Sin lugar a duda uno de los remakes, no solo más esperados del año, si no de la historia de los videojuegos, es a lo que me enfrento hoy en este análisis. Y es que parece mentira que este escribiendo estas líneas sobre la vuelta a la vida, tantos años después, de Final Fantasy VII, y todo lo que ello conlleva tanto a nivel jugable como meramente emocional, ya que no solo para mí, sino para muchos jugadores ha habido un punto de inflexión muy claro cuando se enfrentaron a él en su momento.

Por ello, voy a intentar tratar con el máximo respeto ante un producto que tiene tal repercusión para tantos jugadores, y dejar a un lado los sentimientos que puedan marcar cierto fanatismo en estas palabras.

Así que toca meterse en la experiencia que Square Enix nos trae más de veinte años después de uno de los grandes del JRPG de la historia, y su puesta al día de lo que hoy en día es el género, pero intentando respetar y no perder nada de la esencia que lo hizo mágico y especial en su momento.

FICHA DEL PRODUCTO

Fecha de lanzamiento:10-4-2020

Desarrolladora:Square Enix

Distribuidora:Square Enix

Plataformas:PS4

Versión Analizada:PS4

Idiomas Voces/Texto:INGLÉS- JAPONÉS/ESPAÑOL

Número de jugadores:1

NOTA FINAL

9

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

UNA EXPERIENCIA DIFERENTE

Hay que dejar bastante claro desde un inicio que la experiencia que me ha aportado este Final Fantasy desde el punto de vista jugable, nada tiene que ver con el original, más allá de que las zonas, situaciones, y momentos estelares, que como es de entender, van a seguir siendo los mismos. Y es que este remake adapta todo, y en especial su combate, parte tan importante dentro de un juego JRPG, a los cánones actuales. Dejando a un lado esos turnos y combates aleatorios, para meternos de lleno en combates dinámicos, con ralentizaciones de tiempos, y un ritmo frenético.

Por el resto, y más allá de los conceptos narrativos, os tengo que decir que me he encontrado como en casa pero veinte años después. Y es que es ver, sentir, y recorrer cada una de las míticas zonas de Midgar, y entrarte unas sensaciones de lo más increíbles por el cuerpo, y notar con ello como el paso del tiempo hace mella en todo, y más si a nivel de videojuegos se refiere uno.

ALGUNOS DETALLES JUGABLES DEL REGRESO

Dentro ya de detalles importantes que marcan la jugabilidad de este Final Fantasy, y dejando apartados tan importantes como el combate para más adelante, os tengo que hablar que el juego nos pone sobre la mesa un buen sistema de control. Con claridad en pantalla y en los diferentes tutoriales y guías que aparecen el juego de cómo manejar perfectamente la acción. A ello se le une un muy buen trabajo en lo que a interface se refiere, cosa que los japoneses no terminan nunca de agradarme, pero os reconozco que en esta ocasión son muy claros, accesibles y fáciles de manejar.

Interface que como era de esperar en un juego de rol, nos lleva a un gran número de gestiones tanto a nivel de control de nuestro grupo de personajes, como a zonas de personalización de armas, orbes, o variación de equipamiento. Y es que destacar que este remake vuelve a tener muy presenta el sistema de materias que nos permite conseguir diferentes habilidades o hechizos, y que podremos unir a los diferentes equipamientos que llevemos con nosotros, y que hay que decir que tienes que comer mucho la cabeza para saber cuál más te conviene en cada momento y cada zona, y es que las combinaciones son muchas y variadas. Por cierto,  me ha gustado mucho esa posibilidad de mejora y evolución de estos debido a lo mucho que lo usemos.

Por cierto, hay que reseñar especialmente el nuevo sistema de armas que posee la entrega. Y no me refiero a la variedad, si no a la forma de gestionarlas y llevar su evolución adelante. En esta ocasión se centra en diferentes orbes ramificadas de habilidades en la que podremos, mediante puntos que se nos dan a medida que realizamos retos o subimos de niveles, y que nos abre un gran camino hacia la tendencia jugable que queremos tener dentro de que cada arma es totalmente distinta haciéndolas únicas y muy útiles. Por cierto, al igual que las materias, estas armas tendrán una evolución en cuanto a su capacidad de manejo, lo que hace subir su afinidad y características a medida que combatimos con ellas.

Por lo que se refiere al diseño de los diferentes mapas, os comento que no me han parecido ningún portento dentro del diseño de mazmorrero, siendo por lo general bastante lineales, y con una capacidad de ser explorado, que en la gran mayoría de los casos va a consistir en desviarnos por un pasillo, y regresas a ese punto tras haber recogido el objeto de turno.

Y si os hablo de escenarios, tampoco puedo dejar de hablaros de enemigos. Un trabajo que me ha gustado mucho por su variedad y sus diferentes características, destacando muy por encima de todo, unos combates durísimo a la vez que súper emocionantes los que uno se puede marcar con los grandes jefes, y es que estos están llenos de variadas mecánicas, diferentes transformaciones, y en general, una duración e intensidad que no todos los días se ve en un juego del género.

Por último, os hablo de la inclusión de minijuegos como los dardos, los bailes, o las dominadas, sin dejar a un lado esa parte motorizada que siempre da tanto que hablar. Y que en general, pese a sus simples mecánicas, me han hecho descansar un rato de tanto combate y exploración. Divertidos cuanto menos.

COMBATE DE LA NUEVA GENERACIÓN

Para lo que es el combate, no me podía quedar otra que dejar un solo apartado para él. Y es que si dudarlo es el punto más particular, más original, y el que mayor cambio que ha recibido el juego en todo su ser. Y es que como ya os decía, me he encontrado con un sistema de lucha donde podremos mezclar de una forma muy divertida y bien enlazada; un sistema de combate en tiempo real que se acerca muchas veces a un juego de lucha simple, donde podremos realizar diferentes ataques, esquivar o bloquear, y al que se acompaña con diferentes ralentizaciones del tiempo, en la que se pasa a poder elegir hechizos, habilidades e ítems, con diferentes posibilidades tanto defensivas como de ataque, sin dejar a un lado las que crear algún efecto sobre nosotros. Y en el que no os puedo dejar de hablar del punto que más pendiente nos tendrá dicho combate… una línea que se recarga a medida que luchamos, y que lleva el nombre de BTC, siendo la que nos permiten sacar adelante todo el poderío de nuestros personajes, y que debe uno saber controlar y gestionar perfectamente ya que pueden que sea uno de los puntos más desequilibrantes de todo el apartado. Y es que más allá de lo que parece, detrás de cada combate hay un planteamiento más que notorio de lo que vamos a hacer si queremos salir adelante sin demasiados problemas.

Además de nuestra barra de energía, os dejo que hay bien remarcado que habrá que tener muy bien fijada la barra de vulnerabilidad de cada enemigo, y con el ello el buen estudio de cada enemigo, ya que se puede sacar unos resultados mucho más efectistas a nuestros ataques si sabes por donde entrarle, y en qué momento actuar para hacer el máximo daño.

Por cierto, si os estáis preguntando sobre hechizos, límites e invocaciones, todas estas están ahí y podremos utilizarlas en algunos momentos de lo más épicos, dependiendo cada una de ellas de otras diferentes recargas de barras o solo posibles en ciertos momentos narrativos o jugables, como puede ser el caso de las siempre espectaculares invocaciones, las cuales tomará partida en el combate como si de otro compañero se tratase, pero con el potencial que estos seres poseen.

Eso sí, como punto algo oscuro, os aseguro que los primeros momentos de la entrada de cada nueva mecánica de juego, y más cuando tengamos mucha ya bajo nuestro poder, puede llegar a ser bastante lioso, incluso siendo capaz de saturarte, y con ello quedarte con esa mala sensación de que no tienes el juego bajo control, pero os aseguro que es tener paciencia, y empecéis a absorberlo, para terminar disfrutándolo, y queriendo uno y otro combate más.

Y es que el dinamismo de este, el tener que estar pendiente de los demás personajes que actual por su cuenta, menos cuando elegimos controlarlos o utilizar algunos de sus poderes mediante pausar el juego o mediante acceso rápido, termina por una maraña de situaciones que no da ni un segundo de respiro y que lo lleva a unos niveles de diversión muy elevados.

LA NARRATIVA DE LOS VIDEOJUEGOS HA EVOLUCIONADO

Entrando en la parte de la historia, deciros que me he encontrado con una grata sorpresa en la gran mayoría de los puntos, y un más que agradecido esfuerzo por trasladar unas formas narrativas que actualmente está muy sobrepasadas. Y es que no se han dedicado a contarnos simplemente lo mismo en el momento exacto de la partida, si no que aquí me he sentido en todo momento interesado e incluso entusiasmado por todo lo que me contaban, y todo lo que era capaz de darme un juego que argumentalmente puede que si siguiésemos la historia clásica sería algo bastante manido, pero que si lo adaptamos y trabajamos al nivel que lo han hecho, terminamos por encontrarnos una historia de lo más interesante y amplia que nunca nos hubiésemos esperado que llegase a ser.

Eso sí, es cierto que hay muchas cosas que quedan en el aire, y que habrá momentos que o no están del todo bien contado o yo no he terminado de entender, pero hay que alabar el trabajo puesto en ello.

Y aunque la base del guión y la historia sigue siendo la misma, hay que decir que te encuentras con que se ha trabajado mucho en entrar de lleno en los pensamientos, formas de ser, y las aptitudes que poseen cada uno de los personajes que conocemos desde hace tanto tiempo, pero que desde este instante mucho más que nunca.

No podía faltar mi referencia a que nos encontramos en un juego dividido por entregas. Es decir, este ante el que me estoy enfrentando hoy es solo la primera parte de la aventura, dejándonos en un punto que nos deja intrigados a la vez de confusos, a la espera de ver lo que se nos presenta en la siguiente parte. Cosa que puede que no guste a todo el mundo, pero desde mi punto de vista me ha parecido muy interesante especialmente para la narrativa, ya que le da más amplitud y posibilidades de expandir un mundo que puede dar mucho de sí.

DURACIÓN, DIFICULTAD Y DIVERSIÓN

Uno de los puntos que impresionan mucho, y que no teníamos en nuestra mente colectiva, es que la entrega originaria no era especialmente extensa en tiempo dentro del tipo de juego que era. Y es que en este remake, nos encontramos que solo esta parte dura igual que el juego completo original. Es decir… unas cuarenta horas o algo más según el ritmo que llevéis es lo que os puede llevar el juego. Y es que se ha incluido además un buen número de contenido extra dentro del juego, zonas ocultas, enemigos extras e incluso un nuevo modo de dificultad que alarga la vida en bastantes horas por el cambio jugable que puede sufrir el juego entrando en dicho nivel.

Hablando de dificultad, os aclaro que no es un juego especialmente complejo si os lo tomáis con tranquilidad, especialmente en las primeras horas donde estáis aprendiendo mecánicas. Una vez todo más controlado, y nuestros niveles estratégicos hayan subido, el camino se aplana y consigue que sea una experiencia interesante pero no compleja.

UNA DELICIA AUDIOVISUAL

Bueno… y toca entrar en otros de los apartados que me han dejado bastante alucinado en casi todo sus puntos. Especialmente hay que destacar el impresionante diseño de personajes, tanto a nivel corporal, como especialmente facial. Y a los que les acompaña un trabajo de animación verdaderamente portentoso.

Por otro lado, se ha trabajo genialmente en el diseño visual de escenarios y en la vida que los rodea. Encontrando escenarios llenos de detalles, de objetos, y de vida en general, como ya os decimos. Y en los que destacamos un muy buen trabajo de iluminación, especialmente cuando entramos en los combates, donde esto llega a niveles brutales. Y además un genial trabajo con la ambientación y los efectos de partículas que le dan un toque de suciedad y oclusión a todo lo que nos rodea.

Como único punto especialmente negro se lo tengo que dar al trabajo de las texturas, especialmente la de los escenarios, ya que no sé muy bien si por mala carga o porque su nivel es malo, me he encontrado con objetos o zonas muy planas y de muy baja calidad. Una pena porque saltan a los ojos.

Por otro lado, me ha parecido incluso más impresionante el trabajo que se ha realizado con la parte sonora del juego. Y es que el trabajo en todos los aspectos es de lo mejor y más memorable que hemos visto en tiempo.

Especialmente espectacular es la banda sonora del juego. Con recreación de los temas más míticos y nuevas versiones de estos, los cuales se colocan, aparecen y coordinan con cada instante de la acción, y consiguen dar esas sensaciones auditivas que solo una obra de este nivel puede llegar a dar.

En lo que a efectos se refiere, deciros que están al mismo nivel. Con un potencial muy destacado, y que engarzan a la perfección con un trabajo en el doblaje exquisito tanto en la versión inglesa como japonesa. Por cierto, recordad que el juego llega con textos al castellano, con una traducción bastante buena.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

En definitiva, y para concluir estas intensas y amplias divagaciones, solo puedo deciros que he quedado muy satisfecho con todo lo que me ha aportado este remake. Y es que han conseguido traer a 2020 de la mejor manera posible, y con unos concepto perfectamente puestos al día, una de las obras cumbres de los videojuegos en general, y del rol oriental en particular.

Y es que con ello se nota que la madurez del sector nada tiene que ver con lo que allá por el 1997 existía. Ahora todo ha cambiado, ahora los aportes narrativos son más importantes, las mecánicas más dinámicas, y por supuesto, no puedo dejar a un lado, lo que ha avanzado la tecnología en todo este tiempo.

Una obra imponente, que no perfecta. Que personalmente me ha encantado, pero que seguramente no llegue a todos por igual. Y ante todo, y pocos lo dudarán, un sobresaliente remake que no desmerece el nombre que lleva por bandera, y que nos deja a todos los amantes del esta séptima entrega con la miel en los labios a la espera de ver que nos aporta el siguiente capítulo que esperemos que no se demore demasiado en el tiempo ya que las bases están más que planteadas.

Facebooktwitter