ANÁLISIS: Remasterizaciones Resident Evil 4 – 5 – 6

Remasterizaciones. Una palabra que provoca entre los jugadores de este mundillo que tanto nos gusta ese amor / odio a partes iguales. ¿Son buenas? ¿Y necesarias? ¿Merecen la pena? Y un sinfín de preguntas que nos podríamos hacer y buscar respuestas de todo tipo. Lo cierto que guste o no, están a la orden del día y no hay mucho que hacer para que en caso de que no gusten, dejemos de ver entregas con un lavado de cara mejor o peor de lo esperado y, ya a juicio del consumidor, adquirirlas o no. Encauzando ya el análisis a los juegos que hoy tenemos presente, decimos que hay remasterizaciones de juegos más longevos, no necesariamente de la anterior generación, y luego, la gran inmensa mayoría, juegos de la pasada generación. Hoy vamos a hacer, como ya hemos dicho, el análisis de tres remasterizaciones destacando por parte los puntos en los que el lector debe, según nuestro criterio, tener en cuenta. Decisiones que quedarán a la espera de que vayáis o no a la tienda. Hablemos hoy de Resident Evil 4, Residente Evil 5 y, Resident Evil 6, que abreviaremos respectivamente como RE 4, RE 5 y RE 6.

De todos es sabido que el próximo 24 de Marzo sale a la luz la esperadísima séptima parte (siguiendo la cronología numérica) de Resident Evil. Dará un cambio a la saga, como lo dio por vez primera RE 4, siguió con RE 5 y terminó RE 6. ¿Malos juegos? Para nada, todos de notable o más. Pero el problema viene a si respeta o no a los predecesores. Ahí es cuando indudablemente, sí que tenemos que decir que no mucho. Quizás RE 4 sea el que más se le acerca, pero de lejos. Esto como es lógico a los seguidores pues no le gustó nada, llevando también a opinar, tras haberlo jugado, que RE 4 es un mal juego. Nosotros, sin miedo a equivocarnos, afirmamos que estos tres juegos, en su remasterización o en su versión original, no son para nada malos juegos.

analisis-resident-remas-456-img-006

Haciendo un poco de historia sobre cada uno de los juegos, no haber jugado a día de hoy a RE 4 puede ser un pecado, ya que ha salido en prácticamente todas las plataformas posibles. Llegó en exclusiva para la consola de Nintendo Game Cube, pero perdió tal exclusividad cuando, con el tiempo, lo hemos visto en PC (versión normal y en alta definición), PlayStation 2, PlayStation 3, Xbox 360, dispositivos móviles, Wii (versión divertida y quizás más diferente por la jugabilidad que el resto de versiones, no por ello la mejor) y ahora en las consolas de esta actual generación.  Así que prácticamente, quien no ha jugado a RE 4 es porque no ha querido o no le ha llamado la atención. Y mal hecho, merece la pena probarlo (aunque para gustos colores, no obligamos a nadie, simplemente recomendamos). El problema viene ahora si merece la pena volverlo a adquirir o no, que para ello, lo diremos al final del análisis cuando os contemos cómo sienta esta nueva versión.

Seguimos con RE 5. Otro gran título que nos llega con todos los contenidos adicionales del juego y extras que lanzaron posteriormente en una versión Gold, contenido que quizás no todos pudieron adquirir o jugar en su día y ahora sí que se nos ofrece.

Y ya por último, RE 6. Un juego que cambió radicalmente todas las bases del juego, sin hacerlo malo, pero sí alejándolo de la esencia de la saga de un Resident Evil, pero que aún así, nos llega con todo el contenido descargable también al igual que pasa con el cinco (el cuatro, no contaba con contenido adicional puesto que hablamos de un juego que dos generaciones atrás en los que se contaba con los dedos de una mano las personas que podían conectar PlayStation 2 a internet).

analisis-resident-remas-456-img-005

Vamos a meternos ya en faena a destriparos los tres juegos que tenemos hoy el placer de analizar y, por supuesto, de volver a jugar, no sin antes comentar un sistema de ventas un tanto diferente. A lo largo del año, nos llegó digitalmente primero RE 6, posteriormente RE 5 y por último, RE 4. Sí es cierto que podemos jugarlo por el orden que queramos, puesto apenas conlleva relación directa unos de otros, pero es una decisión algo extraña. A final de año, y es por eso por lo que lo hemos analizado en Diciembre, ha salido los tres juegos a precio reducido y en formato físico, ya que antes lo hizo de manera digital.

ANÁLISIS

 resident-remast-456-cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4 – XBOX ONE

VERSIÓN ANALIZADA

PS4

DESARROLLADOR

CAPCOM

DISTRIBUIDOR

KOCH MEDIA

.

.

.

VALORACIÓN

8

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Hablando un poco de la historia de los propios juegos, podríamos resumir los tres en la pandemia de un virus y de una organización misteriosa llamada Umbrella.

En RE 4 manejaremos a Leon S. Kennedy, protagonista que vimos por primera vez en Resident Evil 2 (juego pendiente de remasterización junto con Code Verónica y Resident Evil 3). La misión de Leon es viajar a España en busca de Ashley, la hija del presidente de los Estados Unidos de América. Cambiamos los zombies por humanos infectados por La Plaga. Humanos con habla castellano – latino, ya que nos han dejado frases míticas que a veces se usa en reuniones entre colegas como la de “detrás de ti, imbécil” , “vivir es morir” o palabrotas que no mencionaremos, además de presentaciones de algunos personajes en castellano revelando su nombre. Una historia interesante de entre quince y veinte, depende de la dificultad y de lo que exploremos en unos escenarios lineales pero amplios.

Turno para la historia de RE 5. Volvemos a manejar a Chris Redfield y Sheva para la búsqueda de la posible defunción de Jill Valentine y nos trasladamos a África, decisión que generó en su día bastante polémica por la raza de los infestados. Polémicas aparte, un juego pensado para jugar en cooperativo y que el jugarlo de manera individual puede acarrear problemas en la jugabilidad por la limitada IA de nuestro acompañante. Entre unas doce o quince horas de juego.

analisis-resident-remas-456-img-001

Y por último, la historia de RE 6. Un juego dividido por capítulos dentro de cuatro campañas, donde tres de ellas se jugará con dos personajes salvo una. Nuevos personajes y otros ya conocidos. En torno a unas veinte horas de juegos que se puede jugar poco a poco cambiando de campaña o todas las campañas a la vez. Sin hacer spoiler, destacamos que hay momentos en los que los capítulos van paralelos los unos de los otros, por lo que quizás lo más recomendable es ir intercambiándolos. Entre veinte y veinticinco horas de duración.

Cambiemos de punto. El género. La saga cambió en RE 4. Cambió el Survival Horror por un juego de tensión, pero con algo más de acción. Cambió las cámaras fijas, algo fundamental en el género de Survival Horror, por una cámara que hace manejar a nuestro personaje en una vista de tercera persona, dando así más visión al jugador, pues se puede mover (militado eso sí, no como la gran mayoría de juegos en tercera persona de hoy día). Más munición, menos miramiento por presionar el gatillo de nuestras armas. Algo parecido, pero en mayor notoriedad, pasa con RE 5. Muchas más balas aun si cabe, ese cooperativo que mencionamos, y enemigos que eliminaremos con un arsenal de arma variado. Y RE 6, metemos la novedad de no darle importancia a las balas que vemos en el suelo ya que tendremos nuestras armas al máximo, le metemos luego  Quick Time Events por un tubo y un sistema de cobertura un tanto nefasto. Además de ello, la novedad (para la saga) de poder apuntar y disparar en movimiento, alejándose plenamente de lo que dio a conocer a la saga y, seguramente, con el respeto de los primeros Silent Hill, probablemente dominó.

analisis-resident-remas-456-img-002

El control es algo que también debemos desmenuzar. Como ocurre con el tipo de juego, tenemos una línea que lo va diferenciando. Primero, RE 4 cuenta con una movilidad más limitada, no por ello peor, de movimiento. Introdujeron ahí el medio giro rápido, algo que hacía ya deshacernos de situaciones en las que estamos en medio de un buen puñado de enemigos. RE 5 hizo un movimiento más liberal, pero aun así, algo tosco si lo comparamos con la gran mayoría de juegos de hoy día, pero que en la época, ya quedaba algo anticuado también. Y RE 6, un juego con plena libertad en el movimiento del personaje que manejemos. Bien es verdad que jugar a día de hoy a RE 4, el más antiguo de los tres, puede resultar un poco basto, pero el juego en su día era un adelanto para la época. Por lo que en cuanto a lo que nos llega a día de hoy, quizás es RE 6 el más cómodo de manejar.

Mientras que en RE 4 hay varios puzles que resolver, de una dificultad un tanto mínima, en RE 6 veremos pocos por no decir ninguno de ellos.

Y con todos los puntos tocados, para poner en situación al lector que no ha jugado nunca o para refrescar la memoria de los que sí lo han hecho, pasamos a hablar de la novedad de estas tres entregas, el apartado técnico, sobre todo, el apartado visual.

analisis-resident-remas-456-img-003

De los tres, como es lógico, el que recibe un mayor lavado de cara es el RE 4, por si antigüedad. Un juego que por primera vez correrá a 60 fps en consolas (en PC ya los alcanzó en la Ultimate HD) pero que, a diferencia de la de PC, llega a 1080p. Sin lugar a duda, la mejor versión de Resident Evil 4.

En cambio, y al ser más reciente, jugar a estar versión  de RE 5 no se nota una diferencia tan notoria. Mejora la calidad de la iluminación y de las sombras, pero el mejor aliciente es que tenemos todo el contenido extra y lo que menos nos gusta, algunos bajones de fps en pantallas que solo los más tiquismiquis lo notarán (y ni eso).

Y ya por último, RE 6. Dos diferencias leves, que apenas se notan, pero que se agradecen. Y no son otras que los 1080p y la estabilidad de los 60 fps, mejorando así la versión de la generación anterior.

En lo sonoro, a nivel general, cumple con creces lo que se espera, notándose así la evolución y perfección en los juegos conforme se acerca a la fecha actual.

analisis-resident-remas-456-img-004

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Toca hacer el veredicto final. Recalcamos de nuevo que estamos ante tres títulos independientes pero que hemos visto remasterizados por el 20 aniversario de la saga. Lavados de cara notable en Resident Evil 4 y no tanto en Resident Evil 5 y Resident Evil 6. Y la pregunta del millón, ¿los compramos? Sinceramente, sí. Si habéis jugado a las versiones originales, estas tres son las mejores sin lugar a duda de cada título en concreto. Los tres son buenos juegos para rejugarlos, pero no todos querrán volver a jugarlo por gustos o por falta de tiempo. El adquirirlo o no está en el jugador. Si eres coleccionista, estás obligado a ello, o si simplemente te gustó uno de los tres, dos de los tres, o los tres, también, pero más oportunidades de jugarlo, quizás no tengas.
facebooktwitter

Deja un comentario