Análisis: Immortal Empire

Promesas de justicia y frenéticos combates con un ligero aderezo estratégico. Eso es Immortal Empire; un título indie que rinde tributo a los clásicos del género que abundaron entre las épocas que comprendieron los ordenadores de 8 bits y las consolas de 16. Tactic Studios nos traslada con su creación a un mundo de paladines, sacerdotisas, gigantes y magos en los que deberemos curtir a nuestro personaje en base a los ya clásicos e inamovibles combates a “cara partida” por turnos que tan bien caracteriza a los imperecederos de los que bebe el que, a poco que le demos crédito, puede convertirse fácilmente en una de las mejores alternativas del mundillo de los RPG indie.

HISTORIA

En un mundo imaginario llamado “El Imperio”, epíteto que también da identidad al ente que lo gobierna, reina un aparente orden que a veces se ve resquebrajado por la acción de los inmortales; un género de seres muy limitado en cuanto a número, que tienen como objetivo existencial hacer uso de sus capacidades y del don de poder resucitar (hablamos entonces de un tipo de inmortalidad atípica, en la que pueden morir pero nunca para siempre), para enderezar el rumbo de lo que ellos creen una ley a veces injusta y hecha a la medida de sus gobernantes, de mayoría mercaderes, quienes buscan por encima de todo el beneficio personal por encima de la igualdad y la justicia social. Estamos pues en un mundo pseudo anárquico en el que, haciendo uso de nuestro potencial, impartir justicia a base de mamporros y conjuros será nuestro sino; lo que, dicho sea de paso, es lo que esperamos de todo juego de rol, ya sea al modo clásico o, como es el caso que nos ocupa, en modo de combates estratégicos por turnos.

JUGABILIDAD

  • Tipo de juego

Inmortal Empire no es juego fácil, de hecho y a pesar de lo que acabo de decir, en los primeros compases de la historia da la sensación de ser un juego más sencillo de lo que pasadas unas horas llega a ser. Por dinámica de juego, nos puede parecer en un primer momento una especie de imitación de Diablo o, si somos algo más rebuscados, una creación con un “nosequé” visual con sabor a clásico de Super Nintendo, a lo Dragon Quest. Tal vez tenga algo también en común con los dos primeros Warcraft. De todos modos el juego goza de identidad propia, siendo clave en su particularidad el hecho de implementar combates por turnos, lo que le otorga ese elemento estratégico que no todos los RPG poseen.

  • Mecánicas de juego

Lo primero que te encuentras una vez has comenzado tu aventura es un menú en el que deberás elegir al personaje principal con el que compartirás tu aventura. Existe un elenco amplio y de cierta calidad en los roles de los individuos a elegir, entre los que se encuentran los clásicos: paladines, hechiceros, magos, inquisidores, druidas… De nuestro estilo personal con respecto a las características positivas y negativas de cada uno de estos seres radicará la elección que llevemos a cabo. En este sentido, es importante destacar que para disponer de toda la plantilla de personajes a elegir, deberemos hacernos con la versión de pago del juego. Si optamos por la versión gratuita del mismo, el número de estas opciones de elección quedará drásticamente reducida.

Cabe destacar además que conforme vayamos subiendo de nivel, se nos permitirá ir enrolando a nuevos personajes que acompañen en las duras batallas a nuestro primer y principal inmortal. Esto será solo posible en su máxima extensión a través de la versión de pago.

La mecánica básica del juego se sustenta en misiones. Bajo el amparo y consejo de nuestro Elder (algo así como un mentor, un sabio patriarca), deberemos llevar a cabo misiones o encargos suyos con el fin de aumentar nuestro potencial, hacer justicia y ganarnos su confianza en pos de iluminar nuestro camino lleno de dudas y preguntas a las que responderá si salimos victoriosos en nuestro cometido. La idea es sencilla: Elder propone un reto o misión; te transporta a un mapa donde deberás acabar con un grupo de enemigos, para una vez conseguido esto volver bajo su tutela, recoger de él nuevas armas y habilidades y la oportunidad de satisfacer un sin fin de inquietudes albergadas en nuestro interior. Puede parecer simple, pero en su simplicidad hay un algo que te va enganchando a ese tira y afloja entre maestro y aprendiz.

En cuanto a la estructura del juego en plena acción, ésta gira en torno a una barra de tiempo, que se irá consumiendo al mismo tiempo que asestamos golpes, nos desplacemos o llevemos a cabo cualquier tipo de acción dinámica, y que cuando llegue a su final, aún no habiendo completado la misión en ciernes, deberemos empezar desde el principio de la misma.

  • Control

Ratón como elemento indispensable y teclado como opcional o complementario. No necesitaremos del qwerty a no ser que queramos desplazarnos con él o usemos teclas como atajos para el uso inmediato de los consabidos ítems que vayamos recolectando.
Aparte del típico menú o inventario de posesiones típico en un RPG, en medio de la exploración o el combate, con el ratón será suficiente para controlar el juego. Clic izquierdo para seleccionar y derecho para ejecutar. A pesar de que los mapas son de un tamaño reducido, dada la velocidad media de los personajes elegibles, puede que se nos haga más grande de lo que parece. La cosa se hace un poco más farragosa cuando llegas al punto de tener varios personajes bajo tu control y debes desplazarlos uno a uno. A pesar de todo, el hecho de centralizar casi todo el control en el clic de acción no lo convierte necesariamente en una lacra, todo lo contrario. El juego, en su sencillez ofrece un amplio abanico de opciones, que se ven ostensiblemente ampliadas cuando es a un grupo de guerreros al que controlamos contra nuestros enemigos. Es aquí donde el toque estratégico entra en su fulgor, en el cual tendremos que estudiar las tendencias (casi siempre cíclicas) de nuestros rivales, que sufrirán mucho más daño si atinamos a usar en el momento preciso cada una de las exclusivas capacidades de todos y cada uno de nuestros inmortales.

  • Innovación

Inmortal Empire es una apuesta segura, sin espacio para inspiraciones revolucionarias o ideas que pretendan marcar un antes y un después en el género. Si hubiera que destacar forzosamente algún aspecto como realmente novedoso, me encontraría en un serio aprieto, ya que a pesar de que existan más RPG clásicos en cuanto a su modo de combate, también existen varios con el apelativo de “estratégicos de acción”. Dejemos pues que el hecho de que sea un título con una estética y una mecánica clásica, sea el que propiamente se merezca el apelativo de innovador.

  • Duración

Como buen RPG que se precie, Inmortal Empire es un juego que, si queremos sacar el máximo jugo del mismo puede llegar a ser realmente largo. En la campaña publicitaria orquestada por la compañía creadora he llegado a leer que el juego puede dar de si hasta 60 horas, cifra que no entiendo imposible pero que sí me cuesta creer, ya que yo he tardado seguramente menos, y puedo decir que no soy un experto jugador de este tipo de género. De todas formas, y más siendo un indie que se vende en su versión completa por unos 10 dólares y que además ofrece una versión completamente gratuita, considero que la duración es alta o muy alta. Sobresaliente en este sentido.

  • Dificultad

El juego comienza con una dificultad baja, tal vez para ayudar al jugador a adentrarse en sus dinámicas antes de acometer misiones de mayor envergadura, o tal vez para no asustar a los neófitos en el mundillo de los juegos de Rol. Sea como fuere, la verdadera acción comienza con la incursión de aliados en el campo de batalla, donde al mismo tiempo que las posibilidades, aumenta también de manera considerable el arco de dificultad en las acciones de nuestros enemigos, que serán progresivamente más numerosos, duros y estarán mejor organizados. Sin embargo, los enemigos en sí no son la más pura representación del gradual nivel de dificultad: El hecho de tener un número cada vez mayor de aliados no es proporcional a la ya nombrada barra de tiempo, que se consumirá aún más deprisa dado el aumento de acciones en suma de todos nuestros controlados. He de mencionar nuevamente el hecho de que no resulta a veces nada fácil saber qué ruta o atajo es la idónea para llegar a nuestro objetivo intentando disminuir lo menos posible la longitud de la barra temporal.

  • Multijugador

En su versión de pago, el juego nos ofrece campañas multijugador online en dos vertientes: Una que consiste en aliarte con otros jugadores humanos y emprender misiones codo con codo, con el fin de acumular resultados y premios que afectarán a cada uno de manera individual, y otra que se basa en combates cuerpo a cuerpo entre jugadores, siendo ésta la rama más “arcade” de todos los modos que nos ofrece este título (si se me permite ésta expresión para un action RPG).

APARTADO TÉCNICO

  • Apartado Visual

Gráficos y efectos de los de antes, esos mapas hasta cierto punto coloridos, sin llegar a empalagar la vista y que recuerda irremediablemente a tiempos pasados. Personajes bien diferenciados y con atuendos propios de cada rol. Escenarios variados y bien recreados dentro de su propósito y posibilidades. No son los gráficos de Avatar pero tienen algo que te hace disfrutarlos. Aceptables.

  • Apartado Sonoro

Un dato curioso a colación del apartado sonoro, es que al principio del juego, justo cuando esta cargando por primera vez, te pregunta si quieres descargar el hilo musical del mismo o si por el contrario prefieres prescindir de él. En mi opinión, para vivir al ciento por ciento un viaje al pasado de los RPG no veo otra opción plausible que la de instalarla. Es una música que, combinada con el resto de bondades del juego, le da un extra de inmersión y hace más redondo a todo el conjunto del mismo. Música épica en falsete, esto es, sonando como sonaban los viejos e inmortales clásicos.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Nos encontramos ante Immortal Empire, un bastante interesante juego de rol. Dentro del mundo indie Tactic Studios ha creado probablemente el que sea, si no el referente del género al menos uno de ellos. Para los incondicionales será un pasatiempo entretenido, y una vista atrás en el tiempo en el que respirarán aromas ya casi olvidados; y para aquellos que se acercan por primera vez a los action RPG estratégicos es una inmejorable toma de contacto, por sencillez en su concepción y por su moderada dificultad. Si eres fan, o bien quieres adentrarte por primera vez en un juego que haga honor a su género y no te exija ser un hard gamer, ésta es tu oportunidad.

LO MEJOR:

– Un RPG a la antigua usanza, con muchas de las virtudes que hicieron del género uno de los pedestales del entretenimiento electrónico.

– Una dificultad moderada que no le sabrá a poco a un consumado jugador, ni se le atragantará al principiante que con valor quiera adentrarse en este tipo de juegos.

– Modo gratuito, que a pesar de no contar con todas las opciones que posee el de pago, se agradece mucho.

LO PEOR:

-En inglés, inglés cerrado. A pesar de ser hoy día casi una obligación ser bilingüe, hemos de pensar en aquellos que por circunstancias de la vida no dominen aún la lengua de Shakespeare.

-Mapas pequeños. No habría estado mal reducir el número de los mismos a favor de aumentar la extensión de los restantes.

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario