ANÁLISIS: Woolfe The Red Hood Diaries

Normalmente, en Generación Píxel sacamos los análisis de los videojuegos en su fase final, pero llevamos tiempo con Woolfe: The Red Hood Diaries en nuestro haber, un Early Access, y del que hemos considerado publicar dicho análisis. Una vez el juego finalice los últimos retoques, y hay una diferencia abismal o notoria en dicho trabajo, lo señalaremos como una ampliación al análisis, por lo que destacamos nuevamente, que todo lo que estamos contando en este análisis es de la versión no acabada de Woolfe: The Red Hood Diaries. El juego será lanzado en su forma definitiva el 17 de marzo, y llega desde Bélgica, de la mano de la desarrolladora GriN y es el título más ambicioso de este humilde estudio que entre otros muchos proyectos menores, había probado suerte únicamente en el mundo de las tablets.

ANÁLISIS

woolfe

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PC

VERSIÓN ANALIZADA

PC

DESARROLLADOR

GRIN

DISTRIBUIDOR

GRIN

.

.

.

VALORACIÓN

6

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Woolfe: The Red Hood Diaries tiene una historia un tanto vulgar, ya que está muy quemada, pese a que cada creador pone su grano de arena en hacerla distinta. Y es que encarnamos a la mismísima Caperucita Roja, y vamos en busca tanto de “papá como de mamá“. Una historia tan vengativa como misteriosa, con bastantes guiños a la historia original de la Caperucita. No especificamos más para que no pierda esa poca magia en cuanto a historia nos referimos, ya que, como decimos, el punto de vista de cada creador, o los sucesos, en este caso, es clave para hacerlo un tanto distinto.

Woolfe: The Red Hood Diaries es un plataforma en dos dimensiones con cierta profundidad. Podría incluso considerarse un título en tres dimensiones ya que cuenta con cierta libertad. La resolución de sencillos puzles, y una pequeña dosis de acción (ínfima) ya que así lo reflejan sus propios creadores en Steam.

woolfe img 2

Las mecánicas no dictan mucho de lo ya jugado en este tipo de juego, la resolución de puzles, la mayoría de ellos fáciles, saltar en numerosos momentos y eliminar a ciertos enemigos con una inteligancia artificial no muy trabajada.

El control, en cambio, es uno de los puntos fuertes del juego. Todo responde a gusto del consumidor, ya que no tendremos problemas en controlar a nuestra Caperucita.

Técnicamente, el juego flaquea un poco pero ha sabido jugar bien sus cartas. Gráficamente, estamos ante el Unreal Engine, y pese a los problemas que suele presentar dicho motor gráfico, hace que Woolfe: The Red Hood Diaries es un juego totalmente jugable. Como decíamos, gráficamente el juego no es un portento, pero gana mucho con el diseño artístico que tiene, en el qe nos hace sumergirnos en una ambientación renacentistas con cierta tristeza y un mundo un tanto oscuro.

En la música, Danny Elfman es el encargado de dar esa melodía melancólica que, aunque está bien encajada, peca de repetitiva y carece de cierta calidad sonora.

woolfe img 1

Resumiendo, Woolfe: The Red Hood Diaries es un juego que poco más va a evolucionar de lo que ya es, de ahí que hayamos decidido lanzar el análisis. El juego es muy del montón, aunque tiene esos puntos fuertes que hacen que el juego llame la atención y que probemos algún día si encontramos a un precio asequible. Respecto a la nota, preferimos darle una nota para luego, si lo requiere, subir, a no darle una nota más alta para posteriormente bajarla. Nos es más fácil subir un poco la nota, que bajarla. Además, como siempre hacemos, analizamos en función de lo que tenemos, y no de lo que puede llegar a ser.

LO MEJOR

-Diseño artístico

-Jugabilidad

-Caperucita

LO PEOR

-No es nada original

facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario