Los gustos van por modas y las modas, todos sabemos que duran poco. El rol oriental tuvo su punto álgido hace ya algún tiempo. La cultura japonesa deslumbraba una y otra vez y tanto su diferencia en mimo como sus ideas rocambolescas eran siempre el “no-va-más”.

Sin embargo, con el paso del tiempo, esa innovación se quedó atrás y, Japón se dedicó a reciclar lo que había funcionado una y otra vez. Muchos auguraban el final de la era dorada de la industria del videojuego japonesa y, sobre todo, del rol japonés.

Pero, aún estando en claro receso y faltos de ideas, Japón no deja de deslumbrarnos con joyas como la que estamos a punto de presentaros. Xenoblade consigue revivir un género de capa caída y una idea más que trillada de una forma magistral.

MonolitSoft nos trae, por lo tanto, un juego que gustará a propios y a extraños, a los seguidores del Rol Japonés y a los que no lo conocen. Nos embaucará con una historia soberbia y un mimo y detalles que, desde luego, no parecen de Wii. Píxeles, ante vosotros: Xenoblade Chronicles.

El mundo donde se desarrolla la historia de Xenoblade Chronicles es, cuanto menos, insólito. No se trata de un planeta como lo conocemos, sino de los restos de dos enormes titanes que lucharon durante eones hasta quedar convertidos en lo que son: el lugar donde conviven dos especies, los humes y los mekon. Los primeros, residentes del esqueleto de Bionis, y los segundos, máquinas inteligentes, habitantes  de Mekonis.

Ambas razas se enfrentan en una encarnizada lucha por la supervivencia, aunque los mekon parten con una importante ventaja: son inmunes a todos los ataques excepto a los provocados por un arma singular, llamada Monado.

Dicha espada consigue decantar la balanza de la guerra hacia los humes hasta que, pasado un año, los mekon vuelven a atacar con más fuerza que antes y con un nuevo poder misterioso que los hace nuevamente inmunes hasta al poder de la misteriosa Monado.

He aquí dónde comienza la trama principal del juego, donde nosotros seremos los encargados de llevar a Shulk, un joven manitas que intenta desvelar los misterios de la espada y que, inexplicablemente, es el único capaz de usarla y de sacarle todo su provecho.

Junto a él, Reyn, un mostrenco de pocas luces pero buen corazón, nos acompañará en nuestro camino para encontrar el origen del extraño nuevo poder de los mekon que está diezmando la población hume de forma alarmante. ¿Por qué atacan? ¿Por qué ahora? Son algunas de las preguntas que tendremos que resolver mientras jugamos horas y horas a un juegazo.


Si hay algo que nos impresiona desde el primer momento de Xenoblade Chronicle es, sin duda alguna, la inmensidad de su mundo, pese a ser limitado. Estamos sobre el esqueleto de un titán (o dos, mejor dicho) y lo podremos comprobar innumerables veces a lo largo de nuestra aventura. Comenzaremos en el pie de Bionis, en la denominada Colonia 9 (la única que queda en pie junto con Colonia 6) y nuestro camino nos llevará hasta el valle de la espada, pasando por la tibia, la rodilla, el pecho y el brazo de Bionis, entre otras cosas.

La exploración es un elemento muy importante en el juego ya que de él dependerá el éxito de nuestras misiones, la recolección de elementos desperdigados por el mundo  y el descubrimiento de zonas secretas.

Pero si hay algo muy útil en Xenoblade es que cada zona de los titanes vendrá acotada por un mapa en cuyo interior habrá una serie de marcadores que se desbloquearán cuando pasemos sobre ellos. Pues bien, una vez hayamos pasado por dicho marcador, podremos volver a él de forma automática y en cualquier momento del juego (menos en eventos especiales o combates). ¡Se acabó el patearse el mundo diez mil veces para volver a por algo olvidado!

Y esto es más que interesante porque a lo largo del juego se nos desbloquearán misiones imposibles de realizar a la hora de aceptarlas, pero que podremos conseguir luego subiendo de nivel o cuando obtengamos mejor equipamiento. Igualmente, la exploración o la creación de gemas requerirán de este “movimiento instantáneo”.

Y  si de verdad quieres deleitarte con el juego, sigue este consejo a rajatabla. Dedícate a mirar el mundo. Disfruta de los escenarios. Contempla sus acantilados, ríos, mares, formaciones rocosas, atardeceres, explora las cuevas, disfruta de lo espectacular y no lo dejes pasar, porque, Xenoblade lo cuida todo, pero el mundo, de lo que más.

Como es evidente, el mundo de Xenoblade está lleno de peligros. Bionis está poblado, no solo por humes, sino por todo tipo de criaturas que van desde pequeños mosquitos a enormes seres gigantescos que pueden matarnos con solo suspirar. Ten mucho cuidado por donde pisas, píxel.

Para poder sortear estos obstáculos necesitaremos de la fuerza bruta, evidentemente, pero que habrá que usarla con mucha mucha cabeza. El jugador sólo manejará a uno de los personajes (podrá ser el protagonista con Monado, o cualquiera de los acompañantes), mientras que el resto será IA pura y dura.

El combate se desarrolla de una manera muy simpática. Es automático. Nuestros compañeros y nosotros mismos atacaremos con un ataque automático según el arma que llevemos. Nosotros podremos usar las habilidades  que vayamos aprendiendo usando la cruceta. Una vez usemos la habilidad ésta entrará en carga y no podrá ser usada de nuevo hasta que no esté completamente cargada.

Pero no se trata de un juego que, como en Final Fantasy XII o Dragon Age, por ejemplo, use gambits u órdenes del estilo “desencadenante à acción”. Al principio puede parecer un poco frustrante el no poder usar los comandos de nuestros aliados a nuestro antojo, pero pronto veremos que la IA está más que bien diseñada. No harán nada a lo loco ni se meterán en líos ellos solitos, tranquilo.

Es más, nos harán caso en todo momento porque, hay varias formas de controlar a nuestros acompañantes. Una de ellas es mediante las órdenes de grupo. Podremos decidir si juntarlos a todos para atacar al mismo enemigo, a distintos enemigos o para huir, por ejemplo. Otra de ellas es mediante las cadenas de habilidades, y me explico.

Los estados alterados en este juego dependen del tipo de ataque que hagamos. Así pues, si queremos derribar a un enemigo o atontar, primero hemos de desprotegerlo. Así pues, si nuestro Shulk hace un ataque que desproteja a un enemigo, automáticamente (si está cargada la habilidad) Reyn usará un ataque que derribe al enemigo “desarmado”.

Xenoblade nos obliga pues a un control muy preciso de las habilidades y sus momentos de uso ya que la táctica es más que importante en este juego. Cuantas más habilidades usemos en un combate y más cadenas hagamos, más se llenará la barra de cadena. ¿Y qué es la barra de cadena? Aquella que nos permitirá ejecutar ataques combinados entre todos los componentes del grupo. ¡Toma ya!

¿Te parece poco complicado? Uf, aún no has visto nada.

Como en todo juego de rol, ya sea oriental u occidental, el crecimiento de los personajes cobra un papel protagonista muy importante. En el caso de Xenoblade se hace por medio de muchos elementos.

Los más usuales, la experiencia y los accesorios, son los más normalitos de todos. Combatimos, ganamos, ganamos experiencia y subimos de nivel. Por otro lado, conseguimos el equipamiento que es muy variado y diverso. Hay miles de armas, armaduras, botas, cascos, etc y, encima, nos cambian el aspecto cuando nos las equipamos. Ya esto nos va a quebrar la cabeza con la elección del mejor equipamiento y esto es lo más «simple». Pues aquí se acabó lo simple y comienza lo verdaderamente interesante.

Con cada combate ganaremos puntos que iremos destinando a los talentos. Cada uno de los personajes tendrá tres árboles de talentos con una serie de idem que tendrán una forma determinada (cuadrado, estrella, círculo…) en función de la habilidad que nos otorguen. Cuando consigamos los puntos necesarios para llenar el medidor del talento que hemos seleccionado, lo obtendremos, así como su bonificación.

Pero aparte de nuestros árboles, podremos tomar prestados los talentos de nuestros compañeros dependiendo del grado de amistad que tengamos con ellos. Podremos obtener un talento por grado de empatía que  hayamos desbloqueado, pero sólo de aquellos talentos que ya hayan sido aprendidos.

Así pues, vemos un nuevo concepto del que no hemos hablado todavía: la amistad. Esto es muy importante ya que existe en el juego un mapa de relaciones en el que podremos ver, conforme conozcamos a la gente, los lazos que unen a todos entre ellos y con nosotros, y esto determinará el desbloqueo de misiones (que son incontables) y la reacción de los pnj con nosotros.

Y por si eso fuera poco, con nosotros mismos. Cuanto más luchemos, hablemos, e intercambiemos, más “afinimedallas” conseguiremos. Esto nos permitirá enlazar combos, desbloquear escenas y mejorar el equipamiento.

El último sistema de crecimiento es el de las gemas. Estas piezas que tendremos que refinar en una máquina especial en Colonia 9, nos permiten aumentar las características y estadísticas de nuestros personajes al más puro estilo de materias, equipándolas en el equipamiento. Eso sí, éstas no suben de nivel. El único problema del sistema de refinado de gemas es que es DEMASIADO ADICTIVO. Personalmente veía cómo mi novio se tiraba 2 horas refinando y no le entendía… hasta que yo me tiré 3 horas…

Hablando del apartado técnico y artístico del juego, no me queda más remedio que, simplemente, quitarme el sombrero. Tenemos delante de nosotros a una verdadera joya que exprime a la Wii lo que nadie la ha exprimido nunca. Gráficos que superan lo impensable con la consola de Nintendo y que llega a otro nivel.

No olvidemos que hablamos de un juego de Wii, no  de Xbox 360 o PlayStation 3, sin embargo, hay veces que, realmente, es indiferente. La belleza de los escenarios, el cuidado de las texturas y la inmensidad del mundo en general (sin apenas cargar), hacen que este juego sea una verdadera joya y un ejemplo sin igual para los desarrolladores de la consola que se quejaban de su potencial. Es verdad que se nota que es Wii en algunos planos, pero incluso así, es impresionante (y lo habla uno que lo ha jugado en una pantallaca de 52 pulgadas sin pixelación de fondos ni escenarios).

Y  si a eso le sumamos la sublime banda sonora, ya podemos acostarnos diciendo que hemos visto un juego que roza el idealismo de Wii. Me podría extender el doble de líneas de lo que lleva este análisis para hablar solo de la banda sonora, pero me voy a quedar simplemente con esa palabra que lo dice todo: sublime.

Píxeles, disfrutad de esta OBRA MAESTRA con mayúscula ya que pocas veces nos vamos a encontrar con algo que nos haga disfrutar tanto como lo ha hecho Xenoblade Chronicles.

Pros

  • Banda sonora soberbia en todos los aspectos.
  • Explota al máximo todos los recursos gráficos de la Wii. Sin ralentizaciones, sin pixelación del fondo, sin fallos.
  • Historia embaucadora, típica pero contada magistralmente.
  • Sistema de juego adictivo y para nada pesado. Muy activo y te mantiene siempre en vilo, aunque sin cansar.

Contras

  • Nuestro control sobre los personajes que nos acompañan podría ser algo más completo.
  • Que no dure eternamente.


Facebooktwitter

20 respuestas a «Análisis: Xenoblade Chronicles»

  1. El primer 10 de GP… que fuertee¡¡¡¡ Muy buen análisis y tendré que jugarlo, porque despues de esto no puede ser para menos…

    PD: Jamás me esperé que el primero fuera para un JRPG y de Wii… las vueltas que da la vida. 8)

  2. Joder, yo que soñaba con un primer 10 para U3 y aparece esto….. ¡¡NOOOOOO!!!. Fuera de bromas, si despues de tanto tiempo en activo la web, este es el primer 10 tiene que ser una delicia para los amantes del JRPG. Asi que bienvenido sea.

  3. Es una delicia. Es que no hay suficientes elogios en el diccionario de la RAE para definir este juegazo. Eso sí, me ha dolido el 9,5 que le has dado a la historia… ¡¡Se merece un 10!! Vale que sea «típica» de venganza y tal pero el desarrollo que tiene es soberbio y en más de una ocasión te deja con la boca abierta. La única pega que le veo es que al principio te mareas entre tanto control y tanto detallito, pero luego disfrutas como una enana (eso sí, a mí las relaciones de amistad me cuesta la vida subirlas porque me he hecho al trío SSR (Shulk Sharla Reyn) y no me gusta combatir con más combinaciones de personajes (y eso que Riki es adorable) xD. 
    Otra cosa que echo en falta en el juego es la posibilidad de cambiar de personaje enmedio de la pelea, pero lo cierto es que esa carencia se suple con la barra de amistad y la posibilidad de resucitar los personajes) 

    ¡¡¡Muy buen análisis Kari!!!

  4. Gran análisis!! Me encantó éste juego. Mira que no soy muy de JRPGS, pero me enganchó de tal manera que hasta que no lo acabé no paré de jugar. Si no que se lo digan al Deus Ex, que lo tengo al pobre abandonao por saturación de juegos… Referente a la historia, me fascinó. Varios giros argumentales uno trás otro, quizá lo que menos me molo fué el poco carisma del Shulk. Ainss…que recuerdos, que parajes!!!

  5. Buen analisis Sir Karib. Una nota bien merecida para un jrpg con olor a los de antaño y que pocos se pueden ver hoy en día. Ahora me pregunto porque vendi la wii… xD

  6. Jejejeje… me parto, la polemica que está teniendo el 10… jejeje es sin lugar a duda el primero y el más polemico de todos lo que pondremos a lo largo de nuestra historia, no se si es por que es de Wii o porque la tematica JRPG es algo que en las ultimas epocas deja mucho que deseear pero está costando que a mucha gente le entre lo de tan buena nota de este juego…

  7. Duele que el primer 10 sea de Wii y por la J , de jrpg, voy a ser sincero. Ademas considero que deberia aunar todo un compendio de caracteristicas al maximo nivel, algunas  q wii no permite, no solo tecnicas. Fallos tiene como he leido, por ejemplo el argumento ya esta visto y su punto en contra ha tenido al final. Si es 10 deberia de serlo en todo, sin excusas, no 10 contextualizado y adaptado a determinadas condiciones. El 10 esta idealizado por lo tanto tiene q corresponder a su valoracion. Fuera a parte es un subgenero y esto ya es muy personal q no considero d extensa difusion y para mi eso es un punto en contra. 
    Digo esto sin acritud y es mi humilde opinion, espero no  herir ninguna sensibilidad.

  8. Si es cierto una cosa… que puede que la gente amante de los juegos de corte oriental esté encantada con el juego porque desde hace muuuuuucho tiempo no sale nada en condiciones de esta tematica, y para uno que sale bueno lo están idolatrando. Por que si hay que reconocer que por muy bueno que sea el estancamiento de estos juegos es increible… porque me gustaria saber en que innova este juego… ya que seguro que está lleno de topicazos japos. De todos modos hago caso a los expertos en dichas materias y si les han dado un 10 será por algo.

  9. Está visto, que para gustos, los colores. Por la regla de tres que deriva de lo que he leído por aquí arriba, si a mí no me gustasen los shoot-em’ups en plan Call of Duty, yo no entendería en la vida que le dieran un 10, por ejemplo. Y quien dice Call of Duty, podría decir un God of War o un Uncharted. Un 10 se le pone a un juego que tiene un encanto especial, porque conseguir una media aritmética exacta, es imposible no, lo siguiente, y más teniendo en cuenta que tiene que salir de un consenso de un grupo de personas. A todo el mundo le gusta lo mismo? Y de idéntica manera? Una nota al fin y al cabo siempre tendrá algo de subjetivo, se quiera o no. Además, siempre hay que tener en cuenta que la nota se pone en base a la máquina a la que está dedicada. Si esta se pone englobando a todas las consolas existentes, quiere eso decir que en la Wii no puede salir un 10? Porque aseguro que para esta máquina pocos juegos se verán de este calibre. Que haya tenido el éxito que ha tenido será por algo, y aún hay gente esperando su copia del juego en las tiendas.

  10. Yo estoy contingo en lo que dices Chencho y lo comprendo y comparto, pero creo que lo que se refiere Nosferatum y quiere saber (al igual que yo) que aporta este juego y en que se diferencia de lo que ya hemos visto en 79879 juegos jrpg, ya que no se puede negar que es un gran juego por lo menos visualmente hablando, ya que es lo nunca visto en Wii.

  11. Fire_Estel lo resume por aquí arriba bastante bien. Es el compendio de las cosas que transmite. No se puede explicar solo con palabras. Claro está, que si este tipo de juegos no te llaman, evidentemente la nota te parecerá bastante irrisoria. Gráficos, música, manera de desarrollar la historia… Todo encaja de una manera que te anima a seguir jugando, y no dejarlo. Como una muestra vale más que mil palabras:

    http://www.youtube.com/watch?v=DQtQtU15v8A

    Escuchar esto mientras avanzas por los parajes del juego, sencillamente, es genial.

Los comentarios están cerrados.