El tipo de guerra que siempre disfrutamos

Uno de los grandes puntos marcados en el calendario de todos los años para los amantes de la acción, las guerras, y la competición multijugador, ha llegado estos días como es habitual de la mano de Activision y esta vez bajo el desarrollo de Treyarch. Y es que ya está entre nosotros la nueva edición del universo Call of Duty.

Una entrega que no pierde la esencia de la saga, pero que introduce algunas novedades interesantes, pule lo que parece que no se puede pulir, y encima nos mete por medio una Guerra Fría de esas que da siempre gusto participar y ver como rusos y americanos se meten en problemas.

Fecha de lanzamiento 13 NOVIEMBRE 2020
Desarrolladora Treyarch
Distribuidora Activision
Plataformas PC – PS4 – XBOX ONE – PS5 – XBOXSX
Versión Analizada PC – XBOX ONE – XBOXSX
Idiomas Voces/Texto ESPAÑOL/ESPAÑOL
Número de jugadores 1-ONLINE

NOTA: 8’5

Me toca empezar diciendo, que el juego como suele ser habitual, se divide en dos partes muy claras. Por un lado, una intensa campaña y, por otro lado, el siempre completo modo multijugador. Dos partes muy bien llevadas, que tienen amantes y detractores, pero que en ninguno de los casos puede decirse que la experiencia no sea realmente impactante.

Empezando por el modo historia, y como ya os he comentado líneas atrás. El juego nos plantea la mítica paranoia que tuvieron los estadounidenses y los rusos, y que esta vez nos mete de lleno en la época de los años ochenta. Bajo un concepto de campaña que vuelve a ser realmente inmersiva, intensa y llena de momentos espectaculares. Y que esta vez introduce ciertos puntos de libertad y customización que la hace más interesante y personal.

Unas novedades que nos acercan a la posibilidad de más roleras y variadas, en las que podremos dar un toque especial a nuestro protagonista, y en la que la inclusión de misiones secundarias y con ello algo más de libertad de lo normal, consiguen hacer de la experiencia de esta campaña realmente divertida y bien acabada, cómo nos tienen siempre acostumbrados. Y aunque muchos momentos ya te los esperas, te siguen pareciendo igual de impresionante y potentes, y dejándote sin aliento en la decena de horas que le puedes sacar de vida esta campaña.

Y toca entrar en el otro punto fuerte, y para muchos casi único, que hay en este juego. Os hablo como no, del modo multijugador. Una parte esencial de este compendio bélico que se han montado en esta entrega, y que comienza conectando la parte narrativa con esta parte meramente competitiva online que a tantísima gente lleva haciendo disfrutar desde hace tantos años, y aunque si es cierto que en esta entrega no se han terminado de sacar de la manga especial cantidad de novedades, si es cierto que el pulido que posee y la cantidad de horas ingente de contenido y modos de juego que es capaz de darnos me parece toda una pasada que bien vale el dinero que vale el juego respecto al tiempo que nos da.

Una nueva entrega que sigue apostando por grandes escenarios, con ciertas proporciones y esquemas en cuanto a edificaciones y, ante todo, con esa verticalidad y movilidad en general, que desde hace unas entregas hemos podido disfrutar, y donde la gran cantidad de posibilidades de personalización y adaptación al medio y a nuestras tendencias bélicas, se unen para adaptarnos perfectamente a cada uno de los diferentes tipos de modos de juego.

Y es que sinceramente, me he encontrado con un con un modo realmente pulido, que funciona maravillosamente, y que os aseguro que va a agradar mucho, especialmente a los más clásicos jugadores de la franquicia. Y es que se nota muchísimo que se ha escuchado a la comunidad, se ha utilizado para bien las fases betas, y en general se ha conseguido que las sensaciones en el campo de batalla sean muy buenas, sea cual sea al modo de juego en el que estamos metido, o si estamos jugando con amigos o con desconocidos.

Y todo esto, sin nunca dejar a un lado ese maravilloso sistema de disparos que es un referente para todos, y que se acompaña con una fluidez y sensaciones sobre el terreno verdaderamente exquisita.

Respecto a los modos de juego, hay algunas novedades, pero los principales; duelo por equipos, buscar y destruir o dominio, entre otros, siguen siendo un más que amplio catálogo que disfrutar enormemente. Y a los que se les ha unido un divertido modo llamado Escolta vip, en el que tenemos que llevar a un personaje a un punto de extracción, o el modo Bomba Suiza, en donde cuarenta jugadores en grupos de cuatro, donde una mezcla entre cooperación, recolección y casi un battle royale en busca de activar una bomba se vuelve uno de los modos más divertidos de esta entrega, y que junto al de la escolta, nos va a jugar en equipo, comunicarnos, y saber gestionar cada paso que damos en el escenarios.

Tampoco se me puede olvidar recordaros que los zombis tampoco van a faltar en esta ocasión. Y esas divertidas partidas donde uno se lo pasa pipa machacando a balazos hordas de zombis hace que jugar con amigos a este modo mantenga toda esa esencia que tantas risas y momentos divertidos han sido capaz de darnos durante años.

En general, uno de los modos multijugador más completos, llenos de contenido, y mejor nivelados, que he podido disfrutar en los últimos años. Y que, según la propia Activision, va a seguir apoyando, aumentando en contenido, y puliendo todas los problemas o situaciones que puedan hacer de la experiencia algo mucho más perfecta y bien acabada de lo que ya lo está.

Por cierto, antes de terminar con esta parte, no olvidéis que llega con servidores dedicados cosa que siempre agradezco. Y que vuelve a mezclar en partidas a los jugadores de Pc con todas las consolas de nueva y antigua generación. Sabiendo adaptar y saber proporcionar bien las cualidades de cada plataforma para que el desnivel proporcionado especialmente por el control no sea un lastre.

Entrando en la parte técnica. Esta vez lo voy a hacer con el trabajazo impresionante que se ha vuelto a hacer en esta entrega en el apartado sonoro. Y es que, tanto en la campaña como en el multijugador, la ambientación y la sonoridad es totalmente sublime. A lo que se le une el trabajo de doblaje y banda sonora de la campaña, una de esos trabajos súper peliculeros que te meten en la historia, en el mundillo, y en un espectáculo para los oídos sin parangón.

Respecto a la parte visual, y cansado de decirlo año tras año, el juego parece que no evoluciona nunca, que siempre recicla cosas… pero luego te pones delante de la pantalla, lo ves en movimiento, y terminas impresionado, y con los pelos de punta, viendo como fluye todo por la pantalla, la cantidad de cosas que suceden, las explosiones, las partículas, las luces… en definitiva, otro trabajo que la espectacularidad ciega a todos los defectos y posibles mejoras.

Por cierto, antes de terminar, el juego lo he podido disfrutar en ambas generaciones y en PC, y hay que reconocer que se nota el buen trabajo de optimización y mejoras técnicas que dan las maquinas más potentes, cosa que será imposible de disfrutar en equipos más bajos y en la generación anterior. Y sinceramente es una pena.

En definitiva, no me queda otra que volver a quitarme el sombrero ante una nueva entrega de Call of Duty por mucho que le duela a quien le duela, cosa que me pasaba hace unos años. Pero es que hay que asumir que es un producto contundente, bien acabados, lleno de matices y, ante todo, un punto de referencia en mucho de sus apartados.

Un juego que necesita un paso adelante, un giro de tuerca en ciertas cosas… pero un juego del que no queremos que toquen nada, que nos den lo bueno de siempre… es decir… no sabemos ni lo que queremos, y lo que tenemos que hacer es volver a disfrutar de una experiencia sobresaliente, tanto a nivel de campaña como de multijugador, que es lo que importa y lo que ha hecho grande a la franquicia Call of Duty.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Activision

Facebooktwitter