Análisis: Assassins Creed IV Black Flag

La saga de los asesinos más famosos y reconocidos en el mundo virtual vuelve a hacer acto de presencia finalizando el año con la cuarta entrega numerada, sexta entrega en total. Si contamos los años que lleva esta generación en la calle y vemos la cantidad de títulos del credo de los asesinos disponibles tendremos una leve percepción de lo que quieren exprimir la franquicia de la hoja oculta, ya que tras la segunda entrega, fue a menos en lo que a hilo argumental se refiere.

En esta ocasión cambiamos la tierra por el mar y nos encarnamos en uno de los piratas más temidos de los mares del Caribe. Edward Kenway, abuelo de Connor (Protagonista de ACIII), se convertirá en toda una leyenda pirata.

¿UNA VIDA ABURRIDA?, CONVIÉRTETE EN AVENTURERO GRACIAS A ABSTERGO

Normalmente en todos los títulos de la saga de Assassin´s Creed existe un vínculo muy fuerte entre la realidad y lo vivido en el Ánimus. Desmond Miles ha sido nuestro guía durante toda la saga y es de esos protagonistas a los que se les coge cariño. Ese nexo tan fuerte ya no existe, en esta nueva entrega se han centrado completamente en la historia vivida en el ánimus, la historia vivida en el mundo real ya no tiene tanto peso con nuestro nuevo personaje, un mero trabajador de industrias Abstergo que conforme la trama avance se verá involucrado en una serie de asuntos, ya no tan escabrosos como antaño.

Abstergo se ha convertido en una industria que produce cine, películas basadas en las historias de antiguos asesinos, ahora cualquiera puede vivir una aventura adquiriendo su propio ánimus personalizado para su casa, o también puedes echar el currículum en el buzón de Abstergo claro.

EN BUSCA DE LA FORTUNA

Viviremos una historia donde no habrá cabida para los cobardes, el peligro se convertirá en un dulce compañero de travesía, nos enfrentaremos a despiadados enemigos ya puedan pertenecer al ejército, otros piratas o a la mismísima madre naturaleza. Nuestra historia está protagonizada por los mares del Caribe, grandes naves flotantes y parches en los ojos, y como actor principal Edward Kenway, un novato que lucha por llegar a ser asquerosamente rico y con ello reconquistar el amor de su vida.

Tendremos grandes maestros, entre ellos, el conocido Barbanegra, cuya leyenda aún sigue viva en estos tiempos que corren, nuestra primera enseñanza es que a bordo nuestro único aliado es el Ron, cualquier otra embarcación es un enemigo potencial. Somos piratas, abordar otros barcos para labrar nuestro futuro con más riquezas es nuestra única razón de ser.

El tiempo en el océano es mucho más largo, los días se hacen meses y la lucha constante por la supervivencia te hace anciano, todo para que un día cualquiera el mar juegue con nuestro Jackdaw cual barco de papel y lo destroce con una ola que nos tapará el mismísimo cielo.

Hacerse escandalosamente rico en estos tiempos que corren, donde los españoles y británicos tienen todas las partes del pastel repartidas es una tarea harto complicada, pero existe un rumor de un gran pellizco, para ello debemos encontrar al “sabio”, mientras tanto, con el mar en calma, pongan rumbo a toda vela y todos nuestros camaradas cantaran esas canciones de piratas que tanto hemos escuchado y que ahora amenizan nuestros viajes a la vez que vemos toda la fauna marina saltar a los lados de nuestra embarcación, todo un espectáculo.

En el camino, Edward Kenway descubrirá porqué esta hecho de otra pasta, tiene ADN de asesino, pero eso ya es otra historia que descubriréis vosotros mismos.

EL MÁS NOVEDOSO DE LOS 7 MARES

Assassin´s Creed puede ser una de esas sagas que crean tanto amor como odio en partes iguales, muchos fans siguen desde el inicio, otros se bajaron del barco hará ya unos cuantos títulos y otros directamente ni se subieron producto de la sensación de repetitividad que el primer título causó en ellos. Sin duda en este apartado, estamos ante el juego más novedoso de la serie, otorgado nuevas cotas de libertad a un sandbox que hasta la tercera entrega numerada no empezamos a  vislumbrar.

En esta nueva fórmula han plasmado todas las virtudes jugables de Assassin´s Creed III, han simplificado algunas que en ocasiones resultaban tediosas como las del comercio y han elevado a la máxima potencia lo que por aquel entonces solo fue visto por encima, el apartado navegable, ahora poseemos todo un mapeado lleno de islas, rincones y sobre todo agua la cual surcaremos con nuestro JackDaw.

Ya que hablamos del jackDaw, será nuestro barco en la trama, un barco que obtendremos al comienzo del juego de manera no muy lícita. Para ir avanzando sin demasiado problema en la historia debemos ir “tuneándolo” para así lograr un gran barco que luche contra los navíos de guerra de las tropas británicas y españolas: Nuevos cañones, munición mejorada, un casco más robusto o más plazas para tripulación pueden ser claves en un peligroso abordaje.

La caza sigue presente, esta vez otorgando gran protagonismo a la caza marina hasta ahora inexistente. Impresiona como llegamos a una zona donde hay un tiburón blanco y vamos dispuestos a arponearlos en nuestra barca pequeña de arponeo, realmente se siente la inmensidad del mar y el peligro que supone la caza con arpón para nuestro personaje. Otros tantos animales marinos existentes también pueden ser cazados: Orcas asesinas, ballenas blancas, tiburones lamia, tiburones martillo…

Otra de las novedades es la de la búsqueda de tesoros submarinos, donde el buceo es el principal protagonista. Al realizar la inmersión debemos ir buscando las burbujas de aire que lanzan desde el barco, bajar hasta donde se encuentre el barco naufragado para buscar el tesoro y sobre todo, huir de los tiburones.

En el apartado terrestre todo sigue igual, nuestras atalayas, nuestros carros de paja y nuestras zonas prohibidas donde debemos entrar en sigilo, el cual en esta cuarta entrega se ha potenciado muchísimo, siendo principal protagonista en la gran mayoría de misiones. En esta ocasión se intuye mucho más fácil esta faceta, los guardias son más pasivos y no se nos descubre tanto, algo que es verdaderamente de agradecer puesto que en los anteriores llegaba a ser demasiado exigente en situaciones realmente comprometidas y era bastante complicado realizar las misiones sin ser descubierto y así lograr la sincronización completa del recuerdo.

Como ya venía siendo costumbre en las últimas entregas, Assassin´s Creed posee su faceta online, donde en esta ocasión se ha explotado algo más este recurso, contando con el nuevo sistema GameLab, donde podemos configurar nuestras propias partidas, podremos establecer tiempos, zonas de respawn, ayudas para cada jugador y otras tantas variantes. Por el resto, trae el novedoso modo manada, un cooperativo para jugar con otra persona a modo supervivencia, más el resto de modos ya más conocidos como el duelo a muerte, perseguir a un solo jugador, o el de capturar el tótem del enemigo y llevarlo a nuestra propia base.

En definitiva un multijugador mejorado y más pulido para así hacer un poco más longevo el juego si cabe, y en esta ocasión con el personalizador GameLab donde crear nuestras propias partidas o descargar configuraciones de otros jugadores.

PUESTA EN ESCENA

Uno de los aspectos más valorados y positivos de este credo de asesinos ha sido siempre su ambientación, consiguiendo en esta ocasión recrear a la perfección y situarnos en la época pirata como si de un marinero en cubierta se tratara.

El motor del juego poco o nada ha cambiado con respecto a la entrega del indio Connor, aunque a decir verdad parece que el número de animaciones de nuestro personaje se ha reducido mínimamente, pareciendo algo más artificial el control, no tan realista como parecía Connor en la tercera entrega. Con respecto a visualización, se observa un juego mucho más pulido, con unos buenos efectos de luces y un colorido más vivo. Parece que el tema del popping ha sido suavizado algo más, notándose en pocas ocasiones la carga de texturas tan molesta para el jugador, algo de agradecer. Las físicas en el mar son bastante correctas, dando una buena sensación de realidad a manos del JackDaw viendo como el barco surca el oleaje. El Framerate sigue siendo el mismo, unos 30 que van variando dependiendo de las situaciones y de la carga poligonal que haya en ese momento en pantalla. Una curiosidad para comentar, cuando subimos a una atalaya y ponemos la vista hacia arriba, sin mirar al suelo, podemos observar como el juego coge vuelo y eleva brutalmente la tasa de frames.

El sonido también raya al nivel del resto de la entrega, un nivel bastante aceptable, aunque no exento de fallos. Hablando en términos concretos, el doblaje vuelve a tener ciertos fallos de sincronización de voces en ciertos puntos de la historia pero que pasan a ser algo meramente anecdótico, aunque donde más se nota es en los personajes no manejables que pululan por las islas, algunas veces son de la España profunda y otras veces toman té a las cuatro de la tarde justas. La música acompañante nos involucra más aún, dándole la tensión necesaria al momento. Por último, y sin duda lo mejor, los cánticos de nuestra tripulación en alta mar, toda una delicia para los oídos mientras damos largos viajes.

En lo general un aspecto técnico que está a la altura, pero que quizás ya se nos antoje corto con la nueva generación a la vuelta de la esquina, aunque a decir verdad y por lo que parece, este título en la nueva generación no tiene más que un simple lavado de cara, algo lógico tratándose de un juego entre dos aguas, nunca mejor dicho.

UN ASESINO DE NUEVA GENERACIÓN

Al igual que otros muchos juegos que durante estas fechas han tomado el camino de aparecer para las dos generaciones de consolas para aprovechar tanto el tirón de las nuevas como el gran numero de consolas que hay en el mercado de la anterior, desde Ubisoft no han dejado pasar esta oportunidad y se han decidido a sacar esta cuarta entrega en Xbox One y PlayStation 4.

Como ha sucedido en otros productos que han tomado este mismo rumbo, las mejoras se han centrado meramente en aprovechar el gran potencial que poseen las nuevas consolas en cuanto a técnica se refiere. Por ello, en estas ediciones no encontramos nada más que mejoras gráficas, aunque la verdad sea dicha, son muy llamativas.

Entrando ya en vereda, decir que Ubisoft ha mejorado de una forma bastante notable lo que hemos podido ver en las otras ediciones, yendo todo encaminado por tres vertientes claras.

La primera, sería la mejora en cuanto a resolución de pantalla y estabilidad de esta, siendo esta algo superior en cuanto a resolución en la consola de Sony, ya que la podremos disfrutar a 1080p frente a los 900p de la consola de Microsoft.

En segundo lugar también ha habido una importantísima mejora en cuanto a iluminación y partículas en pantalla se refiere. Siendo ahora todo mucho más real, especialmente cuando nos topemos con tormentas o grandes batallas marinas… en ambos casos un verdadero espectáculo.

Y por último y no menos importante, es la inclusión de una enorme cantidad de vegetación, la cual tendrá movimiento y reaccionará a las diferentes interacciones, por lo que a la hora de compararlos con los escenarios de la antigua generación nos dejará está completamente perplejo.

Y la verdad que poco más podemos reseñar, ya que por el resto todo funciona completamente igual tanto para lo bueno como para lo malo. Unas versiones con mejoras conservadoras, que llamarán la atención a primera vista por el espectáculo visual, pero que una vez superado ese trance nos encontraremos ante el mismo juego.

new generation assassins-creed-iv-black-flag

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Assassin´s Creed IV: Black Flag deja a un lado a Desmond para dar paso a un nuevo trabajador de industrias Abstergo, desde ese punto observaremos la guerra entre templarios y asesinos en la actualidad. Ya dentro del ánimus encarnaremos a un gran pirata que hará que vivamos las mejores experiencias que todo buen “patapalo” debería sentir.

Quizás, siendo justos con el juego y observando el esfuerzo por traernos cosas novedosas, es castigado por la propia compañía, la cual decidió que Assassin´s Creed debía convertirse en una entrega anual, y claro, aún le está pesando su propia mecánica.

LO MEJOR

-Ambientación

-Gran libertad

-Nuevas y entretenidas mecánicas (pesca con arpón, buceo…)

-Espectaculares mejoras visuales en la nueva generación de consolas

LO PEOR

-Sigue siendo Assassin´s Creed, para lo bueno y lo malo

-Las luchas navales pueden ser pesadas en ocasiones

-Ciertos defectos gráficos “made in” Ubisoft

Valoracion Assassins Creed Black Flag 2

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail
2 Comments

Deja un comentario