ANÁLISIS: Battleborn

En un mes cargadito de buenos juegos, el nuevo título de Gearbox es el primero en asomar la cabeza. Los padres de Borderlands han creado, como todo el mundo denomina, la mezcla de League of Legens y Borderlands. Esta unión de fps y MOBA ha quedado bastante bien, pero con algo de falta de personalidad, pues respira aires de Borderlands por los cuatro costados, pero sin llegar a la perfección que hizo famoso a dicho juego.

En un aspecto general, el título tiene cosas muy buenas, como un modo campaña nada despreciable con buenas dosis de humor, un elenco de personajes carismáticos y peculiares, varios modos de juego competitivos bien diseñados, y un apartado artístico, que si bien dista del de su fuente de inspiración, no es nada desdeñable.

ANÁLISIS

 battleborn cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

XBOX ONE – PS4 – PC

VERSIÓN ANALIZADA

PS4

DESARROLLADOR

GEARBOX SOFTWARE

DISTRIBUIDOR

2K GAMES

.

.

.

VALORACIÓN

8

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

El juego comienza de forma obligatoria con un prologo, donde aparte de explicarnos todos los comandos y acciones disponibles, nos ilustrarán sobre el nacimiento de los Battleborn. Héroes de guerra de distintas civilizaciones y razas unidos para hacer frente a los Varelsi y al traidor Rendain, que pretenden acabar con Sulus, la última estrella habitable tras la desaparición de todas las demás.

Después de completar el mismo, podremos ya disfrutar tanto de su modo historia como de su modo competitivo. En cuanto al modo historia, este se compone de un total de 8 capítulos de entre 30 minutos y una hora. Se podrán completar de manera solitaria o de manera cooperativa, llegando con esta segunda opción a librarse partidas realmente divertidas y exigentes, pues el juego incluye un sistema de vidas que se comparten entre los 5 miembros del grupo, teniendo que volver a comenzar desde el principio el capítulo si se pierden todas. Esto, junto a la cantidad de enemigos y la dureza de los jefes finales, obliga a elegir los personajes de forma que se complementen unos a otros y a trabajar mucho en equipo. El punto negativo del modo campaña es su monotonía, pues cada capítulo se compone de las mismas tareas: avanzar de pantalla en pantalla, aniquilando enemigos y destruyendo determinados cristales para poder avanzar al siguiente escenario, enfrentándonos al final a un jefe que aguanta todo lo que le eches.

analisis Battleborn img 004

El modo competitivo es el plato fuerte de Battleborn, incluyendo un total de tres modos de juego y dos mapas para cada modo. El modo captura, es el modo clásico de lo shooter en el que deberemos de capturar y proteger tres zonas predeterminados del mapa para conseguir puntos, ganando quien consiga más al final del tiempo. En el modo incursión deberemos de destruir los dos centinelas araña del enemigo escoltando a través de las líneas enemigos a nuestros esbirros de ataque, mientras defendemos a nuestros dos centinelas y destruimos a los esbirros del enemigo. Y por el último, el modo fusión, en el que deberemos de proteger a nuestros esbirros para que se sacrifiquen en la incineradora del centro del mapa, ganando quien más esbirros consiga sacrificar.

A pesar de la escasez de modos de juego y de mapas, las partidas son muy intensas y de duración considerable, los mapas están bien diseñados y los modos de juego son muy entretenidos. Con lo que en esta ocasión, prima más la calidad que la cantidad.

Los cabronazos a elegir (como adjetivaban en los tráiler a los personajes), son de una variedad y características singulares, contando en total con un elenco de 25 elegibles, que deberán de ir desbloqueándose poco a poco. Pudiendo elegir personajes de 5 facciones diferentes, contamos con magos, arqueros, francotiradores, luchadores cuerpo a cuerpo, robots asesinos, y otros seres no catalogables, que incitaran a que los probemos a todos y a cada uno de ellos.

analisis Battleborn img 003

Este apremio para que probemos a todos los personajes viene impulsado, en gran medida, por el sistema de progresión de los personajes. Cada partida, multijugador o del modo historia será única en cuanto a las habilidades de nuestros héroes. Es decir, cada vez que empecemos una partida, comenzaremos con el nivel 1 de nuestro personaje, pudiendo ir configurándolo a nuestro gusto en cada partida.

Cuenta con un sistema de progresión de 10 niveles, en el que cada vez que subimos uno podemos optar entre dos mejoras, siendo las partidas lo suficientemente larga y el sistema de progresión suficientemente rápido, como para que en cada partida lleguemos al nivel 10 con nuestro personaje.

Fuera ya de las propias partidas contamos con un doble sistema de rango: el de los personajes y el nuestro propio. Con este último, podremos desbloquear nuevas insignias y títulos con las que fardar de nuestro nivel y con el de los personajes, conseguiremos aumentos adicionales en cada partida y nuevos modelos para cada uno de ellos.

Por último, es necesario que comentemos el trabajo de Gearbox con el centro de mando. Es nuestra base de datos, en el que se incluyen todos los personajes, sus distintos habilidades, niveles, equipamientos, insignias, y todo, absolutamente todo lo que concierne a los héroes y a nuestro perfil. Esto es algo muy común, pero la forma en la que se ha estructurado y la cantidad de información incluida es digna de mención.

analisis Battleborn img 001

Hablando de los enemigos, que merecen también su minuto de gloria, no tienen desperdicio. Contamos con dos grandes tipos, los Varelsi, son como una especies de seres no-muertos muy chungos, y los Jennerit, facción de la que forma parte el traidor Rendain. Dentro de cada tipo encontramos diversas modalidades de enemigos, aunque unos se especializan más en la mágia y artes oscuras y los otros en todo lo que sea cuerpo a cuerpo y armas. Por otro lado están los jefes finales, grandes y nada bellos, que son duros como rocas, y que necesitarán estrategia y muchos golpes para ser vencidos.

Hablando ya de su apartado técnico, Battleborn ha sido bastante criticado, y todo por venir de donde viene. El uso del cel shading no ha sido tan acertado como en borderlands, y eso no ha gustado a todos. En general, en Battleborn se ha optado por un estilo más cartoon, dándoles menos seriedad a los personajes. No es que peque de infantil, sino que conjuga muy bien con la historia desenfadada y el humor de sus dialogos. Cada zona que visitamos es totalmente diferente de la anterior, con muchos detalles y colores que marcan la sintonía de cada hábitat. El modelado de los personajes en general es muy bueno, dando héroes muy únicos que merece la pena pararse a apreciar en el centro de mando.

En cuanto al apartado sonoro también se ha realizado un buen trabajo, con una banda sonora que aumenta en los momentos más épicos del modo campaña y que acompaña tanto en el resto de la historia como en las partidas multijugador. El doblaje de los personajes es lo mejor, con multitud de voces y diálogos todos doblados al castellano.

analisis Battleborn img 002

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Como conclusión, y olvidándonos de quien se inspira, Gearbox ha hecho un gran trabajo con Battleborn. Algo distinto en el colapsado mercado de los fps y el inaccesible mercado de los MOBA, que si bien no agradará a los jugadores más puristas de ambos géneros, si que gustará a todos los demás. Con un entretenido modo historia de casi 8 horas y tres modos de juego competitivos, unidos a los 25 personajes que incluye y su apartado artístico, hacen un coctel de horas y diversión bastante aconsejable.
Facebooktwitter

Deja un comentario