Estos días he tenido la posibilidad de disfrutar y quedarme totalmente extasiado con la propuesta que bajo el sello de Gearbox me ha planteado el estudio Counterplay Games. Y es que el proyecto Godfall me lleva llamando la atención desde que fue presentado casi sin querer como uno de los primeros juegos de la nueva generación.

Y la verdad que, tras disfrutarlo, hacer el bestia, y machacar a todo bicho viviente, me he terminado llevando una más que grata sorpresa con la propuesta que se me ha presentado, y que pese a no ser de lo más novedoso que he visto, consigue hacerlo todo tan bien, con tanta calidad, y con tan buena envoltura, que me ha costado bastante despegarme de una experiencia que se pega a uno y no lo dejar irse de su vera.

Fecha de lanzamiento 12 NOVIEMBRE 2020
Desarrolladora Counterplay Games
Distribuidora Gearbox
Plataformas PC – PS5
Versión Analizada PC
Idiomas Voces/Texto INGLÉS/ESPAÑOL
Número de jugadores 1-ONLINE

NOTA: 8

El concepto base de este Godfall es algo que a muchos os va a sonar, os va a gustar, y ante todo, os va a dejar con muchas ganas de echaros a vuestras manos, ya que os digo que; aquí se mezclan el rol de acción, la exploración y la constante búsqueda de botines de armas y complementos, y zonas amplias donde batirnos con centenares de enemigos bajo un sistema de combate realmente completo; pues poco más que estáis tirando ahora mismo el dinero contra pantalla donde estáis leyendo este análisis.

Y es que la verdad que es la clásica mezcla que, apuesta al caballo ganador, y que además se sabe a si misma ganadora. Lo que ha hecho que cojan retazos de alto nivel de varios juegos de éxito, los metan en una coctelera, y termine por salir de ahí una experiencia que prácticamente todo lo hace bien, tiene personalidad, y posee unas capacidades adictivas y de contenido que desde ya os aseguro que vos va a encantar.

Lo primero por donde quiero empezar a hablaros es del control y manejo del juego. El cual ha conseguido desde el minuto cero, que uno se encuentre a gusto con una experiencia jugable que puede absorber con rapidez y sencillez, pero sin dejar en ello unos niveles muy interesantes de profundidad en cada uno de los apartados que forman esta aventura rolera de acción. Y es que, desde controlar a nuestro personaje, pasando gestionar la interface, hasta la parte meramente narrativa se controla, se adaptan, y da a cada tipo de jugador lo que seguramente busque en cada momento sin demasiadas complicaciones, ya que todo es ágil, fluido y accesible en este Godfall.

Entrando en otro punto muy notorio del juego, me veo obligado a hablaros del combate, o lo que es lo mismo, uno de los puntos más satisfactorios y bien tratado del juego. Y es que el sistema de combate de Godfall nos puede llevar por varias sendas, pero centrándose siempre en una mezcla de posibilidades de corte bastante clásico, pero perfectamente adaptadas para la ocasión, y con un nivel de pulido y control de cada una de ellas digno de los mejores juegos del género. Y es que me he encontrado con un combate cuerpo a cuerpo bastante dinámico, donde basamos todo nuestro potencial de ataque en golpes fuerte y débiles, a los que se le puede unir ataques con el escudo, recargas de poder, o incluso partes de frenesí, que se entremezclan con una parte defensiva que acarrea movimientos de bloqueos, esquiva, y desplazamientos, que bien gestionado, suponen una experiencia muy divertida y agradable de jugar.

Como puntos curiosos dentro del combate, que como ya os digo es bastante clásico, está la implementación de un punto débil en los enemigos, el cual es demasiado automático y aporta poco, ya que no lo controlamos, pero que siempre es de agradecer su implementación e intento de crear un sistema de golpes críticos. Y, por otro lado, la posibilidad de rellenar distintas barras de energía mediante la destrucción de enemigos para darnos con ello varias posibilidades como; ataques especiales con las armas, y de los que van a depender según el arma que llevemos con nosotros, momentos de locura en lo que arrasamos con todo, e incluso la impresionante posibilidad de lanzar nuestro escudo contra los enemigos. La verdad que las posibilidades como ya os digo son muchas.

Hablando de los enemigos, estos son variados, muy agresivos, y con mecánicas muy buenas en muchos casos, destacando especialmente los grandes jefes, que es donde el juego ya desata todo un potencial combativo que me ha aportado una de las mejores experiencias del género en los últimos meses.

Más allá del combate, el juego bebe directamente de los cánones roleros del género. Es decir, subir de nivel, mejorar habilidades y objetos, y equipar lo que mejor nos venga o más potente sea. Y es que, el juego nos plantea un sistema de experiencia bastante simple. Con subidas de niveles automáticos, que nos ayuda a mejorar nuestro potencial, a poder equiparnos con ciertos objetos y, ante todo, a poder desbloquear mediante puntos habilidades que nos hagan mejorar en el campo de batalla o implementar nuevas posibilidades entre un gran número de ellas.

Las armas es otros de esos puntos que hacen que la obsesión por seguir jugando una y otra partida más sea tan importante. Y es que me eh encontrado con un buen número de armas cuerpo a cuerpo, con diferentes características, potenciales, y habilidades extras, que hacen que estemos mucho tiempo paseando por el menú de personalización de nuestro personaje, hasta dar con la mejor en cada momento del juego.

Además, se ha incluido una zona que desbloquearemos en cierto momento del juego, en la que podremos mejorar nuestro equipo y potenciarlo. Siendo para esto la importancia que le dan en el juego a la recolección de materiales, o el desmontar de armas, para así ser parte de unas dichas mejoras.

Y es que, está clara la tendencia estadística que posee el juego, como buen juego de rol y acción que es. Y es que más allá de la propia arma, nos pondremos manos a la obra para equiparnos cada vez mejores; anillos, amuletos, estandarte, o piedras especiales que, aparecidas de forma aleatoria en cofres y enemigos, nos seguirán haciendo crecer como guerrero, y también nuestras ansiosas ganas por descubrir cada rincón del escenario. Eso sí, me hubiera gustado un poco más de profundidad y de posibilidades de gestión de estas, ya que todo es demasiado automático.

Los escenarios son bastante amplios, llenos de zonas que explorar, sitios secretos que disfrutar, y en general mucho que rebuscar. Por desgracia se hacen algo repetitivos por la cantidad de veces que pasaremos por cada uno de ellos. Con lo que seguramente terminemos por memorizarlos.

El juego os puede durar desde una decena de horas hasta una treintena, siendo demasiado influyente hasta qué punto nos metamos a la hora de rebuscar por los escenarios, realizar retos, o en general disfrutar de los combates cada vez más complejos. Por cierto, hablando de complejidad. El juego es una delicia en cuanto a su línea de aprendizaje, con un buen trato de la potencia y progreso por nuestra parte respecto a su dificultas. Por lo que se disfruta mucho si eres novato, pero más aún si te la quieres jugar.

Para el final he dejado la parte de la historia, ya que, aunque parezca mentira la carga narrativa es importante, y el universo que se ha creado para la ocasión merece mucho la pena, llevándonos a través de una intensa historia fantástica donde una poderosa lucha con nuestro hermano nos va a traer a tomar un papel que nunca hubiésemos querido, pero que nos vemos obligados a tomar por el bien del universo. Interesante, que nos mete muy bien en contextos, y del que si queremos profundizar mucho más podremos interesarnos a base de la cantidad de códices que desbloquearemos.

Y toca hablar de la parte técnica, y de sencillamente brutal que es. Y es que hay que reconocer que es uno de esos juegos que saltan a la vista por lo espectacular de todo lo que nos rodea. Empezando con unos diseños artísticos muy bonitos tantos de personajes como de escenarios. Los cuales se complementan con una fluidez impecable, y una variedad de efectos de partículas, luces y movimiento, que me han dejado con la boca abierta en muchas partes del juego, y que creo que ninguna captura hace merito a lo alucinante que es verlo fluir ante tus ojos.

Por otro lado, la parte sonora está muy bien trabajada. Destacando una contundencia y una potencia impresionante en lo que, a golpes, caídas, explosiones y demás detalles de los combates, que consiguen hacer de cada uno de estos una brutalidad. Además, se complementa bastante bien con una bien implementada banda sonora, y un buen trabajo con el sonido ambiente.

El juego por cierto nos llega traducido al español, con voces en inglés, con un buen trabajo de doblaje.

En conclusión, os tengo que contar que me lo he pasado realmente bien con este impresionante Godfall. Y es que han sido capaces de traer con este lo mejor de los juegos de acción y rol de toda la vida, donde matar enemigos, recolectar objetos y armas, y hacernos cada vez más fuertes, para volver a matar más y más enemigos, son un santo y seña que se mete de lleno en nuestras venas. Y que se complementa con ese concepto de misiones y retos zonales en amplios escenarios que tan de moda han puesto algunos juegos en la actualidad, que la verdad se sienten algo menos completas e incluso repetitivas de la cuenta.

En definitiva, Godfall es una de esas experiencias de acción que uno necesita de vez en cuando para despejar la mente machacando todo lo que nos rodea. Y es que hace todo bastante bien, se disfruta a nivel de control, no está mal en cuanto a contenido, y es un espectáculo a nivel técnico. Así que enfundaros vuestra armadura, vuestro espadón, y disfrutar de una sorprenderte experiencia.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Gearbox Publishing




Facebooktwitter