Análisis: Pokémon Blanco/Negro

Un juego que lleva ya más de 500 elementos para capturar tiene que tener algo para haber conseguido ya cinco  ediciones “coloreadas” además de juegos paralelos en distintas versiones y ediciones. Hablamos, cómo no, de Pokémon, los “pocket monsters” o monstruos de bolsillo que vuelven a nuestras consolas prometiendo un estilo más renovado, más dinámico y más entretenido y rompedor que en otras ediciones.

Éste pokémon (Blanco/Negro) promete más gráficos, más emoción en los combates y más uso de la conexión inalámbrica. Pero, ¿realmente lo consigue? ¿Qué tiene de nuevo este pokémon que no tienen los demás?
Píxeles, todo sobre Pokémon Blanco/Negro aquí, en Generación Pixel.

httpv://www.youtube.com/watch?v=IwmkCoBh9QE

Como toda buena entrega de colorines de este juego, Pokemon Blanco/Negro nos trae una nueva remesa de Pokémon a estrenar. En concreto con 156 nuevos bichitos (más que el primero incluso, que traía 151). De esta forma, comenzaremos con los tres iniciales de siempre, uno tipo planta (Snivy) que se asemeja más bien a una lagartija mu cuca, uno de agua (Oshawott) que viene a ser un ¿oso? y uno de fuego (Tepig) que es algo así como un cerdito.

En esta edición podremos ver muchas combinaciones de elementos que no habíamos visto antes que nos resultarán algo raras y chocantes, al igual que algunos de los propios pokémon (dspués de inventarse más de 600 animales, normal, ¿no? la imaginación empieza a escasear). Sin embargo, esta vez no podremos usar ninguno de otra generación hasta que no completemos la Liga Pokémon. Mientras tendremos que usar a los de la región de Teselia.

Esto lo han hecho para hacer que nos aprendamos por la fuerza a los nuevos, evitando que directamente, juguemos con los antiguos mediante la transferencia por conexión, como ocurría en otras aventuras. Pero, te gusten o no, al final se les coge cariño, píxeles, aunque si tienes narices de aprenderte todos los nombres, hijo mío, ve al “qué apostamos”.

Ya tenemos los Pokémon, ahora nos toca evaluar qué cambia en esta edición. En primer lugar, nada más empezar veremos una intro un tanto extraña, a modo de historia (un pokémon con historia.. ¡wo!) y nada más seguir veremos que tendremos dos amigos/compañeros que nos harán de rivales en el juego. El primero de ellos, Cherén, será el más sistemático de todos y cogerá el elemento opuesto al que nosotros cojamos. La segunda, Bel, es algo más desastrosa y loca y tomará el pokémon débil frente a nuestro elemento. Ambos serán amigos más que rivales y nos darán consejos en todo momento.

Otra de las cosas que cambia en esta entrega de Pokémon son los combates. En primer lugar, las animaciones. Pokémon siempre ha pecado de tener un sistema de combate demasiado poco vistoso para lo que se ve hoy día. Tampoco pedimos que los pokémon hagan acrobacias malabares, pero sí que al menos los ataques sean algo más creibles (no que les salga la «pistola de agua» del ombligo…). En esta edición algo se ha avanzado. Ahora se ven los pokemon nuestros enteros y están en continuo movimiento, aunque los ataques no mejoran, siguen siendo genéricos. Y ya no se plantarán bayas (para mi, un suplicio). Habrá que conseguirlas en el Mundo de los Sueños Pokémon que ya intentaremos explicar más adelante.

[flagallery gid=308 name=»Pokémon»]

Sin embargo sí que cambia la forma de los pokemon cuando tienen estados alterados, como sueño (cierran los ojos) o parálisis (se relentizan), entre otros. Los enemigos a veces hablan durante el combate y usan más pociones de las que estamos acostumbrados. También se introducen los combates 3 contra 3, donde hay que tener en cuenta la posición del pokemon, ya que no recibirán el mismo daño si están delante, enmedio o detrás, ni podrán atacar al mismo número de rivales, entre otros factores.

También cambian un poco los gimnasios. Cada uno será de un tipo de puzzle distinto y habrá que resolverlo de una forma u otra. Tendremos panales, tendremos librerías o museos con libros escondidos, tendremos montañas rusas… y muchas más, además de zonas especiales de batallas, como el metro, u otros.

Aparecen también un elemento diferenciador muy importante entre una edición y la otra, existiendo una única localización en el mapa para ambos lugares. El Bosque Blanco y la Ciudad Negra, son lugares en los que podremos encontrar pokemon exclusivos o comprar elementos y materiales únicos, respectivamente. En ambos casos deberán de ser cuidados con el sistema Nexo (más adelante lo vemos) para hacer que la gente emigre de una ciudad a otra. En caso de no hacerlo, se quedarán desiertas y sin zonas de compra o caza.

Vamos, que si queremos progresar bien en esta edición tendremos que usar y mucho el sistema on-line. Esto no termina de convencerme ya que una opción es mejorar el juego haciendo que usando el modo intercambio se mejoren las condiciones, y otra muy distinta es eliminar esa opción si no lo usas, pero bueno, es el rumbo que ha tomado Pokémon, inclinarse hacia el on-line.

 

Pokémon nunca se ha caracterizado precisamente por su profundidad argumental. Ni por el carisma de sus personajes. Hablo con la mano en el pecho y el corazón en la boca. Píxeles, le duela a quien le duela, eso es cierto. Siempre ha sido un juego de coleccionar bichitos con una historia superficial y algo ñoña. ¿Cambia esto en Pokémon Blanco/Negro? No es un cambio brutal, pero haberlo, haylo.

Pokémon Blanco/Negro ya nos deja una intro algo extraña, en cuanto a lo que a este juego se refiere. En esta ocasión, el equipo que se dedica a hacer de las suyas es el Equipo Plasma cuya finalidad es la de liberar a todos los Pokémon de una forma… un tanto extraña: usando a los propios pokémon. Entre ellos se encuentran los 7 sabios a los que tendremos que hacer frente para poder evitar que consigan sus objetivos.

La historia en esta entrega está mucho más presente que en cualquier otra de Pokémon. A cada paso que demos tendremos a algún enemigo del equipo Plasma haciendo de las suyas y pronto aparecerán enemigos a los que cogeremos asco o incluso cariño. Además, algún que otro giro argumental no esperado aparece en escena. Puntualicemos, píxeles, no es una gran historia, pero dentro del mundo Pokémon es bastante profunda en comparación con las otras.

Además, nuestros compañeros estarán también presentes en la aventura ayudando o causando problemas (si es que Bel es un poco desastre). Eso sí, el mundo sigue siendo un mundo de Yupie. Todo el mundo es feliz, todos son buenos y lo más gracioso, todos te regalan cosas porque «les caes bien». Así yo también me voy de viaje a los 10 años…

Pero realmente en lo que rompe este Pokémon con el resto es con su revolución de gráficos. Todo está en modelados 3D en los que nos podremos mover en 4 direcciones (arriba, abajo, al centro y pa’ entro.. esteeeee izquierda y derecha), pero el detalle con el que están hechos los escenarios es bastante bonito, comparándolo siempre con el estilo Pokémon, no lo olvidemos.

Sobre todo cuando empezamos a llegar a la zona en la que a los desarrolladores se les encendió la vena y les dio por realizar espectaculares giros de cámara e innovadores escenarios en la saga. Teselia está inspirada, según lo que dicen, en la zona de Nueva York, y como centro neurálgico nos encontramos con Ciudad Porcelana, un impresionante complejod e edificios que dista mucho de las ciudades y pueblos con cuatro casas que solemos encontrarnos.

Con una cámara que va girando automáticamente conforme avanzamos y personas que andan y nos esquivan en vez de chocarse con nosotros, éste es uno de los enclaves donde se nota más el salto gráfico.

[flagallery gid=309 name=»Ciudad Porcelana»]

En cuanto a banda sonora, el juego nos trae las melodías más típicas modificadas y además alguna que otra sorpresa, y novedades (la melodía del equipo plasma se te mete en la cabeza que da gusto oiga), aunque no deja de ser del mismo estilo que las otras. Es el mayor lavado de cara del juego, sin duda.

Pero píxeles, tal y como están hoy las cosas, hacer un juego sin conectividad es muy chungo. Pero Pokémon Blanco/Negro no es así. Tiene bastantes opciones para conectarte con tus amigos. Evidentemente, podremos intercambiar pokémon entrenuestros amigos mediante el intercambio normal, además del WiFi, lo cual nos reportará premios dependiendo de con quien hablemos.

También dispondremos de la opción NEXO, que es algo así como un modo cooperativo en el cual podrás acceder o traer a otros jugadores de otro «mundo» paralelo y ayudarle o entregarle regalos. Esa zona NEXO es bastante amplia e interesante, desde luego, aunque no da tanto juego como podría esperarse de un cooperativo.

Con el C-Gear podremos tener una conexión local con jugadores que pasen cercanos a nosotros y será también algo así como una ayudita que les demos.

El C-Gear además nos dará acceso al Mundo de los Sueños Pokémon. Esta es la paranoia más grande. Necesitaremos tener a la evolución de Munna (pokñemon psíquico que controla los sueños) y con ella podremos mandar a un pokémon a dicho mundo. Ese mundo se encuentra en internet y lo manejaremos desde el ordenador. Para ello nos hará falta una cuenta en la página, aunque por el terremoto de Japón aún puede tardar un poco en español). Una vez tengamos esto podremos acceder a un hogar para nuestro pokémon y decorarlo con muebles a base de cambiarlo por bayas que «cultivemos» (aunque también necesitaremos a los Digglet).

Esta será la única forma de conseguir bayas en este juego ya que no se podrán cultivar ni recolectar (adiós al Farmville de Pokémon). Pero… ¿para qué aparte de bayas, sirve este mundo? Precisamente para decorar no voy a liarme a hacer todo el embrollo este. Pero es una forma de conocer pokémon amigos que no se encuentren en Teselia. Si conseguimos que se hagan amigos nuestros podremos traerlos al mundo real e incluso puede que porten habilidades exclusivas. Ésto sí es un aliciente, ¿no?

[flagallery gid=310 name=»Dreamworld»]

Minijuegos que darán puntos, ayudar a nuestros amigos a regar sus bayas, visitar… todo nos dará puntos de Sueños que tendremos que intercambiar para llegar a tener estos pokémon. Así que ánimo, pixél, es un largo camino.

Y por último, el poketránsfer, que es el método para pasar nuestros pokemon de las ediciones Perla y Diamante y Platino y Heartgold y Soulsilver a las Blanca y Negra, pero sólo estará disponible tras acabar la Liga Pokémon y acceder a la Pokédex nacional. Todo un reto conseguirlos todos, píxeles, todo un reto.

En definitiva, un juego muy completo en cuanto a Pokémon y que mejora en historia pero que sigue pecando en lo que pecaban las ediciones anteriores. Es más ágil, es más interesante, pero avanza muy poco con respecto a todo lo que se le pide a estas alturas de ediciones.

 

Pros

-Rejuvenecido apartado gráfico

-Nuevos modos de batalla

-Algo de historia

Contras

-Sistema de batalla igual de rígido (pocas novedades)

-Demasiados pokémon xD


Facebooktwitter
5 comments to “Análisis: Pokémon Blanco/Negro”
  1. Esto si que es un juego y demás son tonterias , 33 horas de diverión  en un solo cartucho

  2. ¿33 nada más? Yo llevo más de 20 y no he llegado aún ni a la octava medalla (aunque es cierto que fue por un par de cambios de última hora en el equipo y tuve que entrenar a los «bichitos» para que tuviesen el mismo nivel que los demás). Por lo demás, me está gustando bastante este pokémon, aunque he de decir que a veces me canso de lo mismo de siempre, pero tiene ese «algo» que te hace seguir.

    Como siempre, un análisis genial, Kari ^_^

  3. yo llevaba 33 horas cuando iba por la 5ª medalla xDDDDDDDDDDD con eso te lo digo to

    Pero.. ¿habéis probado todo lo nuevo en plan dreamworld y demás? xD Es superparanoico xD

  4. Ahora que lo veo llevo 39 , pero aun asi con 36 hora aprox  ya me habia acabado el juego  despues a visionar todo el terreno  del mapa aver que se encontraba

  5. No, todavía no lo he probado, pero tengo que hacerlo. Supongo que todo eso será cuando te acabes la liga y demás, ¿no?

Deja un comentario