Análisis: Bloodbath

Cab Analisis 2014 Bloodbath

Con la llegada de la octava generación de consolas, hay títulos que deciden salir al mercado en esta generación y, en cambio, hay otros que aciertan saliendo para la anterior generación, la séptima. Freedom Factoy Studios, desarrolladora española,  no ha acertado la decisión que ha tomado en sacar su título Bloodbath para la generación que abarca PlayStation 3 y Xbox 360, ya que debió haberlo hecho para una generación anterior, es decir la formada por PlayStation 2, Game Cube, Dreamcast y la primera consola de Microsoft, Xbox. Y es que Bloodbath no exprime nada el rendimiento de PS3 ni X360, ya que si no sabemos la fecha en la que ha salido, podríamos decir que es, como mucho, de principio de generación.

Un juego que llega incompleto, como si se tratase de una alfa, ya que no consigue destacar en nada, ni logra cumplir sus objetivos, salvo que sea el luchar por el peor juego de la generación. Pasemos a desmenuzar este título.

¿Qué tipo de juego es Bloodbath? Difícil pregunta a la que responder, pero podríamos decir que es lo más cercano a un Hack & Slash de al menos cuatro personajes que lucharán todos contra todos, y que está  pensado exclusivamente para el jugar online con una peculiaridad que os explicaremos en el apartado multijugador.

Análisis Bloodbath img01

La mecánica de Bloodbath es simple y monótona, ya que solo optamos a dos único movimientos, un golpe de fuerza y más lento y otro más ágil pero menos dañino. Y nada de combos cinematográficos, solo unos combos que nosotros mismos nos imaginaremos… porque la verdad que ni causa mayor daño, ni muestra espectacularidad. No es necesario realizar un combo para descuartizarle el brazo a un oponente, ni darle un golpe fuerte o uno flojo para cortarle el cuello. El resultado es aleatorio pulsemos las combinaciones de botones que pulsemos, por lo que nunca sabremos qué nos saldrá. Hay que resaltar que tras llenar una barra de energía de nuestro personaje, que se rellenará con los diferentes daños que realicemos, podremos realizar un ataque especial del personaje que estemos manejando. Una barra de rabia que, con el oportuno y tosquísimo movimiento de esquivar, que a veces resulta hasta inútil intentar lograrlo con éxito, podrá matar de un solo golpe a nuestro objetivo. Todo ello hace que sumemos a nuestro contador particular del personaje una serie de puntos de experiencias que luego podremos repartirlas en diferentes habilidades que poseen los participantes en esta batalla y mejoras que luego no se verán reflejadas a la hora de combatir.

El control de los seis personajes, cinco disponibles y el desbloqueable, sigue la línea del título, con órdenes que llegan con retrasos y acciones lentas, que incluso cuando nos llegamos a acostumbrar sigue siendo incómodas.

Análisis Bloodbath img03

Algo que no “ha fracasado” tanto en este título ha sido los diferentes modos de juegos, hasta cuatro. Tenemos el modo Clásico que consiste en enfrentarnos todos contra todos, compuesto por cuatro participantes; modo Judgement, que consiste en un modo pro de equipos tres contra tres; modo Wagon, que consiste en llevar un vagón a la base del equipo rival, y por último, Domination, que consistirá en dominar parte del escenario sobre el equipo rival.

En lo que respecta a los enemigos nos encontramos con una inteligencia artificial que brilla por su ausencia. Estamos ante unos rivales que siempre van a realizar los mismos patrones de movimientos y de ataques, y que una vez jugado un par de partida, si somos capaces de ello, conseguiremos deducir los movimientos de los mismos.

La duración de Bloodbath depende de la paciencia de cada jugador por optar sacar el disco de la consola. No es muy rejugable, ya que difícilmente alguien quiera volver a jugar a un título centrado en un online totalmente desierto, en el que es casi imposible encontrarse con alguien con quien jugar. Aunque destaquemos la grandísima idea de incluir, si el tiempo de búsqueda de jugador llega a cero, bots para poder realizar las diferentes pruebas.

Análisis Bloodbath img02

Entrando en el apartado visual volvemos a decir que Bloodbath es un juego desfasado totalmente, que salvo la variedad de escenarios, uno por cada modo de juego, no destaca en nada. Un público con un movimiento lineal de brazos en alza pidiendo como locos la decapitación de cualquiera de los gladiadores presentes. Además, la variedad de los personajes jugables, seis, es algo muy pobre, y aunque varían entre ellos, no logra alcanzar el nivel de calidad de la generación que ha sido lanzada.

El apartado sonoro no es que sea malo, lo que pasa que no tiene variedad alguna. El sonido de los choques de espada, es siempre el mismo, la música del menú también es la misma y el alboroto del público, pase lo que pase, siempre es igual.

Análisis Bloodbath img04

Ponemos punto y final a este análisis en el que, como bien habéis podido deducir, es un juego que no es recomendable en ninguno de los sentidos. Un juego que será recordado el día de  mañana como uno de los peores de la generación en todas las listas existentes que publiquen, y que si algún día se decide jugar a Bloodbath será solo bajo tu propia responsabilidad.

LO MEJOR

-Bots en el multijugador.

LO PEOR

-No logra ningún objetivo propuesto.

Valoracion Bloodbath

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail

Deja un comentario