ANÁLISIS: Trópico 6

Una de las franquicias con más solera estratégica de los últimos años vuelve a llegar a nuestras casas para ponernos en el gratificante puesto de dictador de una isla tropical bananera, y con ello, ese afán por llevar adelante nuestro país bajo nuestro prisma político tan particular.

Y es que llega a nuestro poder la que va a ser ya la sexta entrega que los chicos de Kalypso Media nos presentan de una franquicia estratégica que sigue teniendo una buena dosis de adeptos y amantes de su forma de ser llevada adelante, y por ese concepto donde la gestión y la política se mezclan de una forma sencilla y adictiva. Veremos qué tal le ha ido esta nueva entrega.

ANÁLISIS

.

VERSIÓN DISPONIBLE

XBOX ONE – PS4 – PC

VERSIÓN ANALIZADA

PC

DESARROLLADOR

LIMBIC ENTERTAINMENT

DISTRIBUIDOR

KALYPSO MEDIA

.

.

.

VALORACIÓN

7’5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Como ya sabréis la mayoría de los jugones estratégicos, nos encontramos ante una franquicia que centra su concepto en la gestión en todos los niveles (económicos, sociales, educativos, etc) y de la construcción de un asentamiento caribeño bajo el mandato absolutista de nosotros mismos. Y en el que tendremos que sacar todo el rendimiento, sea del tipo que sea, a los recursos de nuestra isla, para hacerla avanzar y con ello  hacernos una gran potencia. Teniendo como gran novedad en esta entrega, el que ya no nos centraremos en un pequeño territorio, si no que la libertad de gestionar todo un grupo de isla nos hará que el planteamiento sea algo distinto, y el rasgo de posibilidades sea algo a tener muy en cuenta a la hora de gobernar y gestionar.

Y es que Tropico tiene un amplio abanico de opciones que deberemos de controlar con bastante coherencia para que nuestro estado siga prosperando poco a poco, yendo estas desde una gestión económica concienzudamente controlada, donde la construcción de diferentes edificios o los acuerdos comerciales con otros países serán esenciales de saber controlar, hasta saber contentar a nuestra propia población, con un buen bien estar social, donde nos le falte cosas como el trabajo, la cultura o el ocio. Una buena cantidad de factores que se gestionan con mucha facilidad, gracias a un muy buen interface bastante visual.

Punto especialmente curioso es el que se lleva adelante en lo que respecta a la amistad con otros países, y es que esta parte de la gestión  nos ha parecido muy divertida, ya que nos encontraremos con situaciones como, grandes bloqueos comerciales que debemos saber gestionar, e incluso la propia guerra, que como es de esperar no es nada apetecible, pero que curiosamente hasta de ella se sacará algún rendimiento.

Un sistema de gestión donde no podría faltar además una buena variedad de avances en todos los sectores tanto tecnológicos como sociales, que harán evolucionar a nuestra sociedad, y como no, nuestras ganancias, y a lo que hay que unirles una variedad inmensa de leyes y ordenanzas que sin lugar a duda pondrán las bases de una sociedad totalmente manipulada e influenciada por nuestro magnánimo poder como buen dictador que somos.

En cuanto a modos de juego, el que más no ha gustado es sin lugar a duda el modo clásico. Y es que en este podremos seguir un hilo histórico, donde la evolución de nuestras islas serán claramente influenciadas por los momentos más importantes del último siglo a nivel mundial. Eso sí, siempre será muy interesante enfrentarnos a los retos que nos da el modo campaña, donde una serie de misiones nos pondrá en apuros para llevar adelante toda nuestra gestión, pero que sinceramente nos han parecido de lo más entretenidas. Y es que si tiene una cosa este juego es ese entretenimiento que nos hará pasar las horas muertas ante él como buen juego de gestión que es. Y más cuando a todos estos modos le incluimos el siempre divertido modo multijugador

Eso sí, hay que reconocer que el juego no es especialmente novedoso en cuanto a sus entregas anteriores, encontrándonos con que el jugador clásico de la saga entrará directamente al trapo sin apenas necesitar saber nada nuevo, lo que puede que a muchos le parezca algo repetitivo. Por otro lado, tampoco no has terminado de gustar algunos tempos del juego, y es que en muchos momentos de construcción o de comercio, nos hemos encontrado con momentos totalmente muertos donde la IA de nuestra población vaga sin ningún sentido y sin realizar las misiones encomendadas en ese instante, cosa que puede llegar a desesperar ya que no tendremos control directo sobre esta, y el cual esperemos que se subsane con algún tipo de parche.

Entrando en la parte gráfica, deciros que hemos quedado muy contentos con el acabado final del juego. Y es que desde el diseño de las edificaciones, pasando por la vida de todo lo que nos rodea, hasta llegar a los propios escenarios, nos hacen disfrutar de una experiencia llena de color y vida, consiguiendo trasmitir muy buen rollo y ante todo una sensación de estar gestionando una autentica republica bananera que ha conseguido meternos muy dentro de ello.

Por otro lado, la parte sonora nos ha encantado. Y es que nos encontramos con una banda sonora divertidísima, llena de canciones súper pegadizas, y perfectamente ambientadas respecto a la localización caribeña donde nos encontramos. Y por otro lado, no podía faltar un muy buen trabajo con la ambientación del juego, el cual al igual que la música, concuerda a la perfección con la zona que estamos gobernando. Por cierto, el juego llega como no con textos a nuestro idioma, cosa que siempre agradecemos.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

En definitiva, no podemos que deciros otra cosa que si sois amante de la gestión y de la estrategia en general esta franquicia es siempre una de las que hay que tener muy en cuenta. Y si sois especialmente fans justamente de ella, no podemos tampoco dejar de deciros qué vais a encontrar justamente lo que os esperáis, eso sí, sin demasiadas novedades respecto a las anteriores entregas, pero con esa brutal capacidad de enganche que no nos despegará de esta en semanas.

facebooktwitter

Deja un comentario