Cuando se anunció que la franquicia Battletoads regresaría, lo primero que se me vino a la mente es lo mucho que me hizo sufrir en su día el juego originario creado por Rare. Pero también fue celebrado por mi parte porque hay que reconocer que todo lo que tenía ese juego emanaba un carisma clásico de aquellos años 90 que tan buenas ideas y originales mundo eran capaces de traernos.

Así que un cuarto de siglo después, ahora de la mano de Dlala Studios, regresa para renovar aquella sufrida experiencia, con un juego adaptado a nuestros tiempos, lleno de diversión y humor, y ante todo de mucha acción que me ha hecho disfrutar y trasladarme a muchas sensaciones que allá por aquellos años tuve, pero claro… con matices.

Fecha de lanzamiento: 20 AGOSTO 2020
Desarrolladora: Dlala Studio
Distribuidora: Microsoft
Plataformas: PC – XBOX ONE
Versión Analizada: PC
Idiomas Voces/Texto: INGLÉS/ESPAÑOL
Número de jugadores: 1-3

NOTA: 7

Entrando directamente al juego, porque aquí he venido a dar mamporros. Os tengo que dejar claro desde un principio, que pese a ser un juego de acción en 2D, donde nos la veremos con todo bicho viviente que se cruce en nuestro camino. Se ha incluido un buen número de situaciones y fases que le dan un giro de tuerca, y nos termina acercando a otros géneros como el de las plataformas, la conducción arcade o incluso los puzles, entre otras que tendréis que descubrir por vosotros mismos.

Pero bueno, como parte principal, aquí hemos venido a luchar, a dar golpe, y a machacar a todo enemigo que se cruce, y la verdad que eso lo hace bastante bien. Y es que la variedad de golpes, de combos, y de agarres y proyecciones, hacen que pasear por estos lugares sea la mar de divertido. Además, su control es bastante bueno, y se disfruta bastante ya que realizar espectaculares combinaciones no será ningún quebradero de cabeza.

Por cierto, no puedo dejar pasar el comentaros, que, en el caso de jugar en solitario, tendremos la posibilidad de cambiar entre los diferentes personajes, además de servirnos como vidas, ya que si nos machacan volveremos a la vida en forma de uno de ellos hasta que mueran los tres.

Por lo que se refiere a los enemigos, estos me han parecido muy originales, con mecánicas muy divertidas, y con algún jefe especialmente duro bastante gratificante de abofetear. Así que tocará aprender bien que hay que hacer ante cada uno de ellos, ya que ir a lo loco os aseguro que os va a suponer la muerte.

Más allá de la propia parte de combate callejero, hay que reconocer que las demás secciones son muy divertidas, aunque en la mayoría de los casos llevan su concepto a la mínima expresión, por lo que pueden resultar demasiado sencillas o simplistas en muchos momentos. Pese a ello se agradecen, dan un toque diferente, ayudan a dar variedad al juego, y en la mayoría de los casos se disfrutan y te hacen reír que al fin al cabo es a lo que hemos venido, ya que para profundidad están otros juegos.

En lo que se refiere al diseño de los escenarios, y la interacción con ellos, me han sorprendido mucho más de lo que me esperaba. Ya que me he topado con muchos secretos y coleccionables, que le dan un poco de vidilla y nos dan ese concepto de estar atentos a ellos por si algo nos pueden aportar, y la verdad que lo hacen.

Antes de entrar en uno de los puntos claves del juego, no puedo dejar de hablaros de lo diferente y divertido que será el disfrutar la experiencia con amigos. Tanto que os puedo decir que el juego ha sido creado para ello, ya que incluso hay situaciones y momentos del juego que en solitario son casi absurdas, por lo que intentadlo porque la experiencia lo va a agradecer. Eso sí… hay un gran pero… no tiene online, así que toca quedar en casa se alguien para poder disfrutar de la experiencia codo con codo, siendo algo que como decisión mola mucho, pero que tampoco entiendo el porque de no incluir online en los tiempos que corren.

Uno de los puntos que muchos os vais a preguntar, y que hizo mítica al juego originario, es sin dudarlo su dificultad. Y si es cierto que esta nueva entrega tiene cierto punto de complejidad y nos va a hacer morir más de una vez, pero también es verdad que se han implementado cosas como los puntos de control o incluso las continuaciones infinitas, que os aseguro que hacen la experiencia mucho más asequible para cualquiera. Pese a ello, ya os digo que hay momentos complejos, duros, y que seguramente os hagan querer tirar el mando contra la pantalla, pero nada que ver con ese sufrimiento que aquella primera entrega marco a fuego en nuestras jóvenes vida por aquellos entonces. Por cierto, el juego me ha durado en torno a las siete horas, cosa que hace ver que se puede superar con cierta facilidad, y será tener paciencia y constancia, y mucho ensayo y error.

A nivel narrativo y de historia, el juego es realmente descacharrante, y porque no decirlo, bastante absurdo. Pero una absurdez bien llevada, muy divertida, y llena de situaciones y momentos que consiguen sacar una sonrisa, e incluso sorprenderme ante las ocurrencias que han tenido unos guionistas que se han metido muy de lleno con darle carisma y sentido a este universo. Universo el cual, por cierto, se ríe de si mismo, de sus personajes, de su situación actual, e incluso del mismo mundo de los videojuegos… así que preparaos para cualquier cosa porque no se cortan un pelo.

La parte técnica del juego es otro de los puntos que tengo que aclarar bastante, y que sinceramente me parece que va a entrar más en gustos personales de cada jugador que de por si el potencial que esta posee. Y es que en la parte visual se ha tomado el camino del concepto dibujo animado, con unos diseños bastante particular, por momento muy alocado, y con clara reminiscencia de la animación de los años 90. Además, hay que añadirle su buen trabajo con las animaciones, un colorido demencial, y cantidad de efectos en pantalla en unos detallados escenarios, que os aseguro que verlo en movimiento es una más que divertida experiencia visual, e incluso por momento demencial. Pero ya os digo, para gustos los colores, y seguramente haya muchos jugadores que el apartado artístico no les motive ya que el cambio respecto al original es destacable, e incluso lo grotesco de muchos de los personajes puede no hacerte empatizar con él.

La parte sonora ya si es otra cosa. En ella os destaco la molona y cañera banda sonora, donde se han recuperado temas originales, y que la verdad encaja perfectamente con la trepidante acción. Además, todo ello se acompaña con una sobredosis de efectos sonoros, donde los golpes y los sonidos de destrozos sobresalen por encima de todo. El juego por cierto llega subtitulado a nuestro idioma, con voces en inglés.

En definitiva, tengo que dejar bien claro que este nuevo Battletoads me ha gustado, me lo ha hecho pasar la mar de bien, me ha hecho reír, e incluso me ha hecho enfadarme con la vida por esos toques de dificultad que tiene como sello la franquicia.

Pero también es cierto que es un juego que se acaba pronto, es poco rejugable, y que parte de su contenido por momentos es demasiado simplón. Además, añadir a todo ello, y ya entrando en los gustos de cada uno, hay que reconocer que técnicamente es bastante particular. Por ello es un juego que no llegará a todo el mundo, pero que también habrá mucha gente lo que disfrute muchísimo, quedando en ese limbo de los interesantes regresos, pero que uno espera que en futuras entregas aporten mucho más.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Microsoft

Facebooktwitter