Análisis: Guardian Heroes HD

Guardian Heroes. Muchos de vosotros píxeles nunca habréis oído este nombre, otros tantos quizá hayan oído hablar de él, y otro porcentaje lo jugásteis en su día. Como pertenecedor al último segmento, no tengo más que dar las gracias a los que han hecho posible que esta versión salga a la luz. Primero de todo, tendríamos que decir que este, parece estar siendo el otoño de Treasure, primero con la conversión de Radiant Silvergun para Xbox Live, seguida ahora un mes despues con la de este Guardian Heroes.

Ambos siempre han sido considerados juegos míticos por los fans que los disfrutaron en su día, y no han sido pocas las veces que han pedido que volvieran. Pues bien, si en septiembre nos trajeron uno de ellos, preparaos, porque este Octubre, viene el otro a dar la nota… y de qué manera!!!!

 

 

Situándonos un poco

El argumento del juego nos sitúa en una especie de época medieval, donde imperan los caballeros, y la magia es solo para una minoría. Nuestro grupo encuentra una espada mágica, que les lleva a enfrentarse a la mismísima corte que gobierna el país, acabando por enfrentarnos a seres celestiales, o del averno según nuestra elección. Y es que eso, píxeles míos, es lo que diferencia a este juego de otros productos similares: conforme vayamos avanzando en el juego, nuestras acciones y elecciones serán las que hagan variar el final del mismo, completando así un abanico de 7 finales diferentes. Ser magnánimo con nuestros enemigos, ser malos con el populacho, destruir todo lo que veamos, recrearnos viendo como repartimos estopa a los cadáveres de nuestros enemigos, escoger rutas alternativas… todo eso tendrá que ver despues con la elección de un final u otro. No podréis decir que no hay juego para rato.

Para hacer un poco de historia, he de decir que el juego original cuenta ya con 15 añitos a sus espaldas, y salió para la Sega Saturn. Desde su lanzamiento, ya impresionó a propios y extraños debido a la mezcla de géneros que se nos ofrecía: un beat-em’up de scroll lateral «ligeramente» adaptado, con sabor a antaño, al más puro estilo Streets of Rage o Final Fight, y un RPG al uso, en el que poder subir niveles, y con esto, las estadísticas de nuestro personaje.

El juego, en 2D, concentraba la acción en el uso de 3 planos de profundidad, en los que poder interaccionar con todo lo que tuviéramos a nuestro alcance, lo cual dotaba al conjunto de un pseudo 3D (pudiendo saltar al fondo, o al exterior de la zona inicial) bastante llamativo. Y muchos os preguntaréis, ¿por qué no hacer directamente un juego en 3D, y nos ahorramos tanta tontería con los planos de acción? La respuesta es muy fácil: los golpes. Al hacer que el juego suceda en un plano de acción 2D (de ahí lo del scroll ligeramente adaptado), se consiguió el poder introducir movimientos especiales al más puro estilo Street Fighter, pero con mucha más accesibilidad, al simplificar los mismos.Y es precisamente eso lo que hace tan, pero tan adictivo este juego. Hay golpes a mansalva.

Y cuando digo a mansalva, me quedo corto. Pocos juegos hasta la fecha me han hecho disfrutar tanto de la emoción de repartir leña sin descanso. Los señores de Treasure se basaron en un trabajo anterior, desarrollado para la Sega Mega Drive, y que únicamente se quedó en Japón, Yu Yu Hakusho: Makyou Toitsusen.

El uso de planos, y la ejecución de golpes fueron heredados por este Guardian Heroes, pero mejorando el sistema de juego, y dando mucha más importancia a la encadenación de los mismos, fenómeno vulgarmente conocido por todos los píxeles de a pie como «hacer un combo». Y es que esto es en lo que se sustenta el título. Combos, combos sin parar y a tutiplén, de esos que ejecutas, no te da tiempo a acabarlos, que ya estás haciendo otro, y así, hasta el infinito y más allá.

Maneras de liarla parda

Nada más comenzar a jugar, dispondremos de la opción de poder jugar en el modo Historia, en el que tendremos que intentar desentrañar los misterios de la espada mágica, bien solos o acompañados por un amigo más, tanto en modo local, como por Xbox Live.

En el modo Arcade, nos iremos enfrentando sin parar a ingentes hordas de enemigos que nos irán apareciendo en una especie de Coliseo romano, hasta conseguir acabar con todos. El modo Entrenamiento nos permitirá aprender a manejar adecuadamente a nuestros personajes, y un modo Galería nos permitirá deleitarnos escuchando las canciones del juego, ver el plantel de luchadores, examinar el árbol de rutas que hayamos desbloqueado del modo historia, contemplar los finales que ya hayamos conseguido, y como bonus especial, el opening del juego original de la Sega Saturn.

Y hablando del plantel de luchadores, nos vamos a encontrar con nada más y nada menos que 45 luchadores con los que repartir «bendiciones» a diestro y siniestro. Esto sobretodo es de agradecer para el modo Versus, en el que además de poder hacer partidas multijugador en red de hasta 12 jugadores, nos encontraremos con un editor completísimo de reglas para nuestros combates.

Hablando del manejo del juego, veremos que es muy sencillo, y accesible para todos. 3 botones serán los encargados de ayudar a desplazarnos por los planos (hacia dentro, hacia fuera, o salto de extemos), uno nos permitirá hacer subterfugios para escapar de los ataques enemigos (con su correspondiente consumo de poder mágico), otro nos permitirá bloquear ataques, y 3 más serán los encargados de ayudarnos a propinar tortas (ataque débil, ataque fuerte, y ataque variante).

[flagallery gid=589 name=»Gallery»]

Los golpes especiales se desarrollan combinando el pad analógico izquierdo, o el pad digital con el ataque débil o fuerte; y las magias usando el botón de ataque variante. Si vemos que estas últimas son muy complicadas en un principio, podemos usar el pad analógico derecho, que hará aparecer un sub-menú en el que poder seleccionarlas.

Remodelando cosas

Cuando echamos un vistazo a este remake, uno piensa en lo bien que ha hecho su trabajo el equipo encargado de hacer la adaptación del clásico. Todos los efectos se han mejorado notablemente, haciendo desaparecer todos los píxeles del original, y dotando al juego de efectos que hacen más llamativo al conjunto. El detalle de permitirnos jugar con la versión nueva (modo Remix) o con la versión antigua (modo Clásico) es siempre de agradecer. La música es en todo momento trepidante, y se adapta a la acción del título, muy en la línea de desarrollo de Treasure. Aún siendo una remasterización de un título anterior, aún con los años que lleva a cuestas, en este aspecto es como un soplo de aire fresco, ya que esta fórmula hace bastante tiempo que está en desuso (tirón de orejas para las desarrolladoras). A todo esto, encima hay que añadir una jugabilidad endiablada, de esas que te enganchan y no te sueltan.

[flagallery gid=590 name=»Guardian Heroes Arte»]

Si te va eso de arrear a todo hijo de vecino, creedme, este es vuestro juego. Y si no es así, al menos probadlo, porque para jugar con amigos, no encontraréis muchos juegos que os permitan jugar de una manera tan adictiva y divertida como esta, además por la razonable cantidad de 800 puntos microsoft.

Pros

  • Diversión a raudales
  • Modo multijugador divertidisimo
  • Tener tantos finales diferentes. Lleva tiempo el conseguir desbloquear todas las rutas

Contras

  • Al principio, cuando nuestro personaje tiene poco nivel, es fácil que nos lo maten
  • A veces la cruceta del pad de la Xbox nos juega malas pasadas a la hora de hacer las magias
  • Que no tenga 50 pantallas más

 

 

Facebooktwitter
One comment to “Análisis: Guardian Heroes HD”
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario