Me encanta encontrarme con aventuras, universos y seres que me introduzcan en mundos que pueda disfrutar sin demasiados quebraderos de cabeza, con mecánicas fáciles de interiorizar y disfrutar, y situaciones que hacen de la experiencia de este tipo de juegos algo que ciertamente necesito mucho más de lo que uno se espera.

Y justamente este juego que nos presenta el estudio independiente Finish Line Games, en forma de mágica aventura me ha aportado todo lo que os expresaba en estas primeras líneas, y como os voy a dar conocer a continuación.

Fecha de lanzamiento: 4 AGOSTO 2020
Desarrolladora: Finish Line Games
Distribuidora: Modus Games
Plataformas: PC – PS4 – XBOX ONE – SWITCH
Versión Analizada: PC
Idiomas Voces/Texto: INGLÉS/ESPAÑOL
Número de jugadores: 1

NOTA: 7

En este Skully me ha tocado tomar, y os va a tocar, el control de una calavera. Y claro, una calavera simplemente tiene mayormente contras a la hora de desplazarse e interactuar con todo lo que nos rodea, por lo que el planteamiento de esta aventura es bastante particular. Y justamente es aquí donde entra lo especial y original de este Skully.

El juego nos lleva a tener que rodar, saltar, y aferrarnos a ciertos lugares, como únicas opciones a la hora de evitar toda clase de peligros. Por cierto, peligros que van desde zonas donde nos podremos ahogar o quemar, a los clásicos enemigos que nos querrán hacer la vida más compleja de la que ya tenemos como calavera que somos.

Y todo en un entorno con unos escenarios que están bastante bien diseñados, llenos de enrevesados caminos, y peligros por doquier, que ciertamente hacen de la experiencia de su recorrido y exploración mucho más que interesante y disfrutable. Además, curioso es como se ha implementado un sistema, donde se ven implicadas unas flores, para guiarnos a lo largo de cada nivel. Resultando bastante entretenido el hacerse con ellas.

Pero, ahora entro en lo que hace particular y diferenciador a este Skully, y no es otra cosa que las transformaciones. Y es que nuestro protagonista tendrá la posibilidad de utilizar la arcilla que encontremos en el camino, para coger variadas formas que me han permitido superar diferentes zonas, puzles y situaciones, que si hubiese sido una sencilla calavera rodante no me hubiese sido posible superar. La verdad que es de lo que más me ha gustado del juego, ya que la mezcla de conceptos, de formas, de experiencias y de posibilidades que nos permite cada transformación está muy bien llevado y pensado, y ciertamente consigue dar un ritmo muy divertido al juego.

El control es claro y conciso. Y consigue que haya conseguido que poder realizar y pasar por cada una de las zonas sin complicaciones mecánicas, hacen de esta experiencia jugable uno de los puntos fuerte del juego. Cosa que no todos los juegos del género pueden decir.

Skully es un juego en el que ciertamente se entra para disfrutar de la aventura, ya que no es un reto especialmente complicado en ningún momento, y la variación de situaciones, como ya os he comentado, lo hace ser especialmente ameno y divertido. Dando una cantidad de horas de juego que sin ser demasiadas me parecen más que justa para lo que puede dar de sí la experiencia.

Por cierto, a nivel narrativo y de historia me he encontrado con un juego agradable y bien tratado, aunque con una historia casi meramente presencial, donde una historia familiar y las desavenencias entre ellos, lleva a nuestro protagonista a recorrer este extenso mundo, con el simple y llano objetivo de reunificar y conseguir volver a hacer que su familia vuelva a tener los niveles de felicidad y complicidad que tenía antaño. Y ya os digo, te lo pasas bien con la historia, se descubre un curioso universo, pero no mucho más, ya que la verdad que los creadores no han buscado que esta tenga un gran peso.

Por lo que se refiere a la parte técnica, os tengo que empezar hablando que el juego me ha parecido sencillamente correcto en la parte visual. Y es que el diseño de cada ser y escenario sin ser especialmente original e impresionante si son divertidos y agradables de ver. Si es cierto que se nota que el potencial del estudio en este apartado es bajito, pero os aseguro que tampoco lo vais a tener muy en cuenta.

La parte sonora la verdad que no está nada mal. Con un buen trabajo en la banda sonora, la cual concuerda perfectamente con las diferentes situaciones, y consigue ambientar y dar un bonito toque a la experiencia. Por cierto, el juego llega con textos al castellano, cosa que agradezco, como siempre, bastante.

En definitiva, Skully es un juego que sin tener grandes pretensiones,  entra perfectamente en el cerebro de cualquier jugador, se vuelve muy apetecible de jugar, y una vez dentro de él consigue que lo disfrutemos mucho, y que nos lo pasemos realmente bien.

Una aventura calaverica que os recomiendo si queréis despejaros de complejos juegos y de confusas aventuras, aquí uno llega para disfrutar, rodar y conseguir que nuestro personajillo vague, y ante todo, ruede por un mundo que dará gusto entrar, cosa que no se puede decir de cualquier juego.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Dead Good Media

Facebooktwitter