Análisis: World Rally Championship 4

La desarrolladora de videojuegos lombarda, Milestone, lanza la cuarta entrega del videojuego basado en el campeonato mundial de rally (del inglés FIA World Rally Championship y abreviado a WRC), un simulador de conducción que nos trae todas sus licencias en coches, circuitos y pilotos.

Nuevas propuestas, aunque tímidas, para intentar convertirse en el mejor simulador de coches de rally en el mercado, reto que no lo tiene nada fácil de lograr. Poco a poco, sin prisas pero sin pausas, Milestone está haciéndose un hueco en la cima de los videojuegos de conducción.

JUGABILIDAD

World Rally Championship es un simulador centrado única y exclusivamente en los coches de rally; un simulador en evolución, puesto que Milestone no deja de innovar, aunque de forma lenta, desde la primera entrega, muy alejada de esta última.

El juego recrea virtualmente lo que engloba a casi toda la totalidad del mundo del Rally; pilotos, coches, circuitos, sistema de puntos… no se deja nada atrás, y como mejor disfrutaremos de este simulador, es jugando el campeonato mundial. En este empezaremos como tercer piloto de la categoría Junior WRC e intentaremos proclamarnos, previo estudio de carreras y enemigos, campeón mundial de WRC.

Fuera parte el modo campeonato mundial, tendremos el modo de carrera rápida. Modo que quizás acaba aburriendo pronto. Y el  modo rally, donde correremos una serie de etapas, según decidamos.

El control de nuestro coche  ha mejorado con respecto a su anterior entrega. Y es que en esta entrega, podemos apreciar una mejor en las físicas de los vehículos y por tanto, una mejor movilidad a la hora de girar y frenar. Por tanto, la relación carretera – vehículo se empiezan a entender con mayor facilidad, gracias  al reglaje (donde ajustaremos las suspensiones delanteras y traseras, la transmisión y la carrocería) y la mejora del sistema a la hora de la reparación del coche (donde podremos esta vez reparar frenos, ruedas, motor, dirección, tubo de escape, intercooler, caja de cambios y una serie de extras pensado para la mejora en la conducción del usuario)

La duración de WRC 4 es larga y sobre todo, rejugable, puesto que no todos los coches nos ofrecen las mismas prestaciones, y cada uno se centra en un tipo de conducción y experiencia jugable, variando entre ellos la velocidad, el agarre a la carretera, la estabilidad, y un largo etc.

En cuanto a la dificultad del juego, la marcaremos nosotros mismos desde la propia configuración, ya que seleccionaremos a nuestro gusto el nivel del freno, la ayuda o no al frenar, una mayor o menor estabilidad del coche en las curvas y los daños que el coche recibe al impactar con cualquier elemento del entorno que nos rodea, como pueden ser los quitamiedos, los muros o los cabezos.

La configuración personalizada de la conducción es bastante dispar a la hora de notar los cambios jugables. Esta pasa de un extremo a otro, ya que o bien lo configuramos tan fácil que solo basta con acelerar y girar (ya que el coche nos frenará automáticamente); o configurarlo tan difícil que no lleguemos con el coche a la línea de meta. Con la dificultad por defecto, podremos disfrutar de una buena conducción a nivel medio, y conforme vayamos avanzando en el modo carrera iremos notando un incremento de dificultad por los rivales, eso sí, contaremos con un mejor coche que en las categorías inferiores.

En lo que respecta al modo multijugador local, este acepta hasta un máximo de cuatro amigos jugando a la vez. Por desgracia este modo no es demasiado divertido, ya que aburre hasta con dos jugadores, debido a que para realizar las pruebas cuando acabe el turno del primer jugador, es cuando jugará el segundo, con el mismo mando.

Por otro lado, el modo multijugador online está colapsado, tanto es así que lo mejor es crear partidas privadas y no tener que esperar una sala, ya que nada más salir uno de dicha sala, entra automáticamente otro sin que te dé tiempo a entrar.

APARTADO TÉCNICO

El apartado visual no presenta una mejora notable con respecto a su anterior título de la saga. Notandose solo una leve mejora en la carretera y paisaje de las diferentes zonas que visitamos. Por lo demás, se toma prácticamente el mismo sistema de escenarios que en el WRC 3

Los aficionados están bien recreados, al igual que los fotógrafos y los banderilleros que vemos a lo largo del circuito, aunque hay que mencionar la poca variedad de personas con un cambio de tonalidad en su vestimenta y, en numerosos lugares, nos encontraremos las mismas personas con la misma ropa, algo que no deberíamos tener en cuenta por ser un simulador de conducción, pero que llama la atención.

Por último, hablar del magnífico modelado de vehículos que posee la entrega, los cuales ya venían alcanzado una calidad bastante destacable desde la anterior entrega, eso sí, siempre desde la humildad de la saga respecto a las grandes franquicias de la conducción, donde tenemos la posibilidad de seleccionar si queremos ver o no el vehículo dañado, y opción más realista que dificulta el rendimiento del coche a lo largo del circuito.

En lo que al apartado sonoro se refiere, tenemos que decir, que la banda sonora es monótona, siempre escucharemos las mismas canciones en el mismo menú sin aleatoriedad alguna, y si dedicamos más tiempo a la preparación de la carrera, la canción que estemos escuchando será sustituida por otra diferente, sin intervalo de pausa alguna ni cambio de canción.

Nuestro copiloto nos lanzará las indicaciones de carrerilla y, al colisionar, siempre hará el mismo comentario.

Por último, hay que destacar el doblaje al castellano, tanto en las voces como en los textos de pantalla.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Como conclusión, WRC 4 es un videojuego que debemos probar siempre y cuando nos guste la simulación de conducción, no hace falta tener la experiencia en el mundo del rally, basta solo con que guste el tipo de juego, puesto que Milestone ha dejado un poco más de lado, sin descuidarlo, el mundo mediático de los grandes nombres y se ha centrado en la jugabilidad.

LO MEJOR

-Mejor manejabilidad de nuestro automóvil.

-Realidad en los circuitos y competiciones.

-Licencias.

LO PEOR

-Poco novedoso con respecto al título anterior.

-Excesiva transición de carga para los menús y carreras.

-Descoordinación del copiloto y la carretera.

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail

Deja un comentario