ANÁLISIS: DOOM

Quien no conozca DOOM es para echarle de comer a parte. Así de claro empezamos este análisis. Tan claro como quizás brusco, como lo es el propio DOOM, este nuevo DOOM de 2016, al que para muchos es para muchos es DOOM 4. Fue en 1993 cuando apareció por vez primera un título de esta saga. Unos 24 años, y cuatro juegos principales, y eso dice mucho de lo que hoy por hoy es DOOM. Un juego que, sin ser nuevo, viene como tal, ya que han pasado mucho tiempo desde el último título puesto en el mercado.

En casi todos los aspectos de la vida, acertar con todos los consumidores, es imposible. Siempre hay el típico postureo que critica una obra de arte, el que le saca un defecto insignificante. Eso en este mundillo es algo que pasa con frecuencia, y con este DOOM, uno de los mejores juegos que va a dejar este año, pasa lo mismo. A DOOM se le pedía, por un lado, que resurgiera lo vivido en los juegos clásicos. El otro sector de jugadores, pedían un juego ajustado a la época. Bethesda ha trabajado junto don id Software para contentarlos a todo. Los ha escuchado y es por ello por lo que han cogido la esencia de los dos primeros juegos de la saga, lo han vertido en la olla junto con lo que mejor saben hacer los shooters de hoy en día, y ha salido DOOM. Una receta arriesgada, pero acertada. Así es como nosotros lo vemos, ya que nos ha gustado mucho, con sus deficiencias, ya que no es un juego perfecto, pero que gustará a jugadores clásicos y curtidos en la propia y escasa saga de DOOM como en los que nunca han jugado a esta saga (pero que al menos nos consuela que la conozcan). Analizamos DOOM, no os preocupéis de la siguiente nota, si cumple vuestras expectativas o si se queda corta. Leernos, y seguidamente después, jugad a DOOM.

ANÁLISIS

 Doom cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4 – XBOS ONE – PC – SWITCH

VERSIÓN ANALIZADA

PS4 – SWITCH

DESARROLLADOR

ID SOFTWARE

DISTRIBUIDOR

BETHESDA

.

.

.

VALORACIÓN

PS4-XBOX ONE-PC/SWITCH

9,5/8

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

La historia de DOOM no es lo más destacado del título. Estamos en el planeta Marte, y ahí está el infierno. Hordas demoniacas, un objetivo de limpieza, un poco llevado a nuestro modo eso sí, y a matar. A matar sin dejar rastro de ningún enemigo. Empezamos el juego con un pequeño tutorial básico para mostrarnos los controles más que nada. Un comienzo tenso, como el propio juego en sí y que vamos avanzando sin mucha complicación. Una vez al terminarlo, y con el comienzo de lo que sería ya el primer nivel, comienza DOOM justo en el momento en el que recargamos nuestra escopeta, con un sonido limpio y puro y salimos de la base donde estamos para tocar la propia tierra de Marte. Ese sonido del que hablamos es un homenaje y una delicia para el pabellón auditivo de quienes jugaron al primer DOOM.

DOOM mezcla es un shooter que, como hemos dicho en la introducción del análisis, mezcla la jugabilidad clásica de los juegos del género antiguos junto con la de los juegos de hoy día. Jugabilidad que no ha sentado bien a todos, siendo criticadas a partes iguales de manera absurda bajo nuestro punto de vista. Y es que no estamos ante un shooter cualquiera. DOOM no se puede comparar con un juego de su propio género, y no porque sea mejor o peor, sino porque su propio nombre nos hace saber qué es. Lo que sí que es DOOM, es un juego frenético como ningún otro, en el que veremos sangre a cada paso que demos y que además de ello también la provocaremos cuando demos de baja a un enemigo por la violencia que se ve en la pantalla.

analisis doom img 004

Las mecánicas de juego de DOOM son diferentes. Aquí no recargaremos un arma, ni tampoco iremos con cuidado en ningún momento. En DOOM hay que ir a saco, sin pararnos en ningún momento ya que nuestros enemigos no lo harán.

La variedad de armas hace que tengamos un arma para cada situación y, échennos cuenta, no le cojáis cariño a ningún arma porque en DOOM todas las armas son importantes, desde la pistola del inicio, hasta la última arma que nos encontremos en el juego. Eso sí, tanto la escopeta como la motosierra serán dos armas que usaremos mucho por espectacularidad y por volver a rememorar aquel maravilloso año 1993.

Para pasarnos DOOM podemos hacerlo siguiendo las indicaciones e ir avanzando a paso tambor, pero nosotros eso se lo dejamos a quienes no aprecien ni valoren este mundillo. En DOOM tenemos que recorrer los escenarios en busca de munición, que hay una cantidad considerable para que el juego no pierda ritmo, completar objetivos secundarios que no son obligatorios, y para realizar esas misiones secundarias que hay en forma de runas, que consiste en unos portales que nos llevan a un lugar para realizar una única misión regida por un tiempo limitado, un arma en concreto y un número de enemigos a los que eliminar. No son imposibles de hacer pero también es verdad que no siempre va a salir a la primera. Hacerlo o no es voluntario pero si lo hacemos y lo cumplimos tendremos unas mejores. Otra manera de conseguir esas mejoras, antes de decir lo que son, se consiguen eliminando demonios y realizando esas pruebas secundarias de las que hablábamos. Y ahora bien, hay dos tipos de mejora, el traje de nuestro marine, con una serie de atributos, y las armas. Cada arma tiene una característica que nos será idónea para depende qué escenario y momento, además de una ataque secundario verdaderamente útil.

analisis doom img 003

Dentro de la mecánica de juego que quizás puede resultar diferente, o de la que se adapta a esa serie de características modernas es ese doble salto que está ya en prácticamente todos los shooters. Guste o no, útil es en el juego. Al igual que el sistema de ejecuciones de los enemigos, tan bestial como sangriento, del que se ha criticado. Y ya por último, la quimera de los juegos y de los haters de cada género, ¿es DOOM repetido? Bueno, y qué juego no lo es si nos ponemos exigentes. Sí es cierto que hay que regirse por una mecánica jugable, que puede ser igual o similar a cosas ya vista dentro del propio género, pero no, a nosotros no nos ha parecido un juego repetido.

Turno ahora de hablar de uno de los culpables del por qué esa nota. El control. Exquisito, adaptable, ideal, todos los adjetivos buenos que se os ocurran. Así es el control de DOOM.

La dificultad de DOOM es ajustable, y puede llegar a ser relativamente sencillo, o realmente imposible. Y eso es algo que a nosotros nos ha gustado porque a veces, un juego por ser demasiado sencillo o demasiado difícil, frustra al jugador, algo que aquí no pasa y es algo que nos ha gustado.

La duración de la campaña de DOOM es de unas diez horas aproximadamente. A esas horas luego hay que sumarle las que vamos a invertir en el modo multijugador y el Snapmap. Dos modalidades más además del modo campaña que ofrece esta entrega y de la que vamos a hablar.

analisis doom img 001

Hablemos primero del Snapmap. Un editor de mapas sencillo, accesible y que es eso por lo que es una buenísima herramienta que nos ha gustado.

El multijugador. Ese modo que no tanto ha gustado en la BETA y que muchos jugadores siguen atizando por, a nuestro parecer, gusto. Sí, no es extenso en cuanto a contenido, ni es el mejor en comparativa con los demás juegos del género, pero ofrece fidelidad. Hay variedad de modos y es aquí donde podemos ser ese revenant que es la figura de la edición coleccionista del juego. Hay muerte por equipos, algo básico. La dominación y el sendero de guerra, que de diferente modo consiste en la conquista de zonas. La cosecha de almas, en donde debemos recoger objetos de los enemigos dados de baja.

Técnicamente, DOOM rinde a la perfección. No es un portento físico, ya que ni el motor gráfico lo puede ofrecer ni la propia desarrolladora se caracteriza por ello. Pero la variedad de escenario, de los enemigos, del diseño de armas es algo más que aceptable. Y en cuanto a rendimiento, un juego que lleva a una resolución de 1080p y, lo más importante para este juego en concreto, la estabilidad, fijada en 60fps. La iluminación juega un buen papel en todos los escenarios.

Y el apartado sonoro, de diez. Una banda sonora acorde a cada situación y a cada nivel, unos efectos de sonido envolvente y una casi obligación de jugarlo con unos buenos cascos.

analisis doom img 002

NUESTRA OPINIÓN FINAL

-

Llegamos al final. No tenemos ningún adjetivo negativo para DOOM. No miren la nota, no lean nada, no escuchen a amigos. Hay que jugar a DOOM, uno de los mejores juegos del año sin lugar a dudas, perteneciente a un género del cual también se distingue. Desde nuestra humilde opinión, DOOM es lo que queríamos, lo que esperábamos. Le faltan cosas por pulir, como ese multijugador, pero el control, la banda sonora y, sobre todo, el recuerdo de lo que fue y es, hacen que no dudemos que estamos ante un juego obligado sin lugar a dudas.
-

Y así llegó Doom a Switch

Estamos llegando a fin de año, echando la vista atrás queda lejos ese mes de Marzo donde salió a la venta la esperadísima Nintendo Switch. La nueva consola del gigante Nipón ofrecía lo que todo jugón de manual desearía, un hibrido entre portátil y sobremesa de muy alta calidad al parecer.

Como en todas las consolas Nintendo de hace unas generaciones, el mayor miedo es el catálogo, no por la propia Nintendo, que siempre ofrece excelencia en cada software propio que saca al mercado, si no por el apoyo third, y es que ya sabemos que el apoyo de compañías externas es vital para el mantenimiento óptimo en una consola que desee ser longeva.

Y para muestra, un análisis. Doom para Nintendo Switch viene de parte de Bethesda dando un toque de queda a las demás compañías, ya que ahora mismo Switch es una especie de caramelo en lo que ventas se refiere.

Frenetismo y gore en estado puro y portátil

Si por algo se caracteriza este “remake” tan exitoso de Doom es por su potencia visual, un juego que a 1080 y 60 frames se hace todo un placer para los sentidos en cuanto reventamos un par de demonios destripando, o estrujándoles el cráneo. Por ende esta era la mayor complejidad a la hora de traspasar el título a la portátil de Nintendo. Pues bien, después de un tiempecito de vicio podemos considerar el buen trabajo realizado en el porteo, pero con matices.

Doom para Nintendo Switch baja su resolución a 720 y 30 fps en ambos modos, portátil y sobremesa, esto lo convierte en una barbaridad cuando lo tenemos entre manos, y algo borroso cuando lo tenemos en el dock. De ambas formas es un juego muy disfrutable, y no pierde un ápice de su frenetismo y su manera de engancharnos a la pantalla, ya sea grande o pequeña.

doom switch

NUESTRA OPINIÓN FINAL

-

Doom nos deja un gran sabor de boca, con ganas de ver muchas más cosas de las que puede hacer esta pequeña consola con esa fuerza interior, porque el juego de Bethesda luce de escándalo de manera portátil, y cumple de buena manera en el modo sobremesa.Las sombras que se le pueden mencionar es esa bajada de resolución, que se podría haber respetado un poco la original en el modo dock, o como mucho bajarla hasta los 900, para así tener una vista más clara cuando jugamos en nuestro televisor.Doom y Bethesda han dejado claro la de cositas que puede dar Nintendo Switch, solo falta saber si el resto de compañías darán un paso al frente a la hora de apoyar a la nueva híbrida.
-
facebooktwitter

Deja un comentario