Análisis: Rambo El Videojuego

Cab Analisis 2014 Rambo

Cada año tenemos la oportunidad de jugar a nuevos juegos y poder disfrutarlos, y como todo en esta vida, hay excepciones que confirman las reglas. En 2014, la excepción se llama Rambo: The Video Game. Imaginamos que la idea de Reef Entertainment era presentarles a los aficionados de John Rambo un título inolvidable, y lo ha conseguido, no solo para los fans del boina verde, sino para todos aquellos que hemos sufrido su producto, pero seguramente esa idea era opuesta a la que les ha salido.

No te asuste seguir adelante en este análisis, ya que aunque parezca increíble, tiene sus cosas positivas (mínimas) y que como no, hay que conocer y reconocer. Pero que quede claro, que entre tanto desastre de por medio, al final del análisis difícilmente podréis recordarlo.

Empezamos de lleno con la historia. Bueno mejor dicho, empezamos con lo único salvable del videojuego. La historia comienza en el funeral del protagonista, Rambo, en el que varios soldados están presentes alrededor de la tumba del boina verde y un oficial, del que sabremos datos a medida que pasa la historia y se narran las hazañas de John Rambo.

La historia se basa en el argumento de las tres primeras películas de Rambo, quedando exenta la última de ellas (Rambo en algunos lugares o Rambo: Regreso al Infierno). La historia queda por lo tanto dividida en capítulos, donde en cada uno de ellos tenemos la misión de visitar diferentes áreas y representan a las escenas que más han podido marcar a los fans o las que más han podido alzar la saga en el mundo del cine, eso sí, con algunas concepciones propias que se ha tomado el equipo de desarrollo.

Como ya sabréis, y si no os lo contamos, estamos ante un shooter en primera persona sobre railes, un género casi inexistente ya en estas épocas donde vivimos (y posiblemente no volvamos a ver en mucho tiempo). Como shooter, tiene mucho que mejorar, aconsejándoles a los desarrolladores pensárselo mucho y bien y rehacerlo desde el principio. Y como juego de raíles, es aconsejable darle un lavado de cara, puesto que lo normal es que acabemos con un mareo por los movimientos bruscos de la cámara.

rambo analisis img 01

Las mecánicas de juego es algo que posiblemente condene a este videojuego. Controlamos únicamente a Rambo (hasta ahí perfecto). Ahora bien, la mecánica consiste en ir avanzado a lo largo de las diferentes zonas eliminando a nuestros enemigos (hasta que no derrotemos a todos no avanzamos a la siguiente zona) mediante dos tipos de ataque; por un lado mediante disparos, que lo mismo necesitaremos vaciar un cargador entero en un solo enemigo para poder matarlo o con dos balas está ya aniquilado. Y por otro lado mediante secuencias Quick Time Events, las cuales consisten en pulsar el botón asignado en nuestra pantalla mientras que Rambo realiza un movimiento de ataque hacia su enemigo. Lo curioso es que da igual lo pronto o tarde que pulsemos el botón, la cuestión es pulsarlo y, dependiendo de lo bien que lo hagamos, recibimos más o menos puntos, que sirven para conseguir un mayor rango por cada capítulo terminado.

Antes de comenzar cada capítulo, nos dan la opción de elegir un arma primaria  otra secundaria, que aunque tienen cada una de ella unas cualidades diferentes, a la hora de jugar resulta prácticamente lo mismo en cuanto a daño causado.

El control del juego es otra tortura, posiblemente lo más cercano a los instrumentos utilizados en en Siglo XV en la inquisición. Y es que no hay control alguno sobre lo único que podemos manejar, el puntero de nuestra arma. Cuando llegamos a una zona tras el movimiento de nuestro personaje, lo mismo estamos apuntando a una esquina de nuestra televisión, que lo mismo en el próximo movimiento, estamos apuntando a la esquina opuesta. No hay un patrón a seguir, siempre tenemos la duda de a saber qué está apuntando Rambo

Pero la cosa no queda ahí, ya que nuestro enemigos posee una  inteligencia artificial de lo más simple, puesto que la mayoría no se cubren, quien se cubre deja más de medio cuerpo al descubierto y es fácil aniquilarlo y, por último, vacían el cargador sobre nosotros como si no hubiera un mañana.

rambo analisis img 03

Junto con la historia, lo mejor del videojuego. Su corta duración hace que el juego llegue a ser hasta muy rejugable, y si le cogemos rápido la mecánica de juego, tardaremos entre cuarenta y cinco y una hora por cada capítulo (o cada película como queráis verlo)

Por último hablaros de la dificultad del juego. Esta  viene distinguida en tres niveles diferentes, y atendiendo a lo que conocemos como dificultad, esta es nula. Ahora eso sí, lo que conlleva jugar el videojuego, con su mecánica y todo, el juego resulta algo complicado en numerosas partes, por un lado cuando llegamos a una nueva zona y desconocemos la ubicación de nuestros enemigos, y cuando nos cubramos estos estarán con ángulo más que suficiente como para, no solo herirnos lo suficiente, si no para acabar con nosotros.

También hay que destacar la incertidumbre que provoca la posición del puntero, esto hace que en casi todos los movimientos que realicemos para llegar a una nueva zona, perdamos tiempo en saber la localización del mismo y, por tanto, sufrir un daño considerablemente alto.

Pero la cosa no queda solo en el apartado jugable y en su historia, nos ha tocado contaros también como es su apartado técnico, y si sufrimos para narraros los anteriores renglones, estos tampoco van a ser sencillos.

Si no fuera porque podemos mirar en cualquier momento de la partida que la consola de sobremesa a la que estamos jugando es una PlayStation 3 o una Xbox 360 (o PC en su defecto) pensaríamos que estamos ante un videojuego de PlayStation 2. Los gráficos se presentan “desfasados”, poco cuidados y, en cuanto a variedad de enemigos, escasa. Estamos totalmente conformes con que los enemigos que pertenecen a un mismo ejército tengan, el mismo uniforme, el mismo gorro y el mismo armamento. Pero no la cara. Y es que, salvo excepción muy poco común, los enemigos presentan todo igual. Y cuando decimos todo, es todo.

rambo analisis img 04

En ciertos personajes, y concretamente en el de John Rambo, las caras sí se han cuidado de una manera muy notable (muy notable en cuanto al nivel del juego), pero lo que no se ha cuidado nada, para variar, es en la posición de los ojos, en donde podemos ver en casi todas las escenas a John Rambo con los ojos bizcos y, en otras tantas, estar disparando mirando al tendido como Ronaldinho. Rara vez, tenemos la suerte de tener sincronizado los ojos de nuestro héroe con su objetivo.

En el apartado sonoro lo que podemos destacar es el tema de las voces, las cuales son las originales de las tres películas. En cuanto a efectos de sonido, como lo son de disparos, se presentan un tanto desfasado puesto que casi nunca coinciden los sonidos con lo que podemos ver en la pantalla.

En conclusión y pese a todo lo leído, no creáis que solo los fans de Rambo merezcan darle una sufrida oportunidad a este videojuego. No hay que olvidar que, aunque sea para mal, estamos ante uno de los juegos del año y, aunque sea una tarde, merece la pena ser probado porque lo poco bueno que tiene, es un motivo para ello.

LO MEJOR

-La vuelta de Rambo a los videojuegos

-La historia

-Muy rejugable

LO PEOR

-La jugabilidad

-Quick Time Events

-Visualmente es un desastre

Valoracion Rambo

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail

Deja un comentario