Malos momentos para crear una empresa

Como amante de los juegos de gestión y creación de empresas, hace tiempo que apareció un concepto bastante particular dentro de este tipo de juego. En el que se nos ponía al mando de cualquier tipo de empresa, y nosotros teníamos que gestionar de forma bastante automatizada su evolución, sus proyectos, sus finanzas y su personal, hasta conseguir hacer una gran corporación. Y sinceramente, hay juego como aquellos que nos hacían crear una empresa de videojuegos, que me han hecho echar horas sin sentido. Por ello, cuando tuve nociones del lanzamiento de este Startup Panic, mi temor por caer bajo sus redes me hizo temblar un poco.

Ya con el juego en mis manos, la cosa no ha sido para tanto. Y me ha dejado bastante triste por lo que he experimentado con él, por las sensaciones que me ha dado, y en especial, por chafar un concepto tan básico que con poco que hubieran puesto más de interés podría haber dado un gran vuelco a mi opinión.

Fecha de lanzamiento 3 DICIEMBRE 2020
Desarrolladora Algo Rocks
Distribuidora tinyBuild
Plataformas PC
Versión Analizada PC
Idiomas Voces/Texto ESPAÑOL/ESPAÑOL
Número de jugadores 1

NOTA: 5

Para empezar con este artículo, y cómo ya os he comentado en la introducción. Deciros que el juego nos plantear el crear una pequeña empresa centrada en el desarrollo web, la publicidad y el diseño, y hacerla crecer. Y todo sin tener noción ninguna en cuanto a control de empresas y su gestión, ya que el juego nos lleva de la mano a lo largo y ancho de un competitivo mundo donde hay que saber buscar la perfecta compensación entre gastos, ganancias y calidades de los productos.

Y aquí entramos nosotros, tras la creación de nuestro personaje principal, darle el nombre a nuestra empresa, y empezar a tener los primeros ingresos mediante trabajos propios, y posteriormente bajo encargos. Así que toca ir ganando dinero, viendo como evoluciona nuestro negocio, como comienza la gente a conocernos, y empezamos con ello a conocer la competencia y las necesidades de inversión en personal, material e infraestructura. Un compendio de posibilidades que comienza muy bien. Y que gracias a su buena forma de guiarnos no habrá problema de entendimiento. Pero llegado cierto momento se bloquea, se estanca, y comienza una constante repetitividad que te destroza toda la experiencia.

Por otro lado, si hay un punto que me ha gustado mucho, que es la parte de la investigación y la evolución en cuanto a nuestras capacidades creativas, tecnológicas, y de accesibilidad. Teniendo un amplio rango de caminos a seguir en un amplio árbol. Y que gracias a diferentes puntos que se nos recompensa podremos ir desbloqueando.

Unos desbloqueos que consigue hacer que nuestra propia empresa crezca, que los proyectos sean de mayor envergadura, y que nuestro potencial como empresa consiga que lleguemos a mucho más público, con mayor velocidad, y con unos niveles de calidad mucho más alto. Y es que en general el juego plantea muy bien este concepto, lo malo es que su acabado se hace sentir aleatorio. Siendo especialmente sangrante cuando creas un proyecto meramente estético, inviertes todo tu tiempo y dinero en el valor de estética, y te lo valoran como un mal producto… la verdad que es el caos muchas veces.

No puedo dejar de nombrar el tema de estadísticas, números, y características de cada trabajador. Y es que sin dudarlo es el punto más esencial del juego. Ya que toda gira entorno a las capacidades de tecnología, usabilidad o estética que poseen los productos. Por lo que saber como plantear en cada momento quien trabaja en algo, y que tipo de proyecto escoger va a depender mucho de esto. Pero como os acabo de referir, el caos y el sin sentido se puede adueñar de todo.

Por otro lado, os tengo que hablar del tema de la moral. Uno de los puntos más oscuros y pedantes del juego. Y es que está claro los trabajadores se cansan y se agotan, y necesitan descansar. Pero el juego plantea un sistema de descanso mediante vacaciones del que tendremos que estar constantemente pendiente, y que parte totalmente el ritmo de juego, obligando a dejar cosa, o a encontrarnos como hay proyectos que fallan por ello, que os aseguro puede llegar a desesperar. Y es de extrañar que un juego donde todo es muy automatizado en este punto nos pida lo contrario.

Como era de esperar podremos contratar empleados, con lo que ello conlleva, es decir gastos en nóminas, pero también más rendimiento para la impresa. Cada uno de ellos con diferentes características, y al igual que nuestra protagonista tendrán las posibilidades de mejora mediante formación. Eso sí, poco más aportan, ya que terminan siendo poco más que un sencillo skin con cuatro características, cosa que le quita ese concepto personal que se le quiere dar al juego.

Más allá de los propios empleados, es importante darle también el valor que se merece al diferente mobiliario que podremos implementar en nuestras oficinas. Este es variado, y permite aumentar el rendimiento en los factores principales mediante bonificaciones. Por desgracia nos da prácticamente ninguna capacidad de personalización y colocación de estos, ya que se pondrán sobre la oficina de manera automática, quitando con ello totalmente de un plumazo la parte de construcción, un desatino sin sentido.

Por cierto, como imagináis. Nuestro centro de trabajo irá creciendo, y con ello aumentando el espacio para personal, investigación, oficinas, etcétera. Cosa que parece interesante al principio, pero que te terminas dando cuenta que es meramente visual, ya que nosotros no las controlamos, solo miramos y gestionamos todo mediante los menús.

En definitiva. Una parte jugable con muchas taras. Con un límite que hace que nunca sepamos donde acaba este juego. Y un compendio de decisiones mal tomadas, que dan prioridad a partes del juego que no son necesarias, y las importantes las simplifica a niveles absurdos.

La parte visual es un puntos interesante y bien acabado. Con un diseño artístico en pixel-art muy bien tratado, con bonitas animaciones, con muchos detalles que le dan vida al escenario, y un buen trabajo desde el punto de vista del color.

En lo que se refiere a la parte sonora, este cumple sencillamente. Con unos correctos efectos sonoros, una banda sonora que acompaña, pero pasa desapercibida, y unos textos traducidos a nuestro idioma que sufren de una regulera traducción y algunos fallos.

En definitiva. Deciros que me he llevado una pequeña desilusión con este juego. Y es que no es el primer juego de este corte de gestión de empresas que juego, y pese a que por normal general tener conceptos simples y demasiado automatizados son claras bases jugables de este tipo de juego, este llega a niveles verdaderamente difíciles de entender por su simplificación. Dando importancia a rutinas sin sentidos, y a las importantes no dejando ni controlarlas. Además, tiene errores, algunos bugs, y demasiado momentos aleatorios que no tienen demasiado sentido, y pueden desesperar.

Startup Panic es un pequeño chasco, que si Algo Rocks se pone con este mediante algún parche puede tener solución, pero a día de hoy le queda mucho por mejorar.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por tinyBuild

Facebooktwitter