ANÁLISIS: The Technomancer

El estudio francés Spiders nos vuele a llevar al Planeta rojo con el nuevo RPG de acción ‘The Technomancer’. Una historia oscura, donde el poder, la corrupción, los intereses y la necesidad se entremezclan para dar vida a una aventura con grandes intenciones no muy bien acabadas.

El poder económico del estudio no ha permitido hacer un título a la altura de los grandes competidores del mercado, y aunque, quizás, la idea no fuera esa, el resultado final parece haber sido un quiero y no puedo. Aun así, como os contaremos a lo largo de este análisis, The Technomancer tiene cosas positivas, como la evolución de nuestro personaje, las 30 horas de juego y su interesantísima historia.

ANÁLISIS

 the technomancer CAB

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4 – XBOX ONE – PC

VERSIÓN ANALIZADA

PS4

DESARROLLADOR

SPIDERS

DISTRIBUIDOR

BADLAND GAMES

.

.

.

VALORACIÓN

6’8

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Nos situamos en Marte, lugar colonizado por el Hombre hace ya mucho tiempo. Los mismos se han ido asentando, creando poblados y, como toda sociedad, una organización política y militar. Esta sociedad se encuentra sumida en la corrupción y podredumbre por las condiciones de Marte, donde el agua es el bien más preciado y escaso, moneda de cambio, y razón para morir y matar.

Encarnamos a Zachariah Mancer, un Tecnomante fiel a su hermandad. Los Tecnomantes son humanos mejorados cibernéticamente con poderes eléctricos, entrenados en diversas estilos de lucha y educados para ser cultos y de moral inquebrantable. Tras su paso por la academia está listo para graduarse como Oficial, y ahí es donde entramos nosotros. Con una escueta y superflua personalización facial, nos adentramos en una misión a modo de tutorial donde aprenderemos a usar los distintos estilos de lucha y a mejorar a nuestro personaje.

analisis The Technomancer img 003

Nuestra misión como un ‘Mancer’ (apellido de todo Tecnomante) es proteger a nuestros hermanos y conseguir a toda costa contactar con el Planeta Tierra, con el que se perdió toda conexión desde hace mucho tiempo. La dificultad de nuestra misión radica no solo en las monstruosas criaturas que vagan por sus tierras, o en los ladrones que acechan en cada esquina, sino también por el ansia de poder de ciertas personas que anhelan los secretos de los Tecnomantes y que harán cualquier cosa por tenerlos.

La historia, genial en su planteamiento, se vuelve farragosa por su mala ejecución: diálogos no coherentes, expresiones faciales inexistentes, falta de personalidad en los personajes u omisión de información necesaria para su entendimiento, son algunas de las causas que han malogrado este apartado que pretendía ser principal.

Si bien, tiene como gran punto a favor la facultad de elección de decisiones, que suelen determinar nuestra afinidad con los personajes o facciones que se habitan Marte, así como la posibilidad o imposibilidad de realizar ciertas misiones.

En cuanto a nuestro quehacer en el Planeta Rojo, podríamos catalogarnos como ‘El Tecnomante recadero’, pues cumplimos las tareas y deseos de unos y otros, con la posibilidad entre tanto de explorar el  entorno. Aunque se antoja escaso más allá de los lugares claves del mapa, es decir, que la posibilidad de darnos un garbeo por las inhóspitas tierras de Marte como que no. Solo tendremos ciertos caminos por los que coger, los cuales visitaremos hasta la saciedad por la necesidad de ir y venir del punto A al B para cada misión.

analisis The Technomancer img 004

Dentro de las ciudades, bonitas construcciones imaginarias de una posible colonización marciana, la interacción es mínima, contando con determinados mercaderes o puntos de interés. La posibilidad de entrar en los edificios o de encontrar lugares ocultos es nula.

Otro punto que presenta luces y sombras es en el manejo del personaje. Su control es algo impreciso, y en distancias cortas es un suplicio. En combate, a veces, reacciona un poco lento, encadenando acciones involuntarias al golpear los botones más veces de lo deseado. Por otro lado tenemos los estilos de combate, muy bien definidos, útiles y divertidos de intercalar. Encontramos tres: el guerrero, ágil y equipado con un báculo, realiza ataques zonales y de barrido; el guardián, más lento, pero con un escudo y maza, bloquea y contraataca con mucha fuerza; y el furtivo, el más rápido, esquiva y golpea rápidamente con un cuchillo y una pistola. Estos tres estilos de combate vienen complementados con los poderes eléctricos propios de los Tecnomantes.

En cuanto al completo sistema de personalización y mejora de nuestro amigo Zach, es sencillo y práctico, pero no determinante. Con cada nivel que subamos nos otorgaran puntos para mejorarlo: primero podremos mejorar las habilidades de sus estilos de lucha y su poder de Tecnomante, aumentado así el porcentaje de daño, aprendiendo nuevos golpes o la posibilidad de infringir estados alterados a nuestros enemigos. Después podremos mejorar también nuestros talentos, basados en carisma, ciencia, creación de objetos, exploración, trampas o forzamiento de cerraduras y sigilo. También nos otorgaran puntos para aumentar nuestros tributos de fuerza, agilidad, poder y resistencia, los cuales están ligados a cada una de los estilos de lucha. Además, el aumento de estos últimos permite que nos equipemos con mejores armas y ropajes. Los mismos incluyen cascos, corazas, armas, guantes, pantalones y botas, y se podrán adquirir tanto a través de los enemigos derrotados como comprándolos a los mercaderes.

analisis The Technomancer img 005

Toda esta amalgama de opciones de personalización no produce un efecto palpable a la hora de la lucha, por lo que no se siente la necesidad imperiosa de “acertar” a la hora de qué mejorar y qué no mejorar.

En esta aventura por tierras extraterrestres no iremos solo, sino que tendremos dos acompañantes. Entre 5 a elegir, y con un estilo de pelea cada uno, podrán ser mejorados tan solo en cuanto a su equipamiento, otorgándonos una determinada bonificación. Su presencia en batalla es casi testimonial, ejerciendo principalmente de cebo dividiendo a los enemigos, pues sus ataques hacen muy poco daño.

Un elemento a destacar es la denominada “Reputación”, la cual se verá modificada por las acciones y decisiones que tomemos, tanto dentro como fuera de las misiones. Por un lado tenemos el ‘Karma’, que lo perdemos al matar a nuestros enemigos para obtener su suero (la moneda de cambio), y lo ganamos al perdonarles la vida. Si el Karma baja en demasía, nuestros acompañantes podrán abandonarnos. Además, la reputación también afecta de forma directa a nuestros acompañantes de manera individual en función a la relación personal que tengamos con ellos, que nos otorgaran mejores bonificaciones cuanto mejor sea nuestra relación con ellos. Y por último, afectará a las distintas facciones del juego, que serán más receptivas a ayudarnos o simplemente no nos atacaran en el caso de que nuestra relación con ellas sea buena,  y a la inversa. En definitiva, depende de nosotros y de nuestra acciones determinar con quien nos interesa mantener una mejor relación en detrimento, siempre, de otras.

analisis The Technomancer img 001

La dificultad general del título no es muy alta, siendo más bien lineal. Aprender a movernos en batalla y a utilizar los distintos tipos de lucha es vital para sobrevivir, sobre todo cuando nos ataca un grupo de enemigos con algunos pistoleros y algunos cuerpo a cuerpo. Además nos encontraremos varios jefes que tampoco supondrán un quebradero de cabeza, pues dejan ver rápidamente sus puntos débiles.

En cuanto a su apartado gráfico se nos antoja corto, sobre todo cuando nos hemos acostumbrado a la calidad visual de los gameplays mostrados, que lógicamente eran de PC. El modelado de los personajes no destaca demasiado, ni tampoco las armas y equipamientos. Las ciudades cuentan con multitud de detalles, aunque bastante clónicos, mientras que el resto de escenarios salvajes están predominados por la roca, el polvo y las ruinas de los primeros colonos.  También podemos destacar la falta de estabilidad en ciertos momentos en los que se producen batallas con numerosos enemigos o la falta total de expresión facial de los personajes.

En relación al apartado sonoro, este es más correcto que su apartado gráfico, con melodías que encajan muy bien con los distintos momentos y que sobresalen en las batallas. En cuanto a su traducción, viene con voces en ingles y con menús y subtítulos en español.

analisis The Technomancer img 002

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Como conclusión podemos determinar que el resultado no es el esperado, pero ni mucho menos es desmerecedor. Estamos ante un ARPG que no puede competir con los grandes del mercado, pero que contiene una historia y unas mecánicas que lo hacen interesante en un ámbito espacial no muy trillado. La trama, la evolución personalizada de nuestro Tecnomante, sus tres estilos de lucha, y la rejugabilidad que, al menos en parte, aporta la toma de decisiones personales, dan a The Technomancer y a Spiders un voto de confianza.
facebooktwitter

Deja un comentario