Análisis: Contrast

Una nueva aventura con toques bastante surrealistas, nos llega estos días a distintas plataformas, de la mano del estudio Compulsion Game. Su nombre en concreto es Contrast, y nos viene de nuevo a mostrar, como los pequeños estudios y auténticos artistas de los videojuegos suelen ir de la mano.

Un juego que vive de su ambientación y de su cuidado diseño, y que en las próximas líneas os desarrollaremos todos sus pormenores. Así que seguid leyendo, porque seguro que os puede interesar.

HISTORIA

Contrast nos traslada a una ciudad de francesa en los años 20, donde la música, los cabaret y un ambiente de lo más negro y confuso envuelve todas las calles de esta ciudad, en la que una pequeña de nombre Didi nos cuenta desde su punto de vista la historia de su familia y de todo lo que en ella se mueve, para llevar lo más dignamente la vida adelante. Pero en una vida de soledad, no lo ha quedado otra que tener una amiga imaginaria que le haga suplir la falta de atención por parte de su familia, la cual tendrá el nombre de Dawn.

Una historia oscura, cercana a lo se conoce como cine negro, y en la que veremos todo desde el punto de vista de este ente. Una narrativa en tercera persona, donde los momentos decadentes formarán parte de un guión interesante de principio a fin. Una historia sencilla e interesante, que consigue hacednos disfrutar cada segundo de este Contrast.

JUGABILIDAD

Contrast nos propone el concepto básico de un juego de plataformas mezclado con gran cantidad de puzle que tan de moda se han puesto entre los desarrollo independientes, siendo en este caso la utilización de la luz y de las sombras la principal baza para avanzar en esta historia.

Como decimos, el juego presta especial atención a los puzles, dejando en un plano secundaria las plataformas. Por ello, la parte de puzle es al que más mimo y cariño se le ha puesto dentro de este apartado, y en la que se basará todo. La utilización de las sombras será parte esencial, haciéndonos tener que tirar de nuestras capacidades mentales  para las perspectivas de objetos. En general son bastante ingeniosos y divertidos, aunque no nos hará comernos demasiado la cabeza.

Pero por desgracia, el juego sufre, y nos hace sufrir bastante en un punto, el control. Este es verdaderamente brusco y poco preciso, llegando a ser incluso incomodo en ciertos momento,  más encontrándonos ante un juego de puzles y plataformas que beben y viven justamente de un buen control. Demos gracias a que no hay muchas y son bastante simples.

Porque la verdad sea dicha, no nos encontramos ante un juego con una dificultad no muy elevada, más bien es sencillo de superar, ya que nos hace que vivamos mas la ambientación y la historia que el propio apartado jugable. Siendo una experiencia en muchos casos más que un juego en sí.

El juego posee una duración corta, ya que en unas tres o cuatro horas lo tendremos más que terminado, consiguiendo la mayoría de los objetos coleccionables que en este encontraremos. Así que seguramente os deje con ganas de más, pero bueno, la experiencia es agradable mientras dure.

APARTADO TÉCNICO

Llegamos a otro apartado que pasa de puntos magníficos a otros bastante cuestionables.

Empezando como siempre por el apartado visual, os tenemos que dejar claro, que es de esos juegos que el increíble apartado artístico es capaz de tapar las pocas virtudes gráficas. Un apartado donde se ha puesto mucha dedicación en lo preciosista que es todo, dejando a otro lado los grandes modelados, las portentosas cargas poligonales, o los brutales efectos de partículas… aquí es todo pura belleza.

Eso sí, hay ciertos puntos especialmente negros como puede ser las animaciones, o algunos  problemas de la cámara. Cosa que la verdad influye bastante en la diversión, y en una mejor valoración del apartado visual.

En lo que a la parte sonora se refiere. Destacamos especialmente una preciosa banda sonora con toques de música jazz que le queda que ni pintado a esta extraña ciudad francesa. Por el resto poco más destacar, más allá de las voces que nos llegan en ingles acompañadas de subtítulos al castellano.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Contrast es un juego interesante. Con puntos originales y divertidos, y ante todo, con una ambientación verdaderamente preciosa. Una pena que sufra en otros puntos, como puede ser el control, ya que habiendo implementado bien dicho apartado nos hubiésemos encontrado ante un juego más que notable dentro del la escena independiente.

Por otro lado la poca durabilidad no debe de ser castigada, aunque si nombrado, ya que otras joyas actuales poseen duraciones similares y han sido elevadas hasta los altares. Por ello recomendamos Contrast, y que viváis esta experiencia que nos lleva a esta extraña ciudad francesa de los años 20

LO MEJOR

-Su historia es interesante

-Su diseño artístico

-La música

-Algunos puzles son originales

LO PEOR

-La brusquedad del control

-Su apartado gráfico

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario