ANÁLISIS: Rez Infinite

Toca darle caña a las VR con otro de los juegos de lanzamiento de las gafas. Esta vez nos hemos enfrentado a un producto de lo más especial. Y no solo por ser quizás de las mejores experiencias que hemos tenido con ellas, sino que encima nos hemos topado con un juego que salió en el 2002, y que la verdad nos dejó bastante impactados por entonces por su ritmo y psicodelia visual… nos referimos a el juego creado por Mizuguchi, REZ.

Un regreso que nos ha conseguido trasmitir una experiencia aún más impactante de lo que en su día fue este experimento musical, y no solo por su concepto base, si no por la impresionante inmersión que el producto es capaz de traernos unido a las VR. Así que atentos a este análisis, porque nos encontramos ante uno de los juegos obligatorios para todo aquel que quiera disfrutar de sus flamantes gafas de realidad virtual.

ANÁLISIS

rez-infinite-cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4

VERSIÓN ANALIZADA

PS4

DESARROLLADOR

Q ENTERTAIMENT

DISTRIBUIDOR

SONY

.

.

.

VALORACIÓN

8’5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Para el que no lo sepa, las mecánicas jugables de REZ son bastanet originales a la vez de simples, pero que mezclándolas da un concepto que es capaz de traernos ritmos y coordinaciones, a la vez de momentos de acción con enfrentamientos contra grandes enemigos, y todo centrándonos en un ser encargado de destruir virus… locura conceptual.

Y es que en REZ, todo será apuntar y disparar a todo ser que aparezca en pantalla, y con ello conseguir la mejor puntuación posible, es decir, adicción y simpleza en estado puro. Para ello solo necesitaremos mirar con la retícula que aparece frente a nuestros ojos, mercar los enemigos con ella, y destruirlos con el botón de disparo, y todo bajo el concepto de que nuestro personaje tiene movilidad automática.

El juego nos da pese a todo dos posibilidades de control de la acción. Pudiéndose utilizar nuestro Dualshock o desempolvar nuestros Move, siendo una experiencia bastante agradable con los dos periféricos, pudiendo gustar diferentemente a unas personas u a otra. Con el mando tendremos un mayor control de la acción, debido especialmente a lo que este la facilita. Y con el Move la experiencia será mucho más divertida, y con ello más cansina.

analisis-rez-infinite-img-003

Además del control, el juego también nos plantea dos modos de juego de VR. Un modo confortable, donde el movimiento del escenario y la cámara con ello es muy estable y no tendremos que realizar grandes movimientos, siendo especialmente agradable para aquellas personas que tiendan al mareo. Y por otro lado un modo más ágil, que consigue una inmersión mayor, pero estómagos muy sensibles pueden salir perjudicados. Por ello aconsejamos el primero, ya que las diferencias no son tan notorias como disfrutar del segundo.

Por cierto, hablando de mareo. Deciros que pese a la cantidad de giros y movimientos bruscos del juego… nos hemos encontrado que esta sensación no nos ha llegado en ningún momento, debiendo de ser que al tener un objeto central en tercera persona esta sensación desaparece muchísimo.

El juego nos puede durar en torno a una hora y media de pura epilepsia, siendo un producto de lo más rejugable ya que el afán por conseguir mayores puntuaciones nos mantendrá horas enganchados a él. Y si a ello le unimos lo que es capaz de meternos dentro de él, pues sencillamente nos puede dar para que entremos en este mundo y no salgamos de él.

analisis-rez-infinite-img-002

El juego cuenta con cinco fases, un modo de lucha contra jefes, y algún que otro modo extra que alargan la vida del título mucho más. A ello hay que unirle un nuevo modo creado especialmente para las VR, con diferentes variaciones tanto en la parte del control, donde la libertad será mayor, como en la parte más técnica, donde nos encontraremos con un renovado motor gráfico y musical. Y sinceramente son los mejores quince minutos que hemos vivido en todo el juego, y de mejor de la VR… esperemos que en un futuro se planteen algo así.

En lo que respecta a la parte técnica, nos hemos encontrado con un juego que pese a su antigüedad, posee un apartado técnico de estos que son imperecederos. Empezando por su minimalista y vectorial apartado gráfico, dejando a un lado ese modo extra que es otro mundo lleno de luz y color. Donde la fluidez y velocidad de todo lo que nos rodea es una pasada.

Y todo engalanado con una buena banda sonora electrónica, que se coordina a la perfección con todo lo que sucede en pantalla. Haciendo con ello un compendio de imagen y sonido sencillamente maravilloso para todo nuestros sentidos.

analisis-rez-infinite-img-001

NUESTRA OPINIÓN FINAL

El juego nos ha parecido una gozada en su mezcla con la VR, pareciendo que el amigo Mizuguchi  en su día tuviese ya planteado REZ como para que se jugase en un dispositivo así, ya que se adapta y fusiona a la perfección con el periférico y su inmersión.Una experiencia catatónica muy original, que no pierde frescura pese a los años. Y todo envuelto en ese toque minimalista y luminoso, que nos hará evadirnos de la vida normal, y entrar en un mundo de lo más psicodélico que os podréis encontrar.
Facebooktwitter

Deja un comentario