un poco difícil al principio, pero no tardaremos en dominarlo.

analisis RONIN img 002

La dificultad de Ronin va in crescendo, de menos a más, con ciertos picos elevadísimos de dificultad y que requiere más de un buen puñado de intentos para avanzar de zona. Por lo que puede ser un poco desesperante para aquellos jugadores que prefieren el disfrute del juego antes que la dificultad del mismo.

La duración de Ronin abarcará unas siete horas como máximo, sin rejugabilidad alguna ya que no cuenta con nada de añadido una vez terminado el juego. Conseguir algún que otro logro que no hemos podido conseguir en una primera vuelta.

Queda hablar de un apartado que pasará sin pena ni gloria y del que pese a todo lo que podríamos decir negativamente  de él, no debemos dejar que eche abajo un trabajo interesante. Visualmente estamos ante un decorado insignificante, que no varía en nada, y que aunque está todo bien representado, nos será una esencia del juego. Lo mismo que le ocurre al apartado sonoro, el cual peca de simpleza y monotonía pese a reflejar bien los efectos sonoros del juego.

analisis RONIN img 003

NUESTRA OPINIÓN FINAL

-

Ronin nos ha gustado principalmente por su sistema de combate. El resto del juego poco más tiene que destacar, la verdad, pero en el global hace que aunque no sea un juego inolvidable, nos permita disfrutar de un par de tardes en un verano en el que hay tiempo para todo. No os arrepentiréis de  haber jugado a Ronin, pero tampoco lo tendréis en la mente durante mucho tiempo una vez jugado. Un título, por tanto, aceptable.
-
facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario