ANÁLISIS: Aragami

Lo que en un principio comenzó como un proyecto llamado Path of Shadows, se ha desarrollado hasta convertirse en Aragami, un título sorprendente que nos brinda la empresa española LinceWorks. Nos encontramos ante un juego de sigilo en tercera persona en el que nos meteremos en la piel de Aragami, un fantasma que ha sido invocado con el mero propósito de ejecutar venganza, y que tiene el poder de controlar las sombras a su antojo. Fúndete con ellas, muévete entre ellas a tu antojo, y úsalas como arma letal. Es imposible observar la oscuridad y belleza de este juego y que la saga Tenchu no venga a nuestra memoria, o juegos algo más actuales como Mark of the Ninja. Si añoras los juegos de sigilo de la antigua escuela, pero con los avances e innovaciones actuales, esto puede interesarte, y mucho.

ANÁLISIS

aragami-cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4 – PC

VERSIÓN ANALIZADA

PC

DESARROLLADOR

LINCE WORKS

DISTRIBUIDOR

LINCE WORKS

.

.

.

VALORACIÓN

8’5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

La historia se centra en la venganza de Yamiko, una chica noble cuya ciudad ha sido asaltada y capturada por el clan Kaiho, formado principalmente por adeptos de la luz. A medida que vamos avanzando en el juego tendremos visiones, flashbacks, y cortas conversaciones con Yamiko que nos irán revelando eventos del pasado de nuestros misteriosos protagonistas. Es una forma sencilla, pero efectiva de narrar una historia que sirve de pretexto para crear un juego donde el objetivo del disfrute está en la jugabilidad que nos proporciona.

Las habilidades y capacidades iniciales del personaje se nos presentan en un tutorial rápido e intuitivo, que ya nos deja ver la movilidad y rapidez de los movimientos del personaje. Teletranspórtate entre las sombras, incluso atravesando cualquier tipo de obstáculo, asesina con sigilo, y vuelve a fundirte en la oscuridad. Todo lo que podríamos desear de un ente que parece un ninja, ¿no? A medida que vamos avanzando en el juego, encontraremos pergaminos que otorgarán a nuestro protagonista de puntos de habilidad, que podremos distribuir a nuestro antojo entre las múltiples habilidades que podemos desbloquear. Lanzar kunais sombríos para eliminar enemigos lejanos, crear sombras temporales para poder movernos por ellas, crear clones que distraigan a los enemigos o incluso exploten cuando se acerquen, son algunas de las habilidades que podemos obtener.

analisis-aragami-img-001

Para el uso de cualquier habilidad, necesitamos tener energía, la cual nos trae a una mecánica muy interesante: para regenerar energía, debemos permanecer en la sombra, ya que si estamos en contacto con una fuente de luz lo suficientemente fuerte, se drenará rápidamente y no podremos movernos con la agilidad suficiente como para pasar desapercibido, cosa que es estrictamente fundamental. Si somos descubiertos, los enemigos nos matarán de un solo golpe, ya que sus armas están imbuidas con poder de la luz.

Esto me lleva a hablar de la inteligencia artificial de los enemigos. He de decir que son lo que llevamos viendo durante muchos años, no encontramos mucho avance en este sentido. Ni demasiado listos, ni todo lo contrario. Si nos ven moviéndonos en las sombras, escuchan ruidos, o ven un cadáver, se acercarán para ver qué ocurre, y si hay algo que les parezca sospechoso, alertarán a todos los enemigos de la zona, creando un clima de tensión en el que se moverán aleatoriamente por el espacio para dar contigo, y su visión aumentará tanto que permanecer en las sombras no será suficiente, y tendremos que huir del escenario de conflicto hasta que se calmen. Además, perderemos puntuación. Al finalizar cada nivel, nos mostrarán las estadísticas de cómo hemos llevado a cabo el desarrollo del mismo. Veremos el tiempo que nos ha llevado completarlo, si hemos encontrado coleccionables, las sospechas producidas, cadáveres encontrados, las veces que has sido detectado, y cuántos enemigos hemos eliminado. Esto nos creará un rango en función de nuestra puntuación para indicarnos cómo de bien lo hemos hecho. También nos otorgarán sellos (logros o trofeos) por no haber sido descubierto nunca, por haber eliminado a todos los objetivos, o por no haber eliminado a ninguno. Esto crea una rejugabilidad muy interesante, nos presta la posibilidad de cambiar nuestro estilo de juego y pasar de asesino implacable a sombra sigilosa. A todo esto hay que sumarle la posibilidad de disfrutarlo con un amigo en el modo cooperativo, quien controlará a un aragami de color azul.

analisis-aragami-img-002

En cuanto a lo visual, opciones, y rendimiento, es un juego visualmente muy bello, es como mirar un cuadro de acuarelas en movimiento, donde predomina la oscuridad y usan el contraste de colores fuertes para resaltar detalles que de otra forma pasarían desapercibidos. Es de apreciar la ausencia total de interfaz en la pantalla. No veremos barras de vida, ni energía, ni munición. La energía que usamos para nuestras técnicas sombrías está integrada elegantemente en la capa del protagonista, algo que recuerda a lo que ya hizo en su día Dead Space con la integración de la barra de vida en la espalda del traje. Es un juego que está bien optimizado, a lo largo de todo el juego no he experimentado ni caídas de los 60 FPS, ni freezes, ni crasheos, cosa que es muy de agradecer hoy en día y tampoco necesitas una máquina potentísima para jugarlo en PC.

En las opciones nos encontramos todo lo que podemos encontrarnos normalmente en un juego de PC, pero algo que me llamó muchísimo la atención es la cantidad de idiomas en la que podemos poner el juego. Tenemos la opción de español, catalán, francés, alemán, italiano, polaco, e incluso japonés. Si bien es cierto que el juego no está doblado (ya que los personajes hablan en un idioma inventado, con sonidos fantasmales) y que los diálogos subtitulados son más bien cortos, sigue siendo muy de agradecer que haya tantas opciones, y más viniendo de un estudio pequeño.

analisis-aragami-img-003

NUESTRA OPINIÓN FINAL

En resumen, Aragami es un juego que todos los amantes del sigilo deberían probar. Especialmente aquellos que se han sentido un poco defraudados por los juegos de “sigilo” modernos, que no tienen realmente una penalización por ser descubiertos. Si quieres volver a sentir la tensión de no ser visto, de permanecer en las sombras analizando las rondas de vigilancia de los enemigos, y aprovechar el momento perfecto para eliminar a los enemigos sin que sospechen, como ya sentimos con Tenchu, Aragami te sorprenderá muy positivamente.
Facebooktwitter

Deja un comentario